Una semana después de la reunión informal, así la denominaron, de los consejeros de la Unión Deportiva Salamanca, parece que la situación en referencia al futuro de Balta es la misma. Algún consejero volvía a mostrar su malestar tras el encuentro ante la Gimnástica de Torrelavega, pero, a la vez, hablaba del tema económico, esencial para poder despedir al técnico, más si el club está en concurso de acreedores.

Y es que ésa es la principal razón por la que la UDS no ha podido echar a Balta, algo que ya quiso hacer la pasada semana, aunque para no hacer un ridículo se tuvo que esperar a reunirse con los administradores concursales. En este sentido, éstos manifestaron que nada de gastos extras y que o Balta se marchaba gratis, es decir, dimitía, o el dinero que costara su despido tenía que entrar desde fuera, pero nada de endosar una nueva cantidad de dinero a pagar al club.

Tras empatar en un lamentable partido este domingo, el entrenador se reunió con consejeros y presidente, pero repitió que no va a acceder a dimitir, por lo que la Ley Concursal es el única clavo ardiendo al que se agarra el míster charro, al que le dan la espalda la afición, el Consejo, incluso alguno de sus jugadores.

La decisión tomada por el club, aunque se oculte el pasado lunes era la que querían tomar, es la de prescindir de Balta. Ahora bien, en la Unión Deportiva Salamanca saben que sólo un milagro en inyección económica podrá hacer que se marche el actual técnico albinegro.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído