No hay beneficio sin esfuerzo pero este, en ocasiones, se puede hacer demasiado duro. Las victorias de Marco Aurelio Cardoso, tras la descalificación de Borja Castrejón, y Andrea Montero en la Farinato Race tiene doble mérito. La primera, por el solo mero hecho de acabar, como hicieron los 35 participantes que se sumaron a la prueba de obstáculos más grande de España con 42 kilómetros. La segunda fue acabarla en menor tiempo que los demás. 

Ciudad Rodrigo vivió una fiesta épica este sábado con la ya tradicional Farinato Race que se vistió de novedad por su visión nocturna. La espectacular carrera de obstáculos en esta ocasión tuvo dos pruebas, una de 5 y otra de 42 kilómetros, gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo y el Centro de Iniciativas Turísticas de la localidad. 

A la segunda tomaron la salida 35 atletas, que se enfrentaron durante horas a la carrera de obstáculos más grande de España. Desde las 6 de la mañana hasta pasadas las 16:00 horas estos entregados deportistas demostraron su valía en un recorrido plagado de saltos, escaladas, cargas, piragüismo, tiro con arco, alambradas, pirámides y todo para conseguir ser un Farinato 42K.

En la otra versión, la corta pero no poco exigente, los mejores fueron Dani Arazola y Carla Fernández, quienes también lograron vestirse de héroes en la capital mirobrigense. 

Ciudad Rodrigo, prueba pionera

La prueba de 42 kilómetros recorrió un circuito de 21 kilómetros al que los participantes tuvieron que dar dos vueltas. El recorrido trascurrió por el casco histórico de la localidad a la luz de antorchas estratégicamente ubicadas por la organización y pasará también por el río Águeda. Los corredores tuvieron que utilizar sus propias lámparas frontales para iluminar el camino.

La salida de esta carrera se dio a las 6 horas con una duración estimada de diez. Se trata de la cuarta carrera de este tipo que se celebra en Europa y la primera en España. Muy pocos lugares del mundo han celebrado este tipo de carrera de obstáculos nocturna. La carrera de cinco kilómetros se iniciará a partir de las diez de la noche en varias tandas.

Para ambos retos, la organización aprovechará las características orográficas del entorno y además prepara un gran despliegue de infraestructuras como pozas de barro, alambradas de espino de gran longitud, pirámides, cargas de peso y fuego.

Colaboración con ASPRODES

Para esta ocasión, Farinato Race Cervantina ha querido contar con la colaboración de un grupo de siete personas del Centro Ocupacional Miróbriga de ASPRODES, una asociación que persigue la igualdad de oportunidades de todas las personas y para ello gestiona diferentes centros de día y residencias en Salamanca y su provincia, donde da apoyo a más de 750 personas con discapacidad y sus familias.

Los voluntarios realizarán durante las carreras diversas tareas de soporte, tales como el reparto de avituallamiento, además de ayudar a controlar los pasos de los obstáculos. Se trata de una excelente forma de demostrar que la inclusión de las personas con discapacidad intelectual es más que posible en cualquier entorno normalizado con los apoyos y recursos necesarios para el desempeño de las tareas, y que es muy importante darles la oportunidad de demostrar sus capacidades.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído