Arrolladora fue la salida a pista de las salmantinas, que no dieron ni un ápice de confianza a las polacas, que se veían desbordadas por el juego rápido y el acierto anotador de las de Lucas Mondelo. El buen hacer de las interiores charras daba ya una ventaja importante a las locales, once puntos, cuando se sobrepasaban los cuatro minutos de choque.

Las visitantes, con dos triples consecutivos, lograban meterse en el partido de nuevo en menos de un minuto, algo que hizo mucho daño a las perfumeras, que encajaban un parcial muy negativo hasta ponerse por debajo en el electrónico a falta de minuto y medio para que acabara el periodo inicial. Los últimos coletazos de ese cuarto le sirvieron a las charras para volver a ponerse por delante e irse ganando 24-22.

No cambiaba el panorama en el inicio del segundo periodo. Facilidad en anotación de las polacas y las charras que no abrían de nuevo esa diferencia que consiguieron nada más arrancar el envite. El partido era poco vistoso y lleno de interrupciones, con bloqueo mental en fases de las de Mondelo, que se colocaban cinco abajo en el ecuador de segundo periodo.

Maltsi anotaba lo que tiraba y era muy mal defendida por el equipo charro, por lo que la sangría continuaba, con las polacas muy cómodas sobre la cancha. Era sorprendente, pero mientras las locales habían estado más de cinco minutos sin anotar, el Polkowice, triple que lanzaba, triple que iba dentro, situándose hasta doce puntos arriba. Las cosas irían a peor, Avenida seguía defendiendo en zona y recibiendo zambombazos desde el perímetro y nada se cambiaba. Al descanso, 35-48 para las polacas, resultado pésimo de las de Mondelo.

Claro estaba que las salmantinas debían salir a morder tras el descanso si lo que querían era tener opciones. Lo hicieron , pero sin el acierto necesario como para meter el miedo en el cuerpo a las de Polonia. El problema llegaba por instantes en las concesiones que estaba dando Avenida y que impedían a las charras recortar diferencias.

A lo suyo, Avenida seguía en zona y encajando triples, que junto a sus fallos en canasta dejaban cuesta bajo para el Polkowice el encuentro. Avenida lo intentaba en los instantes finales de periodo por enésima vez, aunque no lograba disminuir la renta de las visitantes demasiado. Quedaba un cuarto y el marcador señalaba un 57-67.

El empuje de la afición y del propio Avenida no era suficiente para que el equipo salmantino recortara ventaja de inicio en el último periodo. Bonner estaba muy fallona y eso hacía que las prestaciones perfumeras estuvieran por los suelos. Encima, el acierto de Polkowice era sorprendente y para las de Mondelo el partido ya era una carrera contrarreloj en busca de ese milagro que se iba difuminando.

El Perfumerías se lo creyó a falta de 4:40 minutos, cuando se pusieron a seis de Polkowice. No acaba de llegar ese acercamiento definitivo, el tiempo corría, hasta que Bonner resurgió y con un gran triple y una canasta puso a uno a las de Mondelo a falta de minuto y medio. Partido nuevo y emocionante.

Y llegó de nuevo un momento decisivo y Avenida la pifió. Con malas elecciones de tiro, defensa con poco encaje y pérdidas de escolares. Eso acabó por apuntillar a las de Mondelo, que encajaron su segunda derrota seguida en Euroliga y por méritos propios. Mal el equipo, las jugadoras y la dirección. Todo en el peor momento, con Ros a la vuelta de la esquina.

ANOTACIONES:

PERFUMERÍAS AVENIDA: Feaster (0), Fernández (6), Antoja (3), Sánchez (14), Xargay (9), Freixanet (0), Bonner (16), Pascua (8), De Souza (22), Vadja (0).

POLKOWICE: Musina (2), Zoll (14), Pervanovic (15), Maltsi (28), Majewska (8), Gajda (9), Frazee (9).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído