El Guijuelo no brilló pero ganó. Y gana porque compite con confianza, algo básico e imprescindible en cualquier encuentro. Un tanto de Nacho Rodríguez a los cinco minutos le bastó a los chacineros para sumar tres puntos más en su casillero y derrotar al Lealtad en el Municipal.

Sorprendió el Guijuelo en el tramo inicial. De la Barrera colocó a Nacho y Romero en punta y los locales salieron con mucha fuerza. Avisó en el minuto tres Luque con un disparo desde dentro del área pero Porrón puso la mano dura para quedarse con el balón.

En el cinco, Nacho combina con Gordillo que se inventa un pase de fantasía y el delantero no perdona con un soberbio zapatazo a la red. También apareció Luque en la primera mitad, con más vitalidad, constancia y acierto que en el resto de la liga. Tuvo el segundo en sus botas con un chut que se marchó cruzado.

Pero el Guijuelo se fue difuminando poco a poco a pesar de haber jugado veinte minutos fantásticos con combinaciones al primer toque. El Lealtad ganó presencia y comenzó a aparecer cerca de la meta chacinera. Kike Royo metió una mano salvadora a disparo de Pedro Beda.

Tras el descanso, los asturianos se volcaron contra la meta de Kike Royo. Adrián Llano y Muñiz tuvieron sendos cabezazos para igualar la contienda. De hecho, el de Muñiz se fue al travesaño de la portería guijuelense.

Pero la última media hora fue anodina. Apenas dos disparos de Gordillo desde fuera del área para que Porrón se estirase fue el bagaje chacinero. Los ataques asturianos fueron blocados una y otra vez por Kike Royo, el mejor de los locales en el duelo y quizá en lo que va de Liga.

A falta de cinco minutos, Chema Antón entró por Luque para mantener el resultado y el Guijuelo formó con cinco jugadores atrás, siempre bien arropados por el tesón y la solidaridad del dúo Carlos Ramos-Palazuelos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído