El fútbol entendido como forma de aprendizaje de valores, como método de aprender a vivir. Así se lo toma el benjamín B del Navega para que, además, los resultados deportivos también lleguen. Lo raro sería, de hecho, que no fuera así, según comenta uno de sus entrenadores, Kike.

Por lo demás, siguen invictos después de tres partidos disputados en esta temporada en la que están disputando el grupo dos de la Tercera División. Con dos victorias y un empate en el último encuentro ante el Jai Alai, superior en edad y físico, marchan segundos solo superados por el Villares de la Reina, que lo ha ganado todo.

Todo ello, como comenta el propio Kike, llega a través del trabajo y de que los jóvenes futbolistas entiendan lo que están haciendo, que no lo hagan simplemente porque se le dice. Por ahí pasa el pequeño éxito de estos jóvenes que ya lo descubrieron en la primera temporada cuando en el primer encuentro de su historia ante el Helmántico cayeron por 19 goles, logrando empatar en el primero de la segunda vuelta. Un trabajo de solo media temporada que dio sus frutos. Imaginen dos y el pico que llevan desde la tercera.

Pese a ello, la humildad, uno de los valores que se debe aprender del fútbol, se desborda en un conjunto que premia más el compañerismo, la solidaridad entre compañeros y la empatía más que el propio fútbol, aunque esto sea realmente complicado ya que la generosidad entre los compañeros siempre implique esfuerzo y sacrificio.

Esto es lo principal de un equipo formativo por encima de todo y que, además, esta formación sea integral. Balón y valores unidos ya que a lo anterior se le suma un juego combinativo en el que se intenta mantener el balón lo máximo posible como la mejor manera de defender. Pero por si acaso eso no se puede hacer ya que el rival también juega, hay un plan B como es una presión alta intentando limitar el trabajo de sus adversarios.

Para lo anterior ayuda un campo como el Vicente del Bosque, amplio para poder controlar y tocar con más facilidad que en otros terrenos donde el rival se echa encima enseguida. Eso sí, como lo que premia es la formación, todos tienen su oportunidad para jugar tanto en casa como fuera. Se rota casi a partes iguales premiándose la asistencia, el comportamiento y el esfuerzo en cuestión de minutos.

La plantilla está formada por Aarón (portero); Pablo Buitrago, Álvaro, Aitor y Jaime (defensa); Mateo, Javier Pérez (centrocampistas); Pablosky, Hugo, Javi Mateos y Mario (extremos); Diego, Johan y Álex (delanteros).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído