El balón parado como arma determinante. Así lo entiende Unionistas que ha marcado más de la mitad de sus goles en este tipo de acciones. De los 31 goles de los blanquinegros, 16 han venido en acciones de pelota parada.

En las ocho primeras jornadas, siete goles llegaron así. David Grande marcó de penalti ante Barakaldo, Haro y Cultural; Ribelles hizo lo propio con dos cabezazos, a centro de Portilla, ante Haro y Calahorra; mientras que Ayoze marcaba en un córner ante el Tudelano y Garrido remachaba a la red un rechace en una falta ante la Real B.

Después hubo que esperar hasta la jornada 15 para el siguiente gol a balón parado. Fue Zubiri en un córner botado por Portilla.

Desde entonces, Góngora ha anotado cuatro penaltis; Ribelles marcó dos goles al Izarra en faltas sacadas por el propio Góngora; Carlos de la Nava se estrenó (con fortuna) ante el Alavés B; o Guille Andrés dio el triunfo contra el Barakaldo tras un saque de esquina puesto por Gallego.

A estos dieciséis goles se les podrían sumar otros dos, de manera interpretable. Uno sería el rechace tras la falta ante el filial del Athletic que convirtió Diego y otro, ante el Izarra, de David Grande en una situación similar.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído