Hace siete días, la plantilla del nuevo Salamanca dejaba de entrenar después de conocer que Juan José Hidalgo quería variar los contratos apalabrados. Jugadores y cuerpo técnico, hasta que se solucionara este punto decían no volver a trabajar, pero lo cierto es que la semana ha dejado demasiados acontecimientos que han dejado ese punto en anecdótico.

Loa jugadores han ido abandonando Salamanca a la espera de que el club finalmente y pronto pueda ser inscrito para así regresar y empezar el nuevo proyecto salmantino. La dirección deportiva les dejaba claro que Hidalgo seguirá adelante y que entienden su marcha, pero que Salamanca es su casa hasta que se pueda solucionar todo.

Con la liga empezando este fin de semana en Segunda B, Salamanca queda momentáneamente huérfana de fútbol, un vacío sobre el que se trabaja, para cubrirlo lo antes posible. Y es que a excepción de alrededor de dos semanas donde se empezó a hablar de fútbol, todo ha vuelto a estar en el aire y sin salida alguna.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído