Cuando se habla de fútbol base no se puede dejar de pensar en los municipios salmantinos lejos de la capital. Los pueblos, es normal, siempre han tenido más dificultad para sacar equipos en las diferentes categorías. Cuando lo hacen, puede que la plantilla esté formada por menos jugadores de lo habitual. Es el caso del Promesas de Villoria alevín, que cuenta con 10 futbolistas.

Penúltimo en Primera Alevín, el equipo sigue yendo con la misma ilusión a cada uno de los partidos. Esta semana lograron un valioso empate ante el Hergar Camelot que celebraron a lo grande. Es por ello que su entrenador y presidente del club, Juan Ramón, se muestra ?muy orgulloso? del equipo. Es consciente, además, de las dificultades que entraña una plantilla tan corta. ?Nos ha faltado suerte. A veces hay niños que no pueden venir y nos quedamos con ocho futbolistas. Incluso un jugador ha tenido que reconvertirse en portero. Además tenemos el hándicap que tenemos niños de primer año en el equipo?.

Juan Ramón, sin embargo, huye de las excusas. ?Sabemos lo que somos. Nosotros admitimos a todos. Sepan jugar al fútbol o no. Venimos a divertirnos que es lo importante en estas edades. Los resultados ya llegarán. Lo mejor es que acabamos el partido y ya estamos deseando que llegue el siguiente?, afirmaba.

La plantilla está formada por Marcos y Ramiro (porteros); Pablo y Álex (defensas); David, Marcos y Jorge (centrocampistas); Álex, Ángel y Miriam (delanteros) y Juan Ramón (entrenador).

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído