​El rugby salmantino, de luto: el ADUS no saca equipo sénior masculino en su 31 aniversario

Se trata de una de las secciones históricas del deporte universitario salmantino, puesto que ya en la década de 1950 se crearon los primeros equipos de rugby para competir. Gran parte de la plantilla del pasado curso jugará este año bajo el amparo del SRC. Fracasa así uno de los puntos relevantes del programa de Ricardo Rivero como rector

13 Comentarios

 2244980
2244980

Lo que era un secreto a voces durante el mes de junio se confirmaba a principios de esta semana. Justo un día después de cumplir 31 años, se constataba que el ADUS Rugby masculino no competiría en la Liga Norte de Castilla y León durante la temporada 2019/2020, tal y como atestiguaban los calendarios para este curso publicados el lunes, 23 de septiembre, por la Federación de Rugby de Castilla y León.

Una de las secciones históricas del deporte universitario de Salamanca que, tras los diversos problemas acaecidos en los últimos años y que tuvieron su punto álgido este verano, cuando el convenio firmado entre el Salamanca Rugby Club y el ADUS se rompía en menos de 12 meses. Un acuerdo que se suscribió para potenciar el rugby en Salamanca y que, lejos de alcanzar su meta, dejó a este deporte herido.

Precisamente bajo el amparo del primer club, el SRC, competirán varios de los que han sido, hasta la fecha, los últimos jugadores del ADUS. Allí mantendrán viva la esencia del rugby salmantino y tratarán de lograr el ascenso a División de Honor B -la segunda categoría del rugby español-, una de las viejas aspiraciones del equipo universitario y que tantos años se le negó por, precisamente, ser una agrupación universitaria.

El poder ascender fue, precisamente, uno de los motivos que llevó a ‘fusionarse’ al SRC y al ADUS. Sin embargo, las trabas aparecieron al poco de comenzar el curso, especialmente para aquellos jugadores que pertenecían a la estructura del SRC y no del universitario. Problemas como menos horas de entrenamientos o la creación de jugadores de ‘primera’ y de ‘segunda’ que, finalmente, hicieron saltar el convenio por los aires.

El ‘adiós’ del ADUS quedaba escenificado en su página web -creada por jugadores y técnicos y sin vinculación oficial a la Universidad de Salamanca más allá que la que tuvieran los propios autores- el pasado martes cuando, en una entrada llamada Cuando los ciclos terminan, hablaban de los logros conseguidos por el equipo universitario, tanto en el ámbito del deporte como en el social, y se despedían de manera oficial por “motivos laborales y personales” dejando paso “a una nueva realidad de rugby en Salamanca, que esperamos llene de éxitos al rugby”.

Esa nueva realidad es el Salamanca Rugby Club, cuyo estreno liguero está previsto el próximo domingo, 6 de octubre, en el campo del Zamora RC. Por su parte, la Universidad de Salamanca seguirá compitiendo en categoría femenina, equipo al que sí ha logrado ‘salvar’, y confía en volver a sacar equipo de rugby masculino el próximo curso.

Más de 30 años del ADUS y 65 con sección de rugby en la Universidad de Salamanca

Esta ‘desaparición’ del ADUS llegaba apenas un día después de cumplir 31 años. Y es que, tal y como recogió Antonio Rodríguez de Aldecoa en su tesis doctoral llamada Historia del Servicio de Educación Física y Deportes de la Universidad de Salamanca y su influencia en el desarrollo del deporte local y universitario. 1945-2012, fue el 22 de septiembre de 1988 cuando la Junta de Gobierno de la Universidad aprobaba el nuevo reglamento del Servicio de Educación Física y Deporte de la Universidad de Salamanca y, en el mismo, se oficializaba la Agrupación Deportiva Universidad de Salamanca (ADUS) como nueva denominación del Club Deportivo Universitario (CDU).

Dicha medida se estableció para cumplir con la legislación vigente, que establecía que los clubes deportivos con varias secciones deportivas, como sucedía con la Universidad de Salamanca, pasaban a formar una Agrupación Deportiva. Se veía así afectado el rugby, que venía siendo federado desde finales de la década de 1970 bajo la denominación del CDU, tal y como recoge el mismo autor.

Eso sí, ese equipo federado del CDU no era el primero en rugby de la Universidad de Salamanca, ya que el mismo era la consecuencia lógica de la sección de rugby del Estudio salmantino, cuya primera presencia oficial data, según Rodríguez de Aldecoa, en el Campeonato Regional de 1954.

Por aquel entonces, el deporte universitario era una competencia del Sindicato Español Universitario (SEU), puesto que el Vicerrectorado de Estudiantes -de quien dependía y sigue dependiendo el deporte en la USAL- le cedía dichas capacidades.

Años después, y tal y como recoge Rodríguez de Aldecoa, la Federación Española del Deporte Universitario (FEDU) era quien pasaba a gestionar el deporte universitario. Fue entonces, bajo el amparo de Carlos Gil Pérez, cuando la Universidad de Salamanca vivía una de sus épocas más brillantes en lo que al ámbito deportivo se refiere.

Se incumple uno de los puntos del programa de Ricardo Rivero como rector

Que la Universidad de Salamanca no saque equipo sénior masculino de rugby esta temporada supone, además, el incumplimiento de uno de los puntos del programa que Ricardo Rivero presentó de cara a las elecciones a rector celebradas en 2017.

El entonces candidato aseguraba en el punto 3 de su programa, llamado Lo que SÍ haremos, nuestro contrato con vosotr@s, que promoverían “mucho más que hasta ahora el deporte universitario”, puesto que “fortalecimiento de los valores del esfuerzo, el trabajo en equipo y la perseverancia serán señales de identidad de la USAL”.

Más adelante, en el punto dedicado a los estudiantes, el programa volvía a señalar que se fomentaría “el deporte y la cultura universitarios”, detallando posteriormente que se incrementaría la oferta deportiva. Le dedicaba además, en el apartado estudiantil, un punto específico al deporte universitario que decía que se potenciaría el Servicio de Deportes “y las actividades ofertadas en él”.

Pero, de hecho, el programa de Ricardo Rivero tenía un punto específico llamado Deportes. El mismo comenzaba diciendo que “el deporte universitario es mucho más importante de lo que se ha reconocido hasta ahora” y aseguraba que “la formación en valores de nuestros estudiantes y la promoción de la salud de toda el personal puede mejorar si invertimos mucho más en actividades deportivas”. Nuevamente, un apartado de este punto hablaba de aumentar la oferta deportiva, además de darle mayor visibilidad.

Una parte del programa que, con la ‘desaparición’ del ADUS, no se ha cumplido este año, sino todo lo contrario. Falta ahora por saber si, el curso que viene, la Universidad de Salamanca recupera su sección de rugby masculina. Hasta entonces, el Salamanca Rugby Club será el único representante salmantino en la competición.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído