Descorchar botellas y brindar con la máxima alegría posible, la que da un triunfo en el último segundo. Es lo que bien pueden hacer los integrantes y aficionados del Salamanca CF UDS tras su partido de este domingo en Haro.

En tierra de vino, concretamente en la capital del Rioja, lo que caía del cielo era agua desde antes del inicio del duelo, marcado para el equipo salmantino por el hecho de tener que recomponer el centro de su defensa ante las bajas por sanción de Borja López, Kristian Álvarez y One. Los improvisados Carpio y Chiapas ocupaban esa posición y el cuadro local estaba dispuesto a aprovecharlo buscando continuamente balones en largo o colgados hacia esa zona.

Como consecuencia de ello, Mikel Bueno cabeceaba alto y Joseba García, que recibía en el área pequeña, controlaba mal para que su posterior disparo se marchara desviado.

En el empeño jarrero por crear peligro en el eje de la zaga, Chiapas veía una cartulina amarilla por dar un codazo a Mikel Bueno y Sotres salía mal parado de un encontronazo con Joseba García a la media hora de juego que le dejaba renqueante de una rodilla. Sin embargo, continuaba jugando para detener un testarazo de Pirri a la salida de un córner.

En la primera parte, el Haro intentaba aproximarse a la meta rival más que el Salamanca CF UDS, que se iba al descanso con una ocasión apuntada en su agenda: la protagonizada por Ubis en los primeros compases, cuando chutaba forzado y su lanzamiento era despejado por los defensores riojanos a saque de esquina.

Resulta llamativo que en el que estaba siendo un encuentro típico del grupo de Segunda B en el que se integran conjuntos norteños (lluvia, juego aéreo y pelotazos), el primer gol saliera de una jugada de toque y calidad. Y es que, en el primer minuto de la reanudación, Mikel Bueno asistía de tacón desde la frontal del área para que Monterde, que se colaba por el costado derecho, cruzara el cuero con un tiro raso ante el portero visitante.

Curiosamente, eso animaba al Salamanca CF UDS a moverse a su antojo por la bodega que representaba el área del oponente, embotellado atrás tras el sorbo de su diana. Ubis y Ángel Sánchez intentaban quitarle el tapón a la meta riojana con dos cabezazos.

Sin embargo, el empate llegaba con un control de Ubis en el segundo palo al que seguía un certero golpeo arriba en el minuto 72. Los salmantinos, sin sumiller (entrenador) por cuarta jornada seguida, hecho que motivará que la Real Federación Española de Fútbol les sancione económicamente, tenían el ?puntillo? que anhelaban.

Eso sí, casi lo perdían en el minuto 89, cuando Mario, del Haro, mandaba la pelota al palo. Poco después, ya en el tiempo de prolongación, Hugo Díaz robaba un balón en la banda izquierda y se recorría medio campo para plantarse ante el guardameta y hacer el 1-2 con un potente tiro. El gran reserva (por aquello de que salía desde el banquillo) se convertía en Baco, el dios de un encuentro que el Salamanca CF UDS finalizaba con tres puntos en su barrica.

Los jugadores del Haro se quedaban con la misma cara que pone un hostelero de su lugar si le piden un Ribera o un Albariño. Los del bando visitante, como si acabaran de exprimir las mejores uvas, porque el Salamanca CF UDS se habrá quedado sin Copa, pero los puestos altos de la Liga… ya los cata.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído