La temporada para el Salmantino no está siendo fácil. Sus responsables pelean para sacar debajo de las piedras un dinero imprescindible. Hasta el momento se han financiado con las cuotas de los padres, cercanas a los 400 euros, pero la cuantía se agota y varias familias no han podido afrontar todavía el pago. Desde el club no quieren apretar a los padres y buscan financiación externa a través del departamento comercial. Los patrocinios tampoco llegan y será complicado cumplir con los pagos de noviembre y diciembre.

Como ya informó este diario, los entrenadores percibieron las cantidades de octubre desde Sátur (alrededor de 400 euros) al resto de categorías. En cambio, Richard aún no ha cobrado el dinero pactado en su contrato. A partir de ahora se determina economía de guerra hasta que llegue el acuerdo definitivo con el Ayuntamiento que dote al club de una subvención para seguir adelante. De hecho el nuevo material de entrenamiento recibido por la entidad podría tener el escudo solo en el chándal para ahorrar costes.

Mientras tanto el equipo viene de hacer un buen partido contra la Arandina pero de caer estrepitosamente frente a la Cebrereña. Los resultados deportivos serían muy importantes para insuflar la energía necesaria a un proyecto que está contando con muchas trabas, pero que pelea por seguir adelante y mantener un equipo en la capital salmantina dentro de la categoría nacional.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído