El año que se inaugura la Segunda División del Salmantino Vegapiel está siendo justo en el que el Hermaflor Mesón El Bosque ha pagado la novatada. No porque sean un equipo recién construido sino más bien por la separación con el Ledesma, que lucha por el ascenso a Primera. Esto provocó que el conjunto, que está en descenso, perdiera piezas claves, sobre todo arriba, que les ha llevado a la situación actual.

También ha influido parte de mala suerte con las lesiones como la del que daba mayor consistencia al equipo a principios de año, que dejó cojos a sus compañeros. Sin embargo, a pesar de todo, competir se compite en cada encuentro aunque los resultados no estén acompañando.

Lo que sí tienen muy claro es que, se descienda finalmente o no, lo más importante es que el equipo esté unido y repleto de buenas personas por encima, incluso, de buenos jugadores. En ello están ya moviéndose para completar una plantilla de cara a la temporada que viene que siga igual de unida y que consiga estar más holgado que este año. Si toca finalmente descender, que sirva para volver a Primera lo más pronto posible para volver a ser ese equipo de mitad de tabla que acostumbraba.

Precisamente esto es lo bueno del fútbol, que de un mal año se aprende para el futuro y que de una mala situación siempre se sale. La mala planificación de esta temporada no volverá a ocurrir. Todo surge de un pensamiento positivo que también se ve en cada partido. No se regala un partido independientemente de la situación y el rival. También ayuda el cambio en la competición en la que por abajo ya se juega un descenso que antes no se hacía, lo que obliga a competir cada minuto hasta el final para intentar la salvación.

Además, comentan desde el equipo, se nota la mejoría en todos los equipos. El alto precio que se debe pagar por federarse hace que cada vez más jóvenes lleguen al fútbol modesto para continuar en el mundo del fútbol y subir de nivel la competición. Esto también ha ocurrido en Segunda por lo que los que desciendan no deben pensar que será un camino de rosas sino que habrá que pelear por lograr el ascenso de nuevo.

Lo que sí parece es que, si finalmente desciende el Hermaflor Mesón El Bosque, seguirán fieles a su estilo. Intentarán jugar con balón y avanzar con él haciendo una presión fuerte aunque dejando jugar al rival. No hay que perder la noción de que el fútbol modesto es para divertirse y que ha cambiado desde hace unos años en la que se premiaba el físico sobre el toque.

Bien lo sabe el conjunto que, eso sí, independientemente de los resultados, el trato humano entre ellos es genial. De hecho, pueden faltar a algunos partidos pero la convocatoria para las continuas cenas que se realizan siempre está llena. Por lo demás, es un conjunto que siempre está en la zona alta en el juego deportivo y eso, por encima de todo, no lo quieren perder. "Tenemos buena imagen en el trofeo y no queremos romperlo. Con que sea responsable y buena gente, tampoco se puede pedir más".

La plantilla está formada por Pirri (portero); César, Jon, Pedro, Jorge, Cristian, Juan, Miguel y José (defensas); Pablo, Emilio, Sergio, Toni, Juancar, Peña, Bueno, Keko y Toni II (centrocampistas); Rubén, Jesús, Héctor, Toño, Martin, Luis y Caamaño (delanteros);

Rulo y José (entrenadores).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído