Distaban 650 kilómetros y se llevaban 13 años de diferencia (la entidad portuguesa nacía el 1 de abril de 1910 y la española el 9 de febrero de 1923), pero estaban llamadas a entenderse por el blanquinegro de sus uniformes y el pasado común de uno de sus entrenadores: João Alves.

Joao Alves 2

Así, en agosto de 1999, la Unión Deportiva Salamanca y el Sporting Club Farense comenzaban a caminar de la mano a través de una operación que obviaba la escritura de cualquier tipo de documento entre ellos. Y es que, con el cuadro charro recién descendido a Segunda División y el algarveño en Primera, la figura del mencionado Alves (jugador de la Unión entre 1976 y 1978 y técnico unionista en la temporada 1996-1997) entraba en escena. El preparador portugués, que dirigía al Farense de 1998 a 2000, se erigía en el engranaje necesario para solventar los problemas económicos del club de Faro y evitar que bajara administrativamente y se acercara a la desaparición. ¿La fórmula? Contactar con Juan José Hidalgo.

Juan José Hidalgo

El empresario, presidente de la Unión durante cuatro etapas, se encontraba al frente de la institución salmantina ese verano y recibía con gusto la llamada de su amigo, que le proponía comprar el conjunto de Portugal. “Este es un proyecto interesante que tendría repercusiones positivas para el Farense y para el Algarve. Queremos hacerlo de la mejor manera posible. La llegada de dinero desde Salamanca solamente tendría influencia para la UEFA, que impide la participación en sus competiciones de dos clubes controlados por los mismos accionistas. Por otra parte, los estatutos de la Sociedad Anónima Deportiva del Farense imposibilitan la entrada de capital de otras entidades deportivas, pero intentaríamos resolver el problema promoviendo un cambio. Optamos por esta solución porque es la más favorable para las dos partes”, explicaba entonces Luís Baptista, directivo del Farense.

Farense 6

Hidalgo negociaba durante unas semanas con él y otros miembros del club portugués. Aceptaba, y antes de diciembre, ya poseía el 32,29% de las acciones. Posteriormente, llegaría a ser el socio mayoritario. “Me dedico al negocio del turismo. Tengo 30 oficinas de Halcón Viajes en Portugal y en fechas próximas espero abrir otras 15. Comprar el Farense me viene muy bien”, relataba el de Villanueva del Conde, que colocaba a David Santos como presidente y a Pablo Santiago de director general.

Farense 11

Pero las intenciones del dueño del Salamanca y del Farense iban más allá del plano empresarial. En el deportivo establecía un trasvase de futbolistas por el que el portugués José Antonio Ramos, ‘Zé Tó’, fichaba por la UDS procedente del cuadro luso en el año 2000 y su compatriota Dino Gonçalo Castro (1999-2000), el argentino Ricardo Lunari (1999-2000), el rumano Lucian Marinescu (1999-2000) y el peruano Pablo Zegarra (2000-2001) formaban parte de la plantilla del sur de Portugal en calidad de cedidos.

Farense plantilla

Hidalgo manejaba las dos escuadras e incluso convencía a un exunionista, Manuel Jorge da Silva, ‘Tulipa’, para que se desvinculara del Club Sport Marítimo y se incorporara al Farense en la campaña 1999-2000, que llegaba a juntar a cuatro deportistas que habían lucido el blanco y el negro del Salamanca y se equipaban igual para jugar con los leones de Faro, que visten así porque en su origen deseaban llevar los mismos colores que el Sporting Club de Portugal (blanco y verde), pero al fiarse de una fotografía en blanco y negro, se equivocaban al elegirlos.

Marinescu Farense 2

“Me cedieron porque João Alves me quería y para librar una ficha de extracomunitario. El Farense era un equipo pequeño que luchaba por mantenerse en la máxima categoría. Me fue muy bien porque jugué 29 partidos y marqué 13 goles, por lo que fui incluido en la alineación ideal de extranjeros de esa Liga y me dieron un premio. Al terminar el campeonato, el Boavista Fútbol Club deseó ficharme y ofreció la misma cantidad que pagó la Unión para adquirirme, pero Juan José Hidalgo rechazó la oferta”, revela a SALAMANCA24HORAS Lucian Marinescu, único de aquel grupo que ahora reside en suelo charro. “En Portugal se conoció rápidamente que Salamanca es famosa por su ambiente universitario. Tengo un gran recuerdo de Faro por cómo me fue en lo deportivo y porque allí nació mi hija. Es una ciudad costera no muy grande en la que se come bien, aunque la manera de conducir es algo caótica. Durante mi estancia, aprendí el idioma del país motivado por el hecho de que las películas se emitían en versión original y subtituladas en portugués. Al campo venía mucha gente efusiva y el césped era un alfombra, pues lo cuidaban al detalle”, añade el ahora agente de futbolistas.

Farense 8

Marinescu recuerda con cariño el estadio de São Luís, llamado así por encontrarse próximo a la iglesia de San Luis, aunque en su origen se denominaba Santo Stadium, nombre dado por su primer propietario, Manuel Santo. Inaugurado en 1923, año de creación de la Unión Deportiva Salamanca, tiene capacidad para 12.000 espectadores y cuenta con un polideportivo para otras secciones de la entidad.

Farense 5

Las instalaciones están reformándose en estos momentos, con el equipo de balompié cumpliendo su segundo curso seguido en Segunda División tras ser descendido en los despachos a la sexta categoría (la última) impagos a sus jugadores, impidiéndosele competir en la campaña 2005-2006.

Farense 7

En las oficinas y en el bar del recinto los oriundos sonríen cuando se les recuerda el nexo con Salamanca, pero les cuesta rememorarlo. Salvo a António Correia, expresidente y actual vicepresidente del principal club futbolístico de Faro, que expresa en español a SALAMANCA24HORAS que “Marinescu fue un muy buen jugador para el equipo”.

Antu00f3nio Correia

Han pasado 19 años desde que el rumano se fuera de allí y 17 desde 2002, cuando Juan José Hidalgo vendía sus acciones a la empresa local Ambifaro con el conjunto todavía en Primera, división que perdería ese año para nunca más volver a ella.

Farense 10

De esta forma, se ponía fin a una relación de un trienio que provocaba que los aficionados de la Unión se preocuparan por lo que acontecía en la capital del Algarve.

Farense 9

20 años después, los que sientan nostalgia o ‘saudade’ recordarán aquel tiempo en el que el fútbol hermanó a dos ciudades y Salamanca llevó a Faro en el corazón.

Farense 1

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído