El Zamora remonta ante la versión más ‘ramplona’ de Unionistas (2-1)

Espina adelantó a los charros pero Carlos Ramos y Adri Herrera voltearon el encuentro

Imagen del Zamora - Unionistas / FOTO SALAMANCA24HORAS.COM
Imagen del Zamora - Unionistas / FOTO SALAMANCA24HORAS.COM

No le ha funcionado bien históricamente a Unionistas jugar al despiste y no ser natural antes de los partidos. Tampoco esta vez ante el Zamora. Los blanquinegros cayeron por 2-1 ante el conjunto de Yago Iglesias en el Ruta de la Plata. Y lo hizo de forma merecida, puesto que los locales fueron los únicos que trataron de ir a por los tres puntos de inicio a fin.

Dani Mori jugó a esconder sus cartas durante la semana. Pero el once estaba claro: Salva bajo palos; Marín, Salinas, Manu y Ramiro en la defensa; Acosta, Nespral, Montes e Íñigo en la medular; y Espina y De la Nava en ataque.

El Zamora monopolizó el balón durante los diez primeros minutos. Carlos Ramos ejercía de eje y Jorge Fernández y Dani Hernández se movían a las espaldas de Nespral y Acosta, que no podían sujetar la situación.

No había aparecido Unionistas durante los diez primeros minutos en área rival. Pero, cuando lo hizo, fue gol. Montes rompe de derecha a izquierda, Íñigo se marcha de su par y se encuentra con Jon Villanueva. El rechace le cae a Espina que manda la pelota a la red.

Mientras los más de mil aficionados blanquinegros cantaban el himno de la extinta Unión Deportiva Salamanca, Salva metió dos manos impresionantes. La primera, después de que Jorge regatease a Manu Sánchez y pusiese un centro a la cabeza de Adri Herrera. Salva se estiró para evitar el gol. Un minuto después, en un disparo a bocajarro de Xisco Campos tocó lo justo para desviar a córner.

Los charros iban por delante en el marcador pero el Zamora seguía moviendo la pelota. Y con peligro. Fue Javi Navas el que pudo poner el empate a uno. Primero con una volea; después con un remate desde dentro del área. Con sufrimiento se fue Unionistas con ventaja de un tanto y, si no es por la mano de Villanueva a disparo de Montes, pudo ser de dos goles.

El arranque del segundo tiempo fue espeso. Ninguno de los dos equipos se mostraba superior y a De la Nava le anulaban un gol por fuera de juego. Pero el Zamora golpeó cuando peor lo tenía. A los trece minutos de la segunda mitad, Carlos Ramos manda a la red un córner y empata el partido. El capitán de los locales remató completamente solo.

El partido le pedía a gritos a Dani Mori meter un tercer centrocampista junto a Acosta y Nespral. Quizá lo pedía desde el arranque del mismo. Pero el técnico blanquinegro dejaba correr el tiempo. En una transición zamorana, Adri Herrera pedía mano de Ramiro dentro del área. El colegiado, bien colocado, desestimaba la petición.

El técnico blanquinegro, impasible desde la banda, siguió sin mover el equipo más allá de un pieza por pieza (Rayco por Montes). Y lo que llegó fue el segundo gol del Zamora. Otra vez en un balón parado. Centro al segundo palo y Adri Herrera que voltea el envite con su remate.

Con menos de un cuarto de hora por jugarse, Mori movió el equipo con una triple sustitución. Mier, Lamadrid y De Miguel entraban al campo. El centrocampista cántabro, lejos de situarse como tercer centrocampista, lo hizo como extremo derecho.

Los minutos finales evidenciaron que Unionistas ni supo ni pudo. Y eso que estuvo arropado por más de mil aficionados que se dejaron la garganta en alentar a los suyos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído