Edurne Uriarte (PP): "Lo que hay en Cataluña y en el País Vasco es una enorme presión nacionalista para que los que defienden la unidad de España tengan miedo a hablar"

La número 3 del PP al Congreso por Madrid habla en una entrevista para SALAMANCA24HORAS del intento de atentado que sufrió por parte de ETA, lo que llevó abandonar el PSOE y las razones que han tenido peso para que dé el salto definitivo a la política y se integre en la listas de Pablo Casado 

 Edurne Uriarte
Edurne Uriarte

Segunda visita a Salamanca en pocos días. La primera acompañando a Pablo Casado, ahora para mostrar su apoyo a los candidatos del PP.

Sí, para contar el mensaje que estamos contando en toda España, porque, al fin y al cabo, presentamos un proyecto para toda España. Y lo que interesa en Salamanca es lo mismo que interesa en Madrid, País Vasco o Andalucía. Todos tenemos un mismo proyecto y un mismo objetivo y, sobre todo, una misma preocupación e interés por España.

¿Cómo están siendo los primeros días de una campaña diferente y marcada por la Semana Santa que va a interrumpirla? Porque el PP ya ha anunciado que desde este Jueves Santo hasta el Domingo de Resurrección, se paraliza.

En ese sentido, es una campaña más corta. Deliberadamente pensada por Pedro Sánchez, que no quería campaña electoral. Porque Pedro Sánchez cree que sin campaña electoral puede sumar mayoría. Es muy posible que se vaya a dar un susto, pero él cree que no necesita hacer una campaña electoral y no le interesa, porque para él significa tener que hablar de lo que va a hacer en los próximos cuatro años. Y prefiere no hablar de ello.

¿Es el PP la única alternativa a un Gobierno de Sánchez con independentistas?

Claramente. Eso no sólo lo decimos nosotros, los candidatos del Partido Popular. Lo dicen las encuestas, que muestran que la única alternativa y la única opción a un Gobierno presidido por Pedro Sánchez es un Gobierno presidido por Pablo Casado. Son las dos opciones para el día 28.

Y en ese sentido, las dos opciones están más claras que nunca. Como también están más claras que nunca las posibles alianzas. Porque la alianza de Pedro Sánchez también está clara.

¿Qué le parece la alianza con los independentistas a usted, que es politóloga y catedrática?

Me parece un escándalo democrático. Pero quiero recalcar una cosa. No tanto por el hecho de que haya pactado con independentistas, que también, sino porque con quien ha pactado es con independentistas que acaban de dar un golpe a la democracia en Cataluña y que están siendo juzgados en el Tribunal Supremo.

Pedro Sánchez está gobernando con quienes están siendo juzgados en el Tribunal Supremo y, además, no sólo eso. Quiere seguir gobernando con quienes están sentados en el Tribunal Supremo y va a seguir gobernando con ellos si la suma le da.

¿Usted cree que el independentismo catalán podría cobrar tintes violentos? Porque los CDR ya están realizando actos que se asemejan a la kale borroka.

De momento ha habido incidentes violentos. Hace unos días, cuando intentaron impedir que hablara en la Universidad Autónoma de Barcelona la candidata número 1 al Congreso del PP por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, por ejemplo.

Pero además de esos incidentes, que existen desde hace mucho tiempo, lo que hay en Cataluña, y también en el País Vasco, es una enorme y constante presión nacionalista para que los catalanes y los vascos que defienden la unidad de España, la Constitución y su sentimiento de institucionalidad no hablen o tengan miedo a hablar.

Usted es vasca, siempre ha defendido la unidad de España y nunca ha tenido miedo de hablar, lo que incluso le costó un intento de asesinato.

Así es, en el País Vasco. Porque esta historia es la historia de las últimas décadas, desgraciadamente, con el añadido de que ha habido un grupo terrorista cuyos herederos ahí siguen, cuyo brazo político ahí sigue. Han ido transformando el nombre, ahora se llaman Bildu. Y eso lo conocemos desde hace muchos años.

En mi caso, lo movilicé contra ETA y tuve graves problemas, como el atentado, presiones en la Universidad (del País Vasco), etcétera. Y, desgraciadamente, seguimos teniendo esa presión de los sectores extremistas radicales del nacionalismo tanto en el País Vasco como en Cataluña.

Ha sido una de las caras visibles en la lucha cívica y ahora ha dado el salto definitivo a la política. ¿Qué es lo que le ha llevado a dar ese paso?

La creencia en unos ideales. Cada vez que he dado algún tipo de paso en mi vida, el que sea, como cuando di el paso contra ETA y a organizarme en el Foro Ermua y a participar en las movilizaciones de ¡Basta Ya!, ha sido por ideales. Por creer en unas ideas.

Y las ideas, que eran entonces las mismas que ahora, son la creencia en la libertad y la creencia en la españolidad del País Vasco y en la necesidad de movilizarse para defender esa españolidad. Eso lo hice entonces, y ahora la misma creencia en los mismos ideales es la que me lleva a dar este paso.

¿Cuándo decidió abandonar el PSOE, es porque se sintió decepcionada con su política en el País Vasco?

Esa es la historia de mis ideales que conté en mi último libro, Diez razones para ser derechas, donde precisamente contaba en el primer capítulo mi evolución de ser una joven de izquierdas a mi evolución hacia las ideas de la derecha. 

Obviamente es una historia compleja que tiene que ver con lecturas y con la experiencia universitaria, pero tiene mucho que ver con mi experiencia en el País Vasco de los años 90 y 2000, cuando para mí era fundamental la movilización antiterrorista y la movilización por España y la unidad de nuestro país, por la libertad de poder ondear nuestra bandera en el País Vasco y tantas y tantas cosas. Y a mí me pareció que el PSOE no tenía eso suficientemente claro y no era lo suficientemente firme por muchas cuestiones. Y, en cambio, el Partido Popular tenía eso mucho más claro que el PSOE.

Pablo Casado siempre ha sido bastante firme y rotundo en ese aspecto.

Totalmente firme, no hay ninguna duda. A mí me parece que todo el PP es firme. Si yo me sumo a las listas del PP es porque creo que es un partido que tiene muy claras esas ideas. Y, en segundo lugar, tiene otra cosa que no tienen otros partidos, y es mucha capacidad de gestión, que me parece fundamental.

Ese es el otro lado de la política, capacidad de responder a los problemas y de dirigir las instituciones. Esto que a algunos les parece sencillo, no lo es tanto. Es una de las grandes complicaciones de la política, y el PP es un gran partido que lleva muchos años gestionando y estando al frente de las instituciones.

Edurne Uriarte 2

¿El Foro Ermua ya ha terminado su actividad?

Lo que ocurrió con el movimiento antiterrorista, como el Foro Ermua o ¡Basta ya!, es que poco a poco pasó a un segundo plano en la medida que fueron movilizaciones antiterroristas y en la medida que ETA cesó su actividad.

Pero hay una continuación, digamos, de aquellas movilizaciones antiterroristas con nuevas iniciativas, como la que se ha puesto en marcha en el País Vasco que se llama Esteban de Garibay, una asociación impulsada por Carlos Urquijo, un miembro importante del PP en el País Vasco y que fue delegado del Gobierno, y que ha impulsado esta plataforma con más gente, a la que yo también apoyo, y que está haciendo una labor muy importante de análisis, de movilización intelectual y de denuncia de lo que está haciendo en nacionalismo.

La capacidad de gestión de la que hablaba antes es uno de los baluartes del PP, que ya aplicó el 155.

Eso está fuera de toda duda. Se ha debatido mucho sobre el 155, con algún partido incluso queriendo dar lecciones cuando quien tuvo el liderazgo para aplicar el 155 por primera vez en la democracia española fue el PP y Mariano Rajoy.

Aquello fue enormemente complicado, porque hay que recordar que ese verano de 2017 nadie quería aplicarlo. Ciudadanos dijo que no hasta el último momento. Y luego, cuando el PP lideró la aplicación del 155 y buscó el acuerdo porque era necesario y muy importante, Ciudadanos exigió que fuera un 155 corto para convocar elecciones. Creo que son datos muy importantes para saber dónde estaba cada uno y qué hizo y qué podrá hacer cada uno en el futuro.

¿Es Ciudadanos un partido creíble? Por todas sus decisiones a lo largo de los últimos cuatro o cinco años.

Hay que pensar que hay una parte de Ciudadanos que no descarta un posible apoyo a Pedro Sánchez tras el 28 de abril, si es que suma diera. Es difícil que dé, pero si esa suma diera, hay una parte de Ciudadanos que está en esa posición.

Y, de hecho, a mí me está llamando mucho la atención la campaña electoral de Ciudadanos, porque reparte críticas por igual al PSOE y al PP. Y, de hecho, en algún debate les he preguntado. ¿Pero ustedes, qué quieren hacer? Y me parece que esa campaña que hacen contra el PP y contra el PSOE indican que no podemos estar seguro de cuáles van a ser sus alianzas.

¿Pero puede ser un buen socio de Gobierno llegado el momento adecuado?

En el caso, por supuesto, de que podamos hacer una alianza como se ha hecho en Andalucía, podría ser un buen socio de Gobierno. En Andalucía está funcionando. Pero también lo tiene que tener claro Ciudadanos. Confiemos en que lo tengan claro en el futuro, porque en este momento veo dudas.

Pero en Andalucía está funcionando bien, el precedente es bueno y hemos podido cambiar Andalucía y dejar atrás al PSOE. Para el conjunto de España, si Ciudadanos sabe lo que quiere hacer…

En Andalucía, ese Gobierno cuenta, aunque no con miembros en él, con el apoyo de VOX. Un partido que no ha demostrado ninguna capacidad de gestión y que, hasta ahora, es sólo discurso.

Lo que falta a VOX, por el momento, es falta de gestión. Esto lo tiene en común con Ciudadanos, que empieza ahora a gestionar en Andalucía. Pero son partidos que no tienen esa experiencia de Gobierno y de gestión. Y como todos los partidos que no tienen experiencia de gestión, tienden a dar soluciones fáciles a la gestión política, que no tiene soluciones fáciles.

En política hay que tener una enorme experiencia para dirigir las instituciones, porque dirigir las instituciones es, entre otras cosas, dirigir la economía de un país. Y ahí nos jugamos mucho. Recordemos lo que ocurrió en el último Gobierno de Zapatero, cuando tuvimos una brutal crisis económica que no quiso reconocer y no supo gestionar. Este es uno de los precedentes, y eso que se trataba de un partido con experiencia de gestión, pero con poca capacidad.

Y ahora se trata de nuevos partidos que ponen mucha ilusión en sus mensajes pero que de momento no tienen experiencia de gestión.

Edurne Uriarte

¿Estamos ante una nueva recesión?

Esto es lo que dicen los expertos en economía. Que podemos estar ante una nueva recesión, que hay signos y datos preocupantes. Y tenemos que estar preparados para responder.

¿Cuáles son las primeras medidas que aplicará el PP en el caso de que el 28 de abril salga vencedor de las elecciones?

La primera medida, la responsabilidad. Y esto significa, cuando decimos (el PP) responsabilidad, saber que estamos gestionando el dinero de todos los españoles y que el gasto público es un gasto que se basa en el dinero de todos. En ese sentido, no hacer lo que hace el PSOE, que convierte el gasto público en despilfarro.

Hay que diferenciar gasto público responsable y despilfarro. Y a partir de esa idea fundamental para gestionar un país y un estado, de entrada, lo que el PP propone es una revolución fiscal para bajar los impuestos a todos los españoles y no sólo a una parte. Y fomentar, a partir de esa bajada de impuestos, la economía, el mercado y generar crecimiento económico como lo ha hecho el pasado.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído