El 65% de los desempleados con discapacidad cree que no encontrará trabajo en 2022, según un informe

La crisis que aún afecta a muchas empresas o los requisitos cada vez más exigentes de las ofertas de empleo, dificultarán a las personas con discapacidad competir en el mercado del año venidero

EP

7 Comentarios

Una oficina del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Foto EP
Una oficina del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Foto EP

Más de 6 de cada 10 desempleados con discapacidad (65%) no confía en el mercado laboral del próximo año y cree que no encontrará trabajo estable en 2022, según destaca el segundo informe 'Discapacidad y expectativas para el nuevo año', elaborado por la Fundación Adecco y CHM Obras e Infraestructuras, cuyas conclusiones se basan en una encuesta a 350 personas con discapacidad residentes en diferentes comunidades autónomas.

Los participantes del informe opinan que fenómenos como la digitalización, la automatización de puestos de trabajo, la crisis que aún afecta a muchas empresas o los requisitos cada vez más exigentes de las ofertas de empleo, dificultarán a las personas con discapacidad competir en el mercado del año venidero.

Los encuestados muestran una escasa confianza en el mercado laboral pospandemia, pero se da la circunstancia de que el empleo representa, precisamente, su principal prioridad. De hecho, un 89,8% de los encuestados sitúa la posibilidad de conseguir un trabajo estable en el centro de sus deseos, por delante de elementos como la normalización de las personas con discapacidad en la sociedad (82%), la vivienda (80,5%), las relaciones afectivas (79,4%), la igualdad de género (75,2%) y la accesibilidad universal (69,9%).

Durante los últimos años, el proceso de inclusión laboral de las personas con discapacidad ha experimentado un notable avance, según destaca el informe. Según datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), las cifras de contratación se han incrementado un 82,4% con respecto a hace 10 años, pues entre enero y noviembre de 2011 las personas con discapacidad rubricaron 57.634 contratos y en el mismo periodo de este año se han registrado 105.106.

La contratación de personas con discapacidad había encadenado siete años consecutivos de incrementos que quedaron abruptamente interrumpidos por la pandemia: el año 2020 se cerró con un descenso interanual del 26% en el número de contratos, según las estadísticas oficiales. En lo que va de 2021, las cifras se han recuperado notablemente (+32%) pero continúan siendo un 4% inferiores a las registradas en tiempos prepandemia.

Mientras, la tasa de paro ha seguido una tendencia descendente, situándose en 22,2%, un porcentaje alto, pero que representa el valor mínimo de toda la serie histórica.

Sin embargo, el informe pone el foco en que la participación de las personas con discapacidad en el mercado laboral es "exigua", con una tasa de actividad del 34,3%, es decir, el 65,7% de las que tienen edad laboral no tiene empleo ni lo busca, un porcentaje que ha permanecido estancado durante el último lustro.

Por otra parte, también llama la atención la escasa penetración de las personas con discapacidad en la empresa ordinaria, es decir, en entornos de trabajo normalizados. Actualmente, más de tres cuartas partes de los contratos a personas con discapacidad (75%) se suscriben en el ámbito protegido (Centros Especiales de Empleo), una cifra que supera en más de 10 puntos porcentuales a la de hace una década (64%).

Otro de los grandes retos es estimular la participación de las personas con discapacidad en la esfera universitaria, donde a pesar de haber duplicado su presencia en la última década, continúan infrarrepresentadas y apenas alcanzan el 1,5% del total del alumnado. En el curso académico 2020-2021, un total de 23.851 personas con discapacidad estudiaron en universidades españolas, frente a los 12.755 del curso 2011-2012, según datos de la Fundación Universia.

PLENA INCLUSIÓN EN 2242

El informe también señala que la plena inclusión de las personas con discapacidad no se producirá hasta el año 2242, un pronóstico basado en cálculos que interrelacionan diferentes indicadores de actividad y empleo de las personas con discapacidad en comparación con los del resto de la población.

La mayor parte de los encuestados (46,8%) suscribe esta idea y cree se trata de un anhelo que las generaciones presentes no llegarán a ver. Por otra parte, un 7,1% opina que será una conquista social que se producirá en esta década, junto a un 35,2% que estima que harán falta veinte años para asistir a este hito. En el otro lado, un 10,9%, más optimista, opina que estamos cerca de lograr la plena igualdad en el ámbito del empleo y que en 2022 se darán pasos importantes.

Las personas con discapacidad creen que el proceso de inclusión podría acelerarse en 2022 si se refuerzan algunas acciones clave: la sensibilización al eje sociedad-empresa y el acompañamiento y empoderamiento a las propias personas con discapacidad.

En concreto, consideran que el principal elemento para impulsar su inclusión laboral se basa en la sensibilización a empresas (56,4%), seguida del acompañamiento y orientación a las personas con discapacidad (53,7%), la mayor inversión en accesibilidad (33,8%) y, por último, el impulso de la formación superior para que las personas con discapacidad puedan acceder a la Universidad y a empleos cualificados (24,4%).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído