Desaparecen los resquicios del pasado: adiós al casi centenar de cabinas de teléfono que quedan en Salamanca

El próximo mes decae la obligación de Telefónica de llevar a cabo esta prestación, empresa encargada de su mantenimiento, tras quedar desiertos los concursos públicos para continuar prestando este servicio, por lo que podrá retirarlas

Cabinas de teléfono en Salamanca | Foto: Andrea M.
Cabinas de teléfono en Salamanca | Foto: Andrea M.

Las cabinas telefónicas desaparecerán del mobiliario urbano el próximo año. Un elemento sin demasiada razón de ser inmersos en una era digital en la que los teléfonos móviles dejaron año atrás este considerado como servicio universal. Y es que según el proyecto de Ley General de Telecomunicaciones aprobado este mismo mes por el Consejo de Ministros, este “elemento obsoleto” –tal y como en él aparece reflejado– se eliminará puesto que Telefónica, la empresa encargada de su mantenimiento, ya no estará obligada a llevar a cabo esta prestación tras finalizar el próximo día 31 de diciembre el contrato que fue adjudicado hace dos años.

Algo similar pasará con las guías en papel, que también pasaran a la historia una vez que este proyecto de Ley sea definitivamente aprobado en los próximos meses. Muchas han sido las veces en las que se ha intentado llevar este hecho a cabo sin que ninguna de ellas haya llegado finalmente a buen puerto, puesto que esta anunciada y más que previsible desaparición ya ha recibido varias prórrogas, la última de ellas a finales del año 2018.

Esa era la primera fecha elegida por el Gobierno para que decayera este servicio esencial que contra todo pronóstico y horas antes de que acabara el año, fecha en la que finalizaba la obligación de continuar con su mantenimiento, se decidió finalmente ‘indultar’. Entonces se decidió prorrogar este hecho para encontrar el modo en el que se debían de ir retirando, así como para hacer un análisis más completo y exhaustivo sobre la manera de hacerlo.

Una vez entre en vigor esta nueva ley y, por tanto, el mantenimiento de este servicio universal decaiga, Telefónica ya no estará obligada a continuar con su mantenimiento, poco rentable en la actualidad, por lo que podrá ir retirándolas. Un hecho en el que no hay vuelta atrás tras quedar desiertos los concursos públicos para la designación del operador encargado de la prestación de los servicios universales relativos a la oferta de cabinas y la elaboración y entrega de guías telefónicas debido a la ausencia de participantes en ambos procesos.

Casi un centenar de cabinas de teléfono en toda la provincia

Según los datos facilitados por Telefónica a SALAMANCA24HORAS.COM, en España, al cierre de 2020, había 14.824 cabinas de teléfono. Sin embargo, en la provincia de Salamanca quedan únicamente 93 de esas casi 15.000 cabinas que están repartidas por todo el país, una cifra que se ve drásticamente reducida en la capital del Tormes al contabilizarse únicamente un total de 46. Un servicio de mantenimiento, costoso y poco rentable ya que en plena era digital este mobiliario urbano (también con datos a cierre del pasado año) registraron una media de 0,17 llamadas al día, lo que quiere decir que se registró una llamada semanal de promedio, reduciéndose su uso a más de la mitad en los últimos dos años.  

Sin embargo, el actual servicio universal garantiza que tiene que haber al menos un teléfono público de pago y uno más por cada 3.000 habitantes en cada localidad de 1.000 o más habitantes y una cabina en cada uno de los municipios de menos de 1.000 habitantes.

De bibliotecas urbanas a puntos de información turística

Un mantenimiento que en la actualidad no tenía mucho sentido en pleno auge de la telefonía móvil y es por ello que en algunos lugares se le buscaba una segunda vida para que siguieran teniendo utilidad. Uno de los casos más llamativos en la ciudad son las ubicadas en el barrio del Oeste, en el que se decidió utilizarlas para llevar la cultura a pie de calle. Con la cabina convertida en una biblioteca urbana, la denominada como ‘Bibliocabina’ se convirtió en un punto de intercambio de libros para los vecinos del barrio salmantino en los que podían depositar un ejemplar y retirar otro. Sin embargo, en otras ciudades han apostado por instalar en ellas puntos de información turística o de recarga de móviles.

Otras de ellas, sin embargo, buscaron una utilidad muy diferente. Convertidas en un simple tablón de anuncios, llenas de folletos, cartelería y papeles, sirven ahora de un uso muy diferente al que en su día tuvieron.

Cabina telefónica Barrio del Oeste
Cabina telefónica Barrio del Oeste

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído