“Agentes COVID”: la Policía Local de Salamanca se adapta a la pandemia con controles de terrazas, cuarentenas y fiestas clandestinas

SALAMANCA24HORAS acompaña a una patrulla y comprueba cómo ha cambiado la labor policial en tiempos de crisis sanitaria

La Policía controla el cierre de bares en la plaza de la Reina
La Policía controla el cierre de bares en la plaza de la Reina

Son las 18:00 horas del jueves, 25 de febrero de 2021. Última tarde en la que los establecimientos de hostelería de Salamanca deben cerrar sus puertas a las 20:00. Unas horas más tarde, a medianoche, entra en vigor una nueva modificación establecida por la Junta de Castilla y Léon que amplía este horario hasta las 22:00, coincidiendo con el toque de queda que mete a los ciudadanos en sus domicilios. 

Los agentes de la Policía Local, Rubén y Jaime, han accedido a que SALAMANCA24HORAS les acompañe durante una de sus nuevas patrullas, que en realidad no son tan nuevas, porque desde hace meses su labor cambió de forma drástica. “El trabajo ha cambiado durante el último año”, comentan. “Ahora, la mayoría de avisos están relacionados con el COVID-19”.

La jornada comienza con la desinfección completa del vehículo policial. Para ello, se utiliza un producto que se aplica en el habitáculo y se precipita hacia el suelo, acabando con bacterias y virus. Las dependencias policiales cuentan con geles hidroalcohólicos en los pasillos y alfombrillas desinfectantes, y cada agente porta su propio bote de gel, además de mascarillas. Una tarde “tipo” se basa en el control de las terrazas de la hostelería, la comprobación del cumplimiento de las cuarentenas de personas positivas en COVID-19 y control de la hora de cierre de bares. Después, puede que la fiesta siga en casa, aunque no debería.

Reportaje con la Policía Local en el turno de tarde para comprobar terrazas y mascarillas.
Reportaje con la Policía Local en el turno de tarde para comprobar terrazas y mascarillas.

La patrulla se detiene en la plaza de San Julián para comenzar a comprobar el cumplimiento de las medidas sanitarias en las “terrazas COVID”. Según explican los agentes, se trata del nombre oficioso que se les ha otorgado a estos espacios que están habilitados con algunas características específicas debido a la pandemia. Principalmente, la Policía Local realiza aquí una labor informativa: la mascarilla solo debe retirarse para consumir bebidas o alimentos, los clientes deben permanecer sentados y la distancia de seguridad entre fumadores debe guardarse siempre, aunque las personas sean convivientes.

Nada más ver llegar al furgón policial, multitud de mascarillas que no estaban en su debido sitio se colocan correctamente. En su camino por la zona de San Justo y Gran Vía, los agentes a los que acompaña SALAMANCA24HORAS llevan a cabo tres propuestas de sanción. Una, al advertir a una joven que debía utilizar la mascarilla siempre que no estuviera consumiendo y comprobar que la había dejado en su bolso; otra, a un chico que estaba fumando sentado en una mesa junto a un amigo; y la tercera, a un hombre al que se le avisó de que estaba haciendo un mal uso de la mascarilla e hizo caso omiso a las indicaciones de la Policía.

La Policía Local ha hablado con los hosteleros y les ha indicado que deben mantener vigilados sus espacios para que las normas se cumplan. Si hay algún problema o conflicto, no obstante, deben avisar a las autoridades. Los agentes también explican que las personas que son sancionadas por cuestiones relativas a la situación sanitaria rara vez protestan. Además de su labor más o menos programada detallada anteriormente, la Policía también debe acudir a todos los requerimientos por sucesos que se produzcan en su zona de actuación. Este es el caso de una persona que ha sufrido una agresión en la cercana plaza de San Cristóbal.

La Junta de Castilla y León, a través de la consejería de Sanidad, hace llegar a la Policía Local las notificaciones acerca de las personas que deben estar guardando cuarentena debido a que son positivos en COVID-19. Por lo tanto, es tarea de los agentes acudir a los domicilios que figuran en sus tarjetas sanitarias para comprobar que se está cumpliendo con esa obligación. Si el afectado no se encuentra en ese domicilio, se le llama por teléfono porque puede estar haciendo la cuarentena en un lugar diferente, al que acudirá la autoridad que corresponda.

Reportaje con la Policía Local en el turno de tarde para comprobar terrazas y mascarillas.
Reportaje con la Policía Local en el turno de tarde para comprobar terrazas y mascarillas.

Acompañamos a los agentes a dos domicilios de la capital en los que, en efecto, las personas positivas en COVID-19 se encuentran realizando la cuarentena. Además de comprobar sus identidades, la Policía se interesa por su estado de salud. En ambos casos, los afectados aseguran encontrarse bien.

En esta ocasión, los agentes han realizado comprobaciones de cuarentenas por segunda vez, ya que este jueves no habían recibido nuevas notificaciones por parte de Sanidad. “El volumen va bajando a la vez que la incidencia, ha habido días con 300”, detallan.

Una vez realizadas, la Policía Local vuelve al centro de Salamanca para asegurarse de que el cierre de los establecimientos hosteleros a las 20:00 horas se cumple y para ir disolviendo, poco a poco, los grupos de jóvenes que aún se arremolinan en las zonas donde las terrazas comienzan a desaparecer. En la plaza de la Reina, los agentes proponen a dos personas para sanción por fumar sin mantener la distancia de seguridad, tras haber sido previamente avisados.

Reportaje con la Policía Local en el turno de tarde para comprobar terrazas y mascarillas.
Reportaje con la Policía Local en el turno de tarde para comprobar terrazas y mascarillas.

Después de que la hostelería salmantina haya echado el cierre, la labor de vigilancia de los agentes municipales continúa. Botellones y fiestas en pisos son dos ingredientes que, aunque puedan parecer residuales a estas alturas de pandemia, continúan produciéndose, sobre todo durante las noches de los jueves, viernes y sábados.

Son las 21:00 horas cuando se recibe una llamada alertando de exceso de ruido en un piso ubicado en la avenida de Italia. Una vez allí, el silencio tras la puerta indicada es absoluto. Los agentes llaman con insistencia durante, al menos, 3 minutos seguidos. Finalmente, una joven abre la puerta. “Estábamos viendo la tele y no esperábamos a nadie, por eso no hemos abierto”, da explicaciones sin que ninguno de los agentes se lo hubiera solicitado. Los dos policías le piden permiso para entrar a comprobar el número de personas que se encuentran dentro del domicilio, pero la joven se niega, mientras aparecen otras dos personas que aseguran ser residentes en la vivienda. “Estamos tres… como mucho cuatro”, se excusan. Finalmente, los agentes proceden a su identificación tras avisarles de que, en su informe, incluirán que han obstaculizado su labor investigadora, al no permitirles el acceso al piso.

Apenas media hora más tarde, llega un nuevo aviso, esta vez sobre una fiesta que se está desarrollando en un piso ubicado en la calle Candelario. Hasta allí se desplazan dos patrullas de la Policía Local y lo que encuentran, en efecto, es una fiesta en la que están participando 15 jóvenes. En esta ocasión, los residentes en la vivienda permiten la entrada a los agentes, que descubren a varias personas escondidas en los armarios de la casa y debajo de las camas. Los 15 son propuestos para sanción.

Reportaje con la Policía Local en el turno de tarde para comprobar terrazas y mascarillas.
Reportaje con la Policía Local en el turno de tarde para comprobar terrazas y mascarillas.

Se trata de una intervención policial en la que no se ha producido ningún altercado con los denunciados, si bien los agentes indican que esto cambia de forma proporcional al avance de la noche. Los efectos del alcohol se notan en las personas que realizan este tipo de fiestas y, en ocasiones, se enfrentan a la Policía, profiriendo insultos o, incluso, intentando llegar a las manos. Este es el “nuevo” día a día de la Policía Local de Salamanca, reconvertida en casi una “policía COVID” desde marzo del pasado 2020. Una vez finalizada su tarea en las calles, toca volver a las instalaciones del cuerpo, en la avenida de la Aldehuela, para hacer el “papeleo”.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído