Alerta por el aumento de garrapatas: analizan más de 2.000 muestras de toda CyL en Salamanca

Carmen Vieira, encargada del programa de Control y Prevención de Antropozoonosis transmitidas por garrapatas implantado por la Junta de Castilla y León en Salamanca, resuelve algunas dudas sobre estos ácaros, capaces de traspasar la enfermedad de Lyme o la fiebre hemorrágica Crimea-Congo

Carmen Vieira, encargada del programa de Control y Prevención de Antropozoonosis transmitidas por garrapatas
Carmen Vieira, encargada del programa de Control y Prevención de Antropozoonosis transmitidas por garrapatas

El número de hospitalizaciones por la enfermedad de Lyme se ha multiplicado por tres en los últimos 15 años, según el boletín epidemiológico publicado por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII). Se trata de una zoonosis causada por las garrapatas que, desde 2005 a 2019, ha producido un incremento de ingresos hospitalarios del 191,80%, con un total de 1.865 pacientes. 

Junto con un característico sarpullido rojo, la enfermedad de Lyme provoca fiebre, fatiga y dolor en las articulaciones. Es decir, síntomas que pueden confundirse con otras enfermedades, por lo que puede darse el caso de detectarse tarde. Si se diera este caso, podría producir problemas de salud graves que afectan a las extremidades, al corazón y al sistema nervioso. ¿Pero, cuáles son los motivos que están provocando el aumento de hospitalizaciones debido a esta afección?

Carmen Vieira, encargada del programa de Control y Prevención de Antropozoonosis transmitidas por garrapatas, implantado por la Junta de Castilla y León en Salamanca, nos resuelve algunas dudas sobre estos ácaros.

“A medida que vivimos inviernos más suaves, se registran más picaduras de garrapatas en épocas que antes no se anotaban”

Los expertos llevan tiempo alertando del aumento de pacientes con la enfermedad de Lyme en sus consultas, un incremento que se debe a que, tal y como explica Vieira, ha subido el número de garrapatas, tanto en frecuencia como en distribución: “Existe gran variedad de especies de garrapatas que antes ocupaban unos nichos y ahora ocupan otros. Además, los periodos de actividad se están adelantado y se van manteniendo más a lo largo del año. A más garrapatas y a más picaduras más probabilidades de tener una enfermedad trasmitida por ellas”, afirma.

La Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) ha alertado este pasado martes que España sufrirá este verano un repunte “crítico” de plagas, entre las que destacan estos artrópodos. La entidad achaca esta situación a las desorbitadas temperaturas de los últimos días, así como a las lluvias torrenciales de esta primavera, "la tormenta perfecta para que las plagas crezcan a la velocidad del rayo". No obstante, Vieira matiza que el aumento de las garrapatas nunca es debido a una única causa, ya que va relacionado con varios factores: “Está clarísimo que los elementos climáticos afectan muchísimo a su supervivencia y a sus ciclos vitales”. De la misma manera, la experta puntualiza que sí que es cierto que están observando cómo “a medida que vivimos inviernos más suaves, se registran más picaduras de garrapatas en épocas que antes no se anotaban”.

Las garrapatas tienden a vivir en espacios calientes y húmedos como en zonas de hierba o con ganado, donde suelen quedarse enganchadas, tanto a personas como a animales, pudiéndoles llegar a transmitir enfermedades como la citada anteriormente, o como la temida fiebre hemorrágica Crimea-Congo. Esta última provocó el fallecimiento de un varón en Salamanca en el año 2020, después de observar los médicos del Complejo Asistencial una lesión negruzca en una de sus piernas. Sobre ello, Vieira asegura que “gran parte de los casos que se dieron en España se apuntaron en Castilla y León y más concretamente, en Salamanca”. Tras diversos estudios realizados sobre el tema en cuestión, la experta indica que han observado como en los últimos años en la zona sur de la Comunidad (Salamanca, Ávila y Zamora) está incrementándose el número de las garrapatas vectores de esta enfermedad.

Programa de Control y prevención de antropozoonosis transmitidas por garrapatas
Programa de Control y prevención de antropozoonosis transmitidas por garrapatas

Con el objetivo de estudiar estos animales como vectores de transmisión de enfermedades humanas, en el programa de Control y Prevención de Antropozoonosis transmitidas por garrapatas analizan diariamente las muestras que llegan de las mismas a los centros de salud de toda Castilla y León. “En el laboratorio identificamos cuál es su especie, el sexo, el estadío y su grado de alimentación. Posteriormente, realizamos una PCR para sacar el ADN de posibles patógenos que pueda llevar el ácaro”, expone Vieira.

Del mismo modo, la experta destaca la importancia de retirar adecuadamente el ácaro de la piel: “Hay que tener especial cuidado. Existen unas pinzas especiales para ello, aunque con cualquiera plana se puede llevar a cabo. El truco consiste en ponerla muy cerca de la cabeza de la garrapata y tirar muy suave para que sea ella misma la que se suelte”. Si no se siguen correctamente los pasos, Vieira comenta que se corre el riesgo de que quede la parte superior del animal dentro de la piel del individuo. Sin embargo, recomienda que “lo mejor es ir a un centro de salud para que la aparten si no estamos seguros”. 

Igualmente, Vieira recuerda que la población debe estar en continua alerta, ya que manifiesta que "si hace unos años recibíamos entre 1.200 y 1.500 muestras anualmente, actualmente nos encontramos por encima de las 2.000", lo que considera "una barbaridad". 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído