La alternativa de los expertos al consumo masivo de carne: comer microalgas

Muchos estudios publicados en revistas científicas relacionan el consumo de alimentos ricos en antioxidantes con la prevención de enfermedades y reducción de mortalidad

6 Comentarios

Campo de hierbas verdes. Foto Pexels.
Campo de hierbas verdes. Foto Pexels.

En el año 2050 la población mundial superará los 9 000 millones de habitantes y exigirá un 60 % más de alimentos. Poder cubrir esa demanda será clave en los próximos años. Por ello, se impone el desarrollo de fuentes de alimentos saludables, que no dañen el medio ambiente.

Actualmente el consumo de alimentos ultraprocesados está muy extendido. Son productos baratos que casi no contienen nada del alimento original. Su elevado consumo tiene efectos perjudiciales en la salud humana y del planeta. Vienen preparados para consumir directamente del envase.

Entre sus ingredientes encontramos sustancias poco comunes en nuestras cocinas y en los supermercados (conservantes o aditivos que hacen más apetecible el producto final).

Además, tienen mucha grasa, azúcar y sal, y poca fibra o proteína. Se consideran alimentos poco saludables. Por ejemplo: aperitivos, cereales de desayuno y bollería, embutidos y pizzas.

Su elevada ingesta está vinculada al aumento de pacientes con enfermedades asociadas al envejecimiento (cáncer, enfermedades cardiovasculares y obesidad).

La fabricación y el envasado de estos productos consumen mucha agua y energía. Esto se suma a la emisión de gases responsables del cambio climático. La industria ganadera también se encuentra entre las más contaminantes.

La Organización de las Naciones Unidas indica que restringir el consumo de carne contribuiría a disminuir el cambio climático. También puede contribuir a rebajar el consumo de alimentos procesados. De esta forma, se pretende evitar su impacto negativo en la salud y en el medio ambiente.

Las microalgas pueden ser la alternativa

El estudio de las algas, según recoge el medio The Conversation, ha despertado gran interés en las últimas décadas. Estos organismos vegetales pueden adaptarse a los cambios en su entorno. Como no pueden huir se defienden de estos cambios fabricando compuestos químicos. Por ejemplo, cuando se acercan insectos pueden producir sustancias tóxicas que los envenenan o ahuyentan.

Es posible aprovechar esa adaptación a los cambios a través de la biotecnología. Se puede obligar a esos organismos a producir compuestos de interés. Por ejemplo, las microalgas pueden acumular aminoácidos o antioxidantes si les aportamos algún nutriente.

Las microalgas son las algas más pequeñas, formadas por una única célula. Su cultivo y producción tienen ventajas por su bajo coste y porque no dañan el medio ambiente. Constituyen una fuente de antioxidantes, proteínas y ácidos grasos saludables.

Estas sustancias son muy valoradas en la industria cosmética, farmacéutica, alimentaria y en acuicultura.

Alimentos funcionales con microalgas

Actualmente existe un gran interés en mejorar los alimentos usando sustancias naturales. De este modo se han modificado el sabor, el aspecto, la textura y las propiedades nutricionales de algunos alimentos.

Las primeras investigaciones de alimentos con microalgas surgieron en los años 50. Su interés residía principalmente en su contenido en proteínas. Con el tiempo se ha descubierto que poseen muchos otros compuestos beneficiosos para la dieta.

Muchos estudios publicados en revistas científicas relacionan el consumo de alimentos ricos en antioxidantes con la prevención de enfermedades y reducción de mortalidad.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído