Álvaro Nadal: "Le sienta muy mal a la política energética los prejuicios"

El ministro defendió el consenso en torno a un debate que no se puede ideologizar. Para él todas las fuentes de energía son necesarias aunque abre la opción a cualquier idea "si se pone transparente sobre la mesa". En el terreno de la agenda digital, afirma que España tiene una gran infraestructura, aunque le falta explotarla en otros ámbitos

0 Comentarios

 Álvaro Nadal: "Le sienta muy mal a la política energética los prejuicios"
Álvaro Nadal: "Le sienta muy mal a la política energética los prejuicios"

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, visitó este lunes en Salamanca para participar en un acto en el que habló sobre los nuevos retos que afronta España en torno a los ámbitos que suponen su cartera. En este sentido, afirmó que se están dando dos revoluciones, la tecnológica y la energética, en la que la obligación de la política pública debe ser participar en ambas, al contrario de lo que se hizo con el carbón y la electricidad en los siglos pasados. 

En lo referente a la segunda revolución, afirmó que lo que se está buscando es evitar el daño al medio ambiente dentro de la llamada eficiencia energética o, lo que es lo mismo, mantener el mismo bienestar con niveles de consumo menores. En este sentido, planteó el tema de los pagos particulares en torno a la electricidad y de cuál es la situación española al respecto.

Así, afirmó que se debe hacer frente a varios aspectos como es la estabilidad, la poca contaminación y la característica de la electricidad de que no se puede almacenar y, por tanto, requiere que, según se necesite, se produzca. De esta manera, sobre la energía nuclear destacó que es barata pero tiene residuos además de que no es válida en caso de necesidad. "Viene bien de base", comentó. 

Sobre el agua, el problema existente es que es un recurso "muy agotado", mientras que con las renovables aseguró que son intermitentes, "son caras" debido a un coste fijo muy alto, en torno a los 18.000 euros anuales, aunque no tiene residuos ni contamina. El caso del carbón y el gas tiene los mismos problemas, el daño al medio ambiente y su precio, aunque, en el otro lado, pueden utilizarse en casos de necesidad. Esto fue lo que ocurrió en este pasado invierno, cuando la luz se encareció, ya que el gas estaba muy caro, según afirmó. 

Por ello, para Nadal, "hoy no se puede renunciar a ninguna tecnología" y defendió el consenso en torno a este tema. "No debería ser un debate ideológico. No hay ninguna decisión sin coste o beneficio", aseveró en alusión a los debates que solo se centran en un punto. "Le sienta muy mal a la política energética los prejuicios". 

Además, clarificó el llamado impuesto al sol que, según comentó, solo se trata de que se aporte la parte correspondiente de cada español en torno a esos costes fijos que se pagan con la factura. Estos costes fijos, dijo Nadal, se deben a una precipitación por querer entrar en las renovables y que ahora suponen un coste muy elevado que se debe pagar entre todos. Aseguró, de hecho, que esta es una línea roja para el Gobierno, que "nadie se libre" y no aumente la hipoteca del Estado. 

Agenda Digital

En cuanto a la revolución tecnológica, afirmó que España es el primer país europeo y tercero mundial en cuanto a infraestructuras, aunque estas no se están consiguiendo aprovechar en el entorno de los grandes servicios que suponen empresas como Google, todas fuera de Europa. El 66% de toda España cuenta con red móvil y afirmó que en 2020, el 100% del territorio contará con banda ancha y una velocidad superior a los 20 megabytes para lo que se utilizará, en los lugares más recónditos, la tecnología satélite, más costosa. 

En este sentido, afirmó que hay interesantes proyectos como una tarjeta social, en el mismo camino que la electrónica, y el sistema más avanzado del mundo en inteligencia artificial del español, que se está dando en el terreno de la justicia pero que se espera exportar a otros hechos. Resaltó, asimismo, que hay otros en los que se puede explotar como en la industria automovilística en la que España también copa los primeros lugares. 

Otros retos que se abren en torno a la agenda digital son las normas de convivencia, no reguladas, así como en lo referente a lo mercantil y civil. Por otro lado, la actividad económica también está transformándose y se debe calibrar la manera de tributar y mejorar en el terreno del internet de las cosas. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído