Ángel Javier Martín, enfermo de esclerosis múltiple: “La dificultad es enorme pero no imposible. Tenemos que luchar”

Con valentía y optimismo, sufre la enfermedad desde hace casi 15 años

 Esclerosis16
Esclerosis16

Ángel Javier Martín Vicente era conductor de autobuses, un trabajo que le apasionaba. Un día comenzó a notar problemas de visión que, con el paso de las semanas, se fueron acrecentando. Apenas podía ver, por lo que la búsqueda del diagnóstico fue tortuosa tanto para él como para su familia, y se alargó bastante tiempo. El nombre fue claro y rotundo: esclerosis múltiple. Una enfermedad que le cambió la vida.

Casi quince años después, Ángel Javier sigue batallando. No se rinde, pese a que los síntomas pasaron de los ojos a la movilidad. Postrado en una silla de ruedas, este jueves participará activamente en la cuestación que la Asociación Salmantina de Esclerósis Múltiple realizará en la ciudad para visibilizar la enfermedad y mostrarle a los salmantinos los problemas diarios que sufren tanto quienes la padecen como los que la viven muy de cerca en sus familiares o amigos. 

"Se la conoce de forma común como la enfermedad de la 1.000 caras, porque a cada persona le afecta en los primeros compases de una manera distinta", explica Ángel Javier. "En mi caso fue la vista, pero lo más habitual y lo que suele provocar que los enfermos acudamos al médico por primera vez son las dificultades en las piernas, manos y brazos. En mi caso, el primer diagnóstico señaló que iba a perder la vista. Quince años después puedo ver, pero tengo un 96% de minusvalía que me impide realizar tareas comunes. La dificultad es enorme, pero no imposible. Los enfermos de esclerosis tenemos que luchar porque no nos queda otra. Aún así, yo me considero afortunado", afirma con optimismo.

Y lo dice porque, como señalan desde la asociación, la mayoría de las personas que acuden a su sede en busca de ayuda residen en la ciudad; pero hay muchos enfermos que habitan en zonas rurales y no pueden recibir la asistencia necesaria. Ángel afirma que la asociación es una de las mejores cosas que le han pasado desde que comenzó su íntima relación con la esclerosis múltiple. "Llevo en la asociación seis años y estoy muy contento, porque aquí he podido conocer a otras personas afectadas por la esclerosis múltiple que comprenden todo por lo que estoy pasando, que te ofrecen un apoyo entusiasta y que te escuchan", dice.

Por ellos, por personas tan valientes como Ángel, los voluntarios de ASDEM saldrán este jueves, 7 de junio, con sus huchas a las calles de Salamanca. Para que, en el futuro, la sociedad pueda saber más de una enfermedad tan caprichosa como la esclerosis múltiple, que afecta a las personas cuando acaban de empezar sus proyectos vitales.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído