La antigüedad del parque móvil genera riesgo medioambiental en Salamanca

El 40,3% de los coches que conforman el parque actual de turismos y todoterrenos de Salamanca no tiene distintivo medioambiental, lo que quiere decir que engloba principalmente a los vehículos más antiguos (modelos de gasolina anteriores a enero del año 2000 y diésel anteriores al año 2006). Se trata de 70.297 vehículos

 2724955
2724955

Estos datos, recopilados por la Dirección General de Tráfico y recogidos por la patronal de los concesionarios, Faconauto, ponen de manifiesto el "grave problema" que sufre la automoción en Salamanca debido a la antigüedad de su parque, poniendo el foco sobre su impacto medioambiental. De hecho, desde Faconauto informan que los vehículos sin etiqueta son responsables del 70% de las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOX), es decir, de gases contaminantes y partículas en los núcleos urbanos más poblados.

Según los datos de la DGT recogidos por Faconauto, otro 35,2% del parque automovilístico de Salamanca tiene la etiqueta B, que corresponde también a vehículos más viejos, ya que esta pegatina se coloca en los turismos de gasolina matriculados a partir de enero de 2000 y de enero de 2006 para los diésel. La etiqueta B está colocada en 61.394 turismos en Salamanca.

Por su parte, la etiqueta C agrupa al 17,5% del total, un total de 30.458 coches en Salamanca. Aquí se encuentran los turismos de gasolina matriculados a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014.

Coches 2


Finalmente, los vehículos con etiqueta CERO (eléctricos, principalmente) no llegan a representar el 0,01% del total de coches de Salamanca, ya que sólo hay 42. En cuanto a los de etiqueta ECO (híbridos) alcanzan 1.027 (0,6%).

La patronal ha recordado que la mejor opción para avanzar hacia una movilidad más sostenible y abordar de manera urgente el cumplimiento de los objetivos europeos sobre cambio climático y calidad del aire, es apostar por la renovación del parque, es decir por achatarrar los vehículos sin etiqueta para sustituirlos por otros que sí dispongan de etiqueta, particularmente si ésta es CERO y ECO, o C para las rentas medias y bajas.

“La mejor manera de avanzar hacia una movilidad descarbonizada y sostenible es matricular un vehículo nuevo, independientemente de la etiqueta que tenga. En la actualidad disponemos de tecnologías maduras que nos permiten reducir de manera sustancial las emisiones, como son los vehículos gasolina y diésel de última generación, o las alternativas de gas (GNC, GLP). Éstas tienen todavía que jugar un papel fundamental para avanzar en este periodo de transición que estamos viviendo y en el que son la única oferta medioambientalmente sostenible para todos los bolsillos. Al mismo tiempo, hay que propiciar la llegada de modelos eléctricos e híbridos", indica Marta Blázquez, vicepresidenta ejecutiva de Faconauto. 

"Lo que no podemos permitirnos, desde un punto de vista medioambiental y de seguridad vial, es que todavía haya en circulación tantos vehículos sin etiqueta. Ante la falta de Gobierno, son las comunidades autónomas las que pueden dar respuesta a esta urgencia, como ya han hecho el País Vasco o Galicia”, comenta Blázquez.

 Un parque móvil muy envejecido con el que no ha podido el Plan PIVE

Según los datos facilitados por la DGT, los sucesivos planes PIVE no han alentado a la compra de vehículos en Salamanca y a que, por lo tanto, se renovara el parque móvil. Así, el 65% de los vehículos matriculados en la provincia tenía más de diez años a comienzos de 2019 y el 82% más de siete. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído