Con motivo del vigésimo aniversario de la designación de Salamanca como Ciudad Patrimonio de la Humanidad, el Ayuntamiento de Salamanca llevaba a cabo en 2008 una iniciativa con la que pretendía recordar ese acontecimiento y acercar a los salmantinos a sus lugares más emblemáticos.

De esta forma, nacía ‘Apadrina un monumento’. La idea consistía en que, gratuitamente, cualquier charro podía elegir uno de los diez espacios monumentales propuestos consistorialmente para apadrinarlo y, además de ostentar el estatus honorífico de padrino, participar en los actos realizados en él.

Estos rincones eran la Plaza Mayor, la Casa de las Conchas, la Universidad de Salamanca, La Clerecía, La Salina, la Catedral Vieja, la Catedral Nueva, la iglesia de la Purísima, la iglesia de San Esteban y la iglesia de San Marcos.

“Esta actividad ayudará a que los charros conozcan más los monumentos que legaron sus antepasados y aprendan a disfrutarlos como si fueran suyos”, revelaba entonces Julián Lanzarote, alcalde de la ciudad en aquel momento.

Quienes decidían apadrinar un monumento recibían a cambio una tarjeta que les acreditaba como padrinos de la instalación elegida. De hecho, todavía lo son, pues nunca se ha dado por finalizado este plan.

Sin embargo, sin fecha determinada, se dejaban de organizar actividades vinculadas a él. Entonces, ¿permanece en marcha? SALAMANCA24HORAS se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento de Salamanca para averiguarlo, pero nadie ha podido determinar si es así ni qué ha ocurrido con este proyecto que, sin pretenderlo, ha desaparecido con en el paso del tiempo, precisamente ese elemento al que, a través de diversas edificaciones, pretendía rendir tributo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído