Baja la estancia media de las pernoctaciones en Salamanca

Pese a que crece el número de estancias hoteleras, los días que los turistas pasaban en estas se ha reducido. Los meses de julio y agosto tienen una ligera subida, un poco más pronunciada en abril y mayo

5 Comentarios

 1222601
1222601

La estancia media de las pernoctaciones en Salamanca ha disminuido en los primeros 11 de meses de este 2017 respecto al mismo período del año pasado. De los 1,89 días que duraba una estancia media de un turista en la provincia de Salamanca durante el pasado 2016, esta cifra se ha visto reducida considerablemente a 1,71 días.

Pese a que creció la ocupación hotelera con diferencia al año pasado y ya va camino de un nuevo récord histórico, los días que pasaron los turistas en establecimientos hoteleros en la provincia se redujeron ligeramente, lo que refleja que cada vez se pasa menos tiempo en Salamanca.

Uno de los meses donde más se nota esa disminución se recoge en marzo, cuando se pasó de 1,82 días de media a 1,74 días de estancia en las ocupaciones hoteleras. Sin embargo, esta reducción tiene una explicación, y es que la Semana Santa de 2016 coincidió en este mes (del 20 al 27 de marzo), mientras que en el presente año las fechas de la festividad religiosa tuvieron lugar del 9 al 16 de abril, que precisamente sube respecto al pasado año, de 1,74 a 1,78 días de media.

El mes que más ha subido respecto al pasado año fue mayo, que los viajeros pernoctasen una media de 1,75 días respecto a los 1,70 días que ocuparon las estancias hoteleras en 2016. Esta subida se puede explicar gracias a las grandes condiciones meteorológicas (segundo mes de mayo más cálido en los últimos 50 años y con muy pocas precipitaciones) y que, al todavía no ser consideradas fechas de temporada alta, los precios de las estancias son más reducidos.

De igual manera, el puente que gozaron los ciudadanos madrileños a principios de mes, cuando enlazaron dos días festivos (Día del Trabajo y Día de la Comunidad de Madrid), o el que disfrutaron a mediados gracias a la festividad de San Isidro, que cayó en lunes, también son otras de las causas de este aumento.

Crece ligeramente la estancia media en los meses de verano

Otros dos meses donde la estancia media hotelera no sólo no se redujo sino que aumentó fueron julio y agosto. En ambos se registró un pequeño incremento respecto al 2016 (de 1,58 a 1,61 días de media en julio y de 1,63 a 1,64 días de media en agosto).

La preferencia por el turismo interior de muchos viajeros, especialmente de los provenientes de fuera del territorio nacional, es el culpable de este incremento, ya que fueron los viajeros foráneos los que aumentaron tanto en volumen como en pernoctaciones.

En contra posición se sitúan los viajeros españoles, cuyo número descendió, especialmente en julio, cuando se pasó de más de 71.500 turistas a poco más de 66.000, es decir, un total de casi 5.500 menos. Este descenso se vio frenado en agosto, cuando los excursionistas crecieron en cerca de 600.

Gran descenso en los meses de septiembre y octubre

Sin embargo, la tónica general es de descenso de la estancia media en la provincia. Esta reducción se nota más en los meses de septiembre y octubre, pese a que en ambos meses crecieron tanto los viajeros como las pernoctaciones realizadas en Salamanca.

Así, esto supuso que muchos de esos viajeros visitasen la región charra durante tan sólo un día y, que aquellos que decidiesen hacer estancia en algún establecimiento salmantino, lo hiciesen durante tan sólo una noche. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído