Cal, yeso, talco, antiparásitos para animales… aumenta la adulteración de las drogas más consumidas

Los análisis realizados a las sustancias estupefacientes incautados en la provincia de Salamanca han detectado que la pureza es mínima cuando llega al consumidor después de haberse cortado la droga con productos insospechados. Incluso en el hachís se han encontrado restos de ceniza o desechos animales
 

 Cal, yeso, talco, antiparásitos para animales… aumenta la adulteración de las drogas más consumidas
Cal, yeso, talco, antiparásitos para animales… aumenta la adulteración de las drogas más consumidas

Los últimos estudios realizados por diversas instituciones y fundaciones detectan una mayor tolerancia de los jóvenes hacia las drogas, en el sentido de que se asocia su consumo con la diversión y desciende la sensación de peligro, de las consecuencias negativas que conllevan las sustancias estupefacientes. Los servicios de urgencias detectan cada semana algún caso de policonsumo que deriva en otras consecuencias. Y es que, detrás de la muerte a dosis, también se esconden otros riesgos para el organismo, pues aumenta la adulteración de las drogas más consumidas.

Así se puede percibir claramente en el resultado de los análisis que se realiza a la droga incautada por Guardia Civil y Policía Nacional en la provincia de Salamanca. Cal, yeso, talco… incluso antiparásitos para animales, ceniza o desechos animales llegan al organismo de los jóvenes charros a través de la cocaína, heroína, anfetaminas o hachís que ingieren, esnifan o fuman durante los fines de semana.

La cocaína es la droga que más se adultera y su pureza media cuando llega al consumidor es del 20%. La droga pasa, en las propias plantaciones, por un proceso mínimo de manipulación que convierte la hoja de coca en pasta y la pasta en base de cocaína.

Esta base de cocaína o ‘basuko’ no se suele vender a cualquiera, solo la adquieren los grandes traficantes. Una vez que cantidades del orden kilos de cocaína llega a los grandes distribuidores empieza la división, adulteración y venta. Generalmente cuando se compra por kilos y se vende por kilos, según los análisis, se usan anfetaminas para el corte y su pureza puede llegar hasta un 80 %.

Cuando pasa a otras manos y se corta para venderla por gramos en la calle, su pureza puede rebajarse a un 5 %. Se ha detectado en la cocaína incautada en la calle sustancias como talco, anestésicos como la benzocaína, lidocaína y procaína, ciclofalina (medicamento usado para estimular la actividad cerebral), carbonato de manganeso, fenacetina (utilizado como analgésico que fue retirado del mercado español), paracetamol, cafeína, efedrina, dextrosa y hasta sosa cáustica o estricnina (usados como matarratas), e incluso el levamisol (un medicamento utilizado en veterinaria como antiparasitario).

Por su parte, para el corte de la heroína se usa la estricnina o matarratas. Esta sustancia se adultera también con quinina, lactosa, azúcar, bórax, tiza (que afecta la vista) y fármacos depresores como los barbitúricos, benzodiacepinas o sedantes, o pentazocina más antihistamínicos, piracetán o griseofulvina.

En el caso de las anfetaminas, se cortan generalmente con efedrina, el talco, la cafeína o hasta el yeso. Las drogas de síntesis como el éxtasis o MDMA, se adulteran con talco, resina de cannabis, aspirina molida, benzodiacepinas y otros medicamentos.

Finalmente, el hachís se adultera en ocasiones con goma arábiga, leche condensada, henna, clara de huevo, ceniza, desechos animales, diesel, cera, aceites, etcétera.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído