El caluroso verano incrementa los riesgos de contaminación por ozono y sus consecuencias

Según Ecologistas en Acción, Salamanca lleva setenta días con mala calidad del aire en función de los criterios recomendados por la Organización Mundial de la Salud, y no descartan que sea necesario aplicar restricciones al tráfico como en otras capitales como Madrid o Valladolid

 El caluroso verano incrementa los riesgos de contaminación por ozono y sus consecuencias
El caluroso verano incrementa los riesgos de contaminación por ozono y sus consecuencias

Las altas temperaturas que se han experimentado durante esta primavera y al inicio del verano representan un factor de riesgo que puede resultar determinante para que se desencadenen niveles perjudiciales de ozono troposférico, el conocido como 'ozono malo', y la ciudad de Salamanca está en una situación preocupante en este sentido. Así lo confirma el portavoz de Ecologistas en Acción en la capital del Tormes, Miguel Ángel Ceballos, quien alerta de los peligros de una sobreexposición. 

“Este año en general en España, en Castilla y León y también en Salamanca, los niveles de ozono están más elevados que el año anterior. Esto es consecuencia de haber tenido una primavera muy calurosa, desde el mes de abril que ya hubo las primeras olas de calor, después también en mayo, los meses de junio y julio, con la última ola que ha disparado la concentración de los niveles de ozono”, relata a SALAMANCA24HORAS Ceballos.

La capital mide sus niveles desde una estación ubicada en La Aldehuela, algo que puede resultar engañoso, a juicio de Miguel Ángel Ceballos, por no encontrarse en el núcleo urbano estricto, donde más emisiones se producen. Además existe otra estación en El Maíllo que, según revela, también está dando niveles por encima de lo aconsejable. “Esto está afectando a todo el sur de la provincia porque es donde hay mayor radiación solar y porque también entra aire contaminado de nuestro vecino Portugal”, valora.

Cabe destacar que el ozono troposférico se mide desde dos puntos de vista. Uno viene determinado por la Legislación vigente y el otro es dado por la Organización Mundial de la Salud. La normativa no permite superar los 120 microgramos por metro cúbico de ozono troposférico en ocho horas consecutivas durante más de 25 días al año. Sin embargo, la OMS lo que dice que con 100 microgramos por metro cúbico ya hay daños sobre la salud. “Nosotros cuando analizamos no solo tenemos en cuenta la legislación, sino también lo que dice la OMS y, según su baremo, Salamanca ya lleva 70 días con mala calidad del aire este año. La situación es preocupante”, determina.

Debido a los condicionantes que provocan niveles inadecuados de 'ozono malo' en la atmósfera, Ecologistas en Acción prevé que la situación puede agravarse. “Tiene mucho que ver con el cambio climático, que provoca cada vez más olas de calor, y estamos observando que con este contaminante la tendencia del calentamiento del clima nos aboca a incrementos progresivos”, argumenta Miguel Ángel Ceballos.

Restricciones al tráfico en Salamanca

Por ello considera importante que la población actúe para evitar, al menos, las consecuencias de sus actos a corto plazo, ya que en el cambio climático se debe actuar a largo plazo, básicamente en su opinión de debe evitar que se emitan a la atmósfera contaminantes que provocan ozono troposférico, básicamente las emisiones de los coches.

En este sentido, el portavoz de Ecologistas en Acción consideraría apropiado que en Salamanca se tomaran medidas como que ha asumido en varias ocasiones en Ayuntamiento de Madrid o más recientemente el de Valladolid. “Nosotros entendemos que Salamanca, León y Burgos deberían tomar medidas de restricción del tráfico en situaciones de temperaturas elevadas prolongadas. Deberían tener estos planes de emergencia al menos las otras tres grandes ciudades de Castilla y León porque tiene un nivel de tráfico bastante elevado”, sostiene. 

Una medida que en Madrid levantó ampollas en algunos sectores, especialmente en aquellos profesionales que desarrollan su tarea en el centro, por los inconvenientes de movilidad que ocasionan este tipo de medidas. Sin embargo, Miguel Ángel Ceballos considera que la experiencia en la capital castellana y leonesa no ha sido en absoluto problemática. 

En Valladolid solo la oposición y el sector económico de los comerciantes del centro han planteado protestas por las medidas. En el caso de los últimos, no por la medida en sí sino porque se han aplicado medidas solo en el centro y no en la zona de los centros comerciales, por lo que la gente se desplazó hasta ellos para efectuar sus compras, incurriendo en un agravio y no reduciendo las emisiones. 

“La verdad es que el conjunto de los ciudadanos lo ha entendido perfectamente porque la salud tiene que primar sobre otros intereses. Son medidas de emergencia y no causan grandes problemas. Cuando se aplican medidas como estas está permitido el uso del transporte público y la circulación para carga y descarga. La ciudad no se paraliza, la gente puede seguir haciendo su vida”, concluye.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído