El calzado infantil minimalista aumenta la inestabilidad y las caídas en los primeros pasos del bebé

El estudio que evidencia esta afirmación se ha realizado con una muestra de edades comprendidas entre los 14 y 25 meses, con bebés que llevaban al menos de 1 a 3 meses caminando de forma independiente y estable

EP

0 Comentarios

Niña dando sus primeros pasos. Foto EP
Niña dando sus primeros pasos. Foto EP

Un estudio que compara los efectos de los distintos tipos de calzado infantil (convencional, Biogateo y minimalista) sobre la forma de caminar, llega a la conclusión de que todos los calzados alteran el patrón de marcha descalzo, pero el calzado tipo minimalista no solo confiere mayor inestabilidad al niño que el calzado convencional o el Biogateo, sino que incluso pude provocar un aumento en el número de tropiezos y caídas.

Desarrollado por el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), el estudio desmonta con evidencia científica los mitos y creencias erróneas que circulan desde hace tiempo sobre los efectos en el desarrollo infantil del calzado minimalista, una moda cada vez más extendida en España y otros países. El estudio aprecia 0% de caídas con calzado convencional, con Biogateo y con la marcha descalzo, frente a un 7,5% con calzado del tipo minimalista. Además, el estudio no ha encontrado evidencias que sustenten las afirmaciones y creencias pseudocientíficas que vinculan el aporte de estabilidad del calzado convencional o del calzado Biogateo a un efecto perjudicial para la salud futura de los pies.

"El calzado más adecuado para esta etapa es aquel que, además de proteger al niño del frío y del entorno cuando no es seguro, tiene una estructura funcional mínima adecuada para permitir la movilidad del pie sin reducir el control de la marcha", concluye el trabajo del IBV. El estudio se ha realizado con una muestra de edades comprendidas entre los 14 y 25 meses, con bebés que llevaban al menos de 1 a 3 meses caminando de forma independiente y estable. Se usaron tallas entre la 19 y la 22 o equivalentes.

Se realizó un estudio biomecánico, consistente en un análisis cinemático y dinámico de la marcha, de tres tipos de calzado: minimalista, sin contrafuerte o estabilizador externo y suela de espesor en el antepié en torno a 1 cm; convencional, con contrafuerte rígido, suela poco flexible y de espesor en el antepié mayor a 1cm; y Biogateo, sin contrafuerte, con estabilizador externo flexible y suela de espesor en el antepié menor de 1 cm.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído