Esta semana entramos en el apasionante mundo de las casas encantadas, también catalogadas como malditas por muchos de quienes manejan este tipo de terminología, bien porque trabaja con ella, o como veremos a continuación, la vive, sufre y padece. En España hay pocos reporteros con el bagaje en esta vertiente de la información, como el conocido investigador Fran Contreras. Hace un tiempo, compartimos una amplia charla para mi programa de radio Angulo 13, que me gustaría compartir unos años después con los lectores de esta serie dominical.

Eres un referente en la escuela de reporteros de este país, por el trabajo amplio que has hecho durante tantos años.

-Muchas gracias Juanca. El reporterismo de esto que llamamos periodismo del misterio, en el que tú te incluyes, tiene un punto de inflexión en 1995 cuando surge una revista que se llama Enigmas, que la funda y la dirige Jiménez del Oso, y cuenta para ella con tres pipiolos que iban en pantalones cortos, y que querían ser de mayores como J.J. Benítez, o como Jiménez del Oso, que son Íker Jiménez, Lorenzo Fernández y Fran Contreras. A partir de ahí, se vive una época fascinante e irrepetible. Llegamos a ser 80 personas. Gente que vivía el misterio de una forma diferente. Diferente es acudir al lugar de los hechos, vivir la noticia como si fuera lo último que ibas a hacer, emocionarte, ilusionarte, ponerle pasión a cada dato, a cada entrevista, y vivir el misterio, yendo al lugar de los hechos, entrevistando a testigos, consiguiendo documentos, hay una generación entera. Pero yo no quiero ser referente, pero somos muchos, muchos que pasados tantos años seguimos, lo importante es compartir misterio, un placer estar ahora contigo como si estuviésemos tomando un café.

Queremos Fran, entrar contigo a una casa encantada para descubrir otra forma de ver estos fenómenos, que a veces difundimos en los medios de de forma demasiado light o creando espectáculo.

- Todos tendríamos que entonar el mea culpa, porque hay muchas perspectivas para analizarlas, y los medios de comunicación, y sobre todo en la televisión que es un espectáculo, hay que venderlo de ese modo. Lo ideal es juntar, lo riguroso, la investigación, si se puede llamar investigación, lo que hacemos en una casa encantada, porque yo creo que son experimentaciones más que investigaciones, que nos dan estadísticas, y sobre todo informar. Lo que sí que hay que hacer en una sociedad materialista, que los conceptos son totalmente diferentes a lo que habría por ejemplo en oriente, en el que hay personas que viven experiencias que se escapan a la lógica y a la razón, que son inclasificables, que son impredecibles, que primero siembran el temor, para después sembrar el terror, llegar al pánico, que van a dejar la armonía y la normalidad de familias por los suelos…hay que informar de eso, decirle a la sociedad que la realidad es más amplia de lo que parece.

¿Qué diferencia habría, si es que la hay, entre una casa encantada y una casa maldita? ¿Qué ingredientes hacen que una casa esté encantada?

- No hay diferencia entre casa encantada y casa maldita. La diferencia está en el término. Vende más lo de casa maldita. La casa encantada, a diferencia del poltergeist, de la psicoquinesis espontánea recurrente, es un edificio marcado por un hecho luctuoso, un homicidio, una violación, donde durante años se ha vivido el dolor, el odio… donde según uno de los padres de la investigación espiritualista, que era Frederic Myers, a principios de los años 20, con el boom de las Hermanas Fox y el espiritismo de Alan Kardec, impulsó la teoría de que en esos lugares, la mala energía, el dolor, se quedaba absorbido por la casa, y diferentes personas con una sensibilidad especial, estaban condenadas, o ese lugar estaba condenado, a que se repitiera una y otra vez… Es una especie de memoria dinámica… Ahí podríamos entrar a ver la terminología, diferenciar entre espectro y fantasma. Normalmente las casas encantadas lo que muestran son espectros, lo que se ve o aparece no interactúa con el testigo. No hay una comunicación. El testigo ve una película, un bucle.

¿Qué es lo que convierte a una casa en encantada?

- Pues que a lo largo de mucho tiempo, diferentes personas en diferentes épocas, que nada tienen que ver entre sí, incluso si es en el mismo tiempo, ven fenómenos parejos o parecidos. Por ejemplo, en España, Museo Reina Sofía… En España estamos en el top ten de países con casas encantadas, a nivel de Inglaterra, o incluso podríamos superarles. España es un país de “enduendados”, de gnomos y de hadas… sobre todo a finales del siglo XVIII, cuando nace el espiritismo y llega a España, aparece el mundo de los fantasmas y espectros, como tal. Es un país que tiene multitud de casas encantadas, como decía antes, Museo Reina Sofía, antigua Diputación de Granada, Facultad de Bellas Artes en Sevilla, Facultad de Derecho en Córdoba, Casa del Obispo en Cádiz, la antigua Maternidad, hoy Consejería de Bienestar Social en Valencia, Palacio Lercaro en Tenerife, junto a el Palau de la Generalitat en Valencia, también antigua Sede del Santo Oficio, la lista es interminable.

¿Hay alguno que para ti reúna todo, que sea el icono de casa encantada?

- El Reina Sofía, sin lugar a dudas. Y la Casa del Obispo, en cuanto a casa encantada. En cuanto a expedientes relacionados con poltergeist, habría otros casos. Yo la primera vez que me acerqué al Reina Sofía, allá por el año 1996, empecé a hablar con algunos vigilante de seguridad, en conexión con algún otro caso que había tenido lugar en 1990, el Palacio Linares, actual Casa de América, y desde entonces he podido hacer reportajes para Milenio 3, para Cuarto Milenio, para Antena 3, para Telecinco, y siempre es un lugar que me ha sobrecogido, quizá porque Madrid es mi ciudad, porque el Reina Sofía tiene una historia fascinante de leyenda, allí estuvo el primer cementerio de Madrid, luego fue el primer hospital general que hubo en Madrid, el Hospital San Carlos, un edificio oscuro, casi de frialdad victoriana, construido por Carlos III y llevado a cabo por el arquitecto Sabatini y de Hermosilla, en un lugar que cuando uno entra y sabe los entresijos de su historia, se estremece ya de por sí, porque en los sótanos tenían un pabellón psiquiátrico, para enfermos mentales, porque las antiguas monjas eran enterradas allí. Es un lugar que sobrecoge más aún cuando yo pude realizar entrevistas para Milenio 3, como la que le hice a Raquel Arrogante, los habíamos publicado ya en la revista Enigmas y en el libro Casas Encantadas, y los llevé a Milenio 3, igual que a Cuarto Milenio, y había vigilantes de baja, como Raquel Arrogante, y habían llegado a denunciar a la propia institución. Tanto es así que los primeros años de Cuarto Milenio en la tele con Íker, no nos dejaron nunca entrar. Ahora creo que sí que han entrado, han cambiado el gabinete de prensa…

… Y la divulgación del misterio ha cogido otro escalón, ¿o no?

-No lo sé, yo creo que en cuanto a divulgación del misterio, seguimos del mismo modo… La divulgación, la gente de mi entorno dice que está todo inventado, y yo no creo que sea así. Yo creo que depende mucho de la persona que divulga… Cuando haces las cosas de verdad, honestamente, sin ningún tipo de ego, sin ningún tipo de fin lucrativo o popularista, cuando haces las cosas porque las sientes igual que un niño que recibe un juguete en Reyes, y la abre con esa ilusión, con esa mirada limpia, con esa mirada que pregunta y se pregunta por todo… la divulgación cambia. Está claro que la divulgación cambia en los años 70 en la tele, en la radio, en las revistas, pero nada tiene que ver con lo que hay ahora, somos más escépticos, que no incrédulos, dudamos más, trabajamos más las historias, hemos pasado una racha en los medios de comunicación difícil, porque se jactaban en la tele y en la radio de los que veían OVNIs, de los que veían fantasmas, y ahora cuesta más convencer a un testigo para que hable ante una cámara o micrófono, pero bueno…

Hemos evolucionado porque somos más cultos esotéricamente, fenomenológicamente hablando dentro del misterio. Técnicamente también hemos evolucionado porque tenemos más medios para recrear en televisión una situación insólita y estremecer al espectador o para crear un teatro de emociones en la radio, el que lo quiera crear y sugestionar o generar una montaña rusa de emociones también. La divulgación en diferentes aspectos está bien, ahora la investigación no. Mira yo creo que hay un mal provocado durante los últimos diez años, debido a los medios de comunicación especializados. Antaño había grupos de investigación que eran multidisciplinares, compuestos por físicos, químicos, arquitectos, por una serie de personas especializadas en diferentes ramas, que iban a un lugar supuestamente encantado, e intentaban buscar una solución a los fenómenos que allí se producían. No buscaban fantasmas, ni psicofonías, ni fotografías insólitas, no, buscaban una explicación. Lo curioso, y lo apasionante de esto, es que esos grupos donde había físicos, ingenieros, arquitectos, se encontraban con casas donde los fenómenos no tenían explicación.

Ahora no, ahora lo que tenemos a la hora de investigar es un grupo de gente que va a una casa abandonada para pasar miedo, escuchar psicofonías (que son fenómenos concomitantes, que muchas veces no tienen nada que ver con esto), pasar frío, a conseguir fotos extrañas, o por qué no decirlo, a ser el reportero más dicharachero del barrio entrando en lugares donde en ocasiones te puedes jugar la vida, no porque veas algo del más allá, sino porque puedas tener un accidente, como ya ha ocurrido, en lugares como Cortijo Jurado en Málaga, donde hay un chico, Ángel, que está paralítico. Sería un poco ácida esa visión, si te soy franco.

CasasEncantadas 001

Es cierto, se estila eso de intentar colocar un reportaje con la primera foto que se hace.

-… o con el primer sonido extraño que consigues en una grabadora, sin ni siquiera filtrarlo. Es más, el late motiv de muchos de estos grupos de investigación, y lo digo desde el cariño… es ir a una casa para sacar una psicofonía o una foto extraña. Eso no es investigación, podría ser experimentación en todo caso, pero ni eso, porque van un día y ya no vuelven.

¿Es necesario que haya muerto alguien o que haya habido dolor en un inmueble para que se convierta en casa encantada?

- Si es una casa encantada sí, si no estaríamos hablando de un poltergeist. Es decir, la diferencia entre un poltergeist y una casa encantada, lo dicen los padres de la parapsicología, Germán de Argumosa, el jesuita Padre Pilón, o Sinesio Darnell, que han investigado durante los últimos veinte años, o en el último siglo, es que el poltergeist es breve en el tiempo, muy agresivo, y siempre asociado a un adolescente. Estaríamos hablando que entraría en juego, eso que Joseph Banks Rhien, científico de la Universidad de Duke en Dirham, en 1969 avaló por el método estadístico como PSI, que dividió en PSI gamma y PSI kappa. PSI gamma serían fenómenos relacionados con la telepatía, la precognición, la clarividencia, y PSI kappa, fenómenos que afectarían a materia, es decir, psicoquinesis espontánea recurrente, que siempre surgen en un momento de transformación nerviosa, emocional e incluso física, por ejemplo la pubertad o la menopausia. Y que provocaría que personas en un momento determinado ante una situación de tensión, generaran fenómenos pues que van desde el movimiento de objetos como por manos invisibles, hasta el encendido y apagado de luces, descensos drásticos de temperatura, … Sí es verdad que este tipo de personas que pueden provocar un poltergeist, son las que muchas veces son testigos de esos fenómenos invisibles para el resto de los mortales en los lugares encantados.

¿El misterio, se disfruta o se padece?

- Se disfruta y se padece. Se disfruta en mi caso porque es una pasión. Yo soy un privilegiado porque cuando era pequeñito, quería ser como un hombre con barba que aparecía en la tele haciendo una serie que se llamaba Más Allá, y un hombre en la radio que me contaba historias del Castillo de Santiuste, es decir, Fernando y Alés. Luego me dio por ser Benítez, buscando los OVNIs en cualquier carretera, y esperando que aparecieran, luego tuve la suerte de poder conocerlos, y poder trabajar para ellos, y seguir mi rumbo… Y se padece, porque muchas veces te enfrentas a situaciones muy tensas, yo no sé los demás, pero me acuerdo de Belchite, me acuerdo de Vallecas, y uno lo pasa mal. Porque se encuentra historias que sobrecogen, porque tienes que vencer a los fantasmas de tu propia mente, porque te encuentras situaciones muy injustas, de la misma sociedad, yo me acuerdo, que el hijo de Concepción Gutiérrez Lázaro, Caso Vallecas, año 1992, es cuando hay la primera intervención, el 14 de noviembre, por parte del Inspector José Pedro Negri, bueno pues años más tarde, por hacer un reportaje para Cuarto Milenio, que estuvimos ahí en directo, donde se consiguió la primera psicofonía, bueno pues el hijo al día siguiente del primer programa le gritaban y le pegaban en el colegio, “…al de los fantasmas, al de los fantasmas…”. Pues a uno le queda un cierto resquemor de injusticia. Por eso se padece.

Fran, hay ahora una tendencia, o tengo yo esa sensación, que es la de acudir a sitios como estos, acompañados de sensitivos o sensitivas. ¿Tú compartes esa herramienta de trabajo?

- Es una herramienta de trabajo más, yo no tengo nada en contra de ella, todo lo que sea sumar. Creo que lo primero que hay que hacer es ser racional y buscar una causa racional o científica a todo lo que está ocurriendo. Si dentro de esa investigación, está una parte sensitiva, bueno, pues puede aportar algo. De hecho en algunos casos, han aportado algo. Yo recuerdo el Caso Plaza y Janés, con Celeste Torres, para mí una de las mejores sensitivas que hay en España, en Málaga, Celeste entró en contacto con un supuesto ser fantasmal que se llamaba Míguel Domínguez y que al cabo de los años se pudo descubrir que era una antiguo trabajador que se había suicidado, y que el mismo día que lo ve Celeste Torres, después de tres días de auténtico terror en las oficinas de Plaza y Janés, se exhuma su cuerpo, en Parcemasa, y esos casos son los que te invitan a pensar en una trascendencia. Sí es verdad que no estoy de acuerdo con esos grupos que dan por hecho que estamos rodeados de muertitos y fantasmitas. Debemos de creer en todo pero no aceptar casi todo. Hay que tener todas las herramientas disponibles para investigar, y la sensitiva es una más.

¿Y la ouija?

- Peligrosa, muy peligrosa. Yo hace muchos años que no la practico, en las investigaciones a las que he ido, jamás la he practicado, me parece un cuchillo muy peligroso. Mira, Fernando Jiménez del Oso era un apasionado, él era psiquiatra, decía que había practicado más de 2.500 sesiones de espiritismo y tablero ouija, y que algo se escondía detrás de ese juego maldito. Yo he visto como perdía la vida Estefanía Gutiérrez Lázaro en el Caso Vallecas, lo he vivido con su familia años más tarde. He visto como multitud de personas se acercaban como un juego un fin de semana y acababan perdiendo la cabeza, enganchados a ese juego maldito que les susurraba cosas. Recuerdo un caso en Fuenlabrada de tres adolescentes, que acababan apuñalando a su madre, y fue investigado por el Grupo Quinto de Homicidios. Extremadamente peligrosa, y de la que se habla con una facilidad en todos los medios de comunicación, incluso algunos de mis compañeros hablan con una facilidad, y a mí me causa temor, porque nosotros tenemos una responsabilidad para con la gente que nos ve o que nos escucha, o lee. Y el hecho de hablar de la ouija hay que hacerlo con mucho tacto y precaución. Porque la persona que te está escuchando al día siguiente le puede dar por practicar ese mal llamado juego, y quién sabe lo que puede desencadenar, ya sean los fantasmas de su mente entrando en un desequilibrio mental u otra cosa.

Ha sido un placer hablar contigo Fran. Esperamos que esta ocasión se repita.

-Gracias a ti. Encantado de volver a charlar contigo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído