Casi 7 de cada 10 estudiantes tienen problemas con sus estudios online por el COVID-19

En los últimos 10 años la tecnología ha brillado por su ausencia en la gran mayoría de centros educativos

4 Comentarios

Un estudiante toma notas en un folio
Un estudiante toma notas en un folio

Este domingo, 24 de enero, se celebra el Día Mundial de la Educación, un día en el que se pone encima de la mesa todos los problemas y la necesidad de que todos los niños puedan acceder a una educación básica y necesaria.

Si hacemos un repaso del último año, en España, lo más importante en materia de educación ha sido la poca adaptación que el sistema educativo ha tenido en los últimos 10 años, en los cuales la tecnología ha brillado por su ausencia en la gran mayoría de centros educativos. Una cuestión que es cada vez más necesaria dado el grado de evolución en enseñanza, búsqueda de información y forma de vida de la sociedad.

Esto se ha traducido en un caos educativo con la llegada de la pandemia por COVID-19, en dónde se ha tenido que dar un paso de gigante para poder trasladar las clases de las aulas a los hogares. ¿Y cuál es el problema? Una gran parte de los alumnos, no pueden disponer de todos los materiales tecnológicos necesarios para poder tener continuidad en sus estudios, y puede venir por diversas causas. De hecho, según un estudio de Red17, siete de cada diez estudiantes tienen problemas con los estudios online. Estos son los problemas principales:

  • Familia disfuncional: vivir en un hogar en el que no se tiene ni siquiera un espacio personal en el que poder estudiar, o en el que se suceden diversas situaciones familiares que ponen en apuros al estudiante.
     
  • Falta de ordenador: es la herramienta básica en caso de que se necesite acudir a clases virtuales y para la realización de algunas tareas así como las entregas de estas. Más de un 50% de las familias españolas con hijos estudiantes, han tenido que invertir en un nuevo equipo informático, y un 20% no ha podido acceder a adquirir estos medios por la situación económica familiar. El 30% restante ya contaba con los medios suficientes para que toda la familia tuviera un dispositivo que les permitiera trabajar o estudiar.
     
  • Dificultad a la hora de continuar sus estudios: más de un 65% de los alumnos en estudios obligatorios que han seguido clases online (primaria y secundaria), han tenido problemas a la hora de realizar un seguimiento adecuado de los estudios. Ya sea por la dificultad del cambio de metodología al realizar las clases online, en la que hay una parte del aprendizaje mayor que anteriormente que se debe autogestionar el alumno, o por problemas técnicos como los mencionados anteriormente. Esto en algunos casos, ha terminado derivando en un empeoramiento de los resultados académicos, incluso en los alumnos de cursos finales como ESO o bachillerato, en un abandono del curso escolar e incluso un abandono total de los estudios.

Solo una de estas razones o la suma de varias de ellas, termina mermando la capacidad de los estudiantes a nivel psicológico, pues en las etapas finales antes de acceder a estudios superiores no obligatorios, la presión es alta y estas causas pueden ser condicionantes para terminar con resultados no deseados en las calificaciones o el mismo abandono o postergación de los estudios.

Para la mejora de esta situación se debe trabajar conjuntamente entre los encargados del sistema educativo y los que lo conforman, incluyendo a alumnos y profesores que han hecho su esfuerzo para adaptarse en toda la medida de lo posible a esta nueva etapa de la educación. Una inyección para la mejora de la calidad educativa empieza por ir a la par que los avances en tecnología y conocimiento cada vez más globales.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído