Cada día que pasa, los pediatras siguen recibiendo casos de problemas o trastornos defecatorios y urinarios infantiles en sus consultas, llegando a constituir hasta un 40% de las mismas. Según varios estudios y tal y como han afirmado varios expertos, alrededor de un 3% de niños y de un 5,8% de niñas de entre 10 y 14 años sufren episodios de incontinencia urinaria durante el día. Además, un 2% de los niños en esa misma franja de edad sufren enuresis nocturna, término que hace referencia a las pérdidas de orina durante la noche en la cama.

Tal y como publica el periódico ABC, debido al estilo de vida actual, gran parte de la población tiene malos hábitos miccionales y defecatorios. Desde los 2 o 3 años de edad, la gran mayoría de los niños y niñas adquieren el control de la micción y la defecación, pero, no obstante, a partir de los 4 años, pueden manifestarse alteraciones que dejan de considerarse normales y pueden convertirse en un grave problema psicoemocional y social si persisten durante la adolescencia.

Algunas de estas alteraciones pueden manifestarse con pérdidas de orina durante el día y la noche, el aumento de la frecuencia miccional, urgencia, estreñimiento, encopresis, dolor en la zona genital y otros trastornos funcionales.

Para solucionarlas, tal y como afirman muchos expertos, la clave estaría en la fisioterapia pelviperineal, un tratamiento que empieza con la educación al niño o niña y a la familia, con técnicas comportamentales como las alarmas miccionales, los diarios defecatorios o urinarios y la toma de consciencia del funcionamiento del sistema miccional y defecatorio.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído