​Llegan las cenas de empresa, concentradas en dos días “por la Constitución y la Navidad”

La gran mayoría de estos eventos se celebran este viernes, 14 de diciembre, y el sábado 15 de diciembre. Las reservas comenzaron a finales de octubre y el presupuesto medio oscila en torno a los 35 euros

11 Comentarios

 2021638
2021638

Diciembre no sólo significa la llegada del frío y de la Navidad, sino que también es el mes en el que se celebran las comidas y cenas de empresa para festejar en conjunto que se ha pasado otro año.

Un evento que los trabajadores aman y odian por igual, pero al que muchos terminan asistiendo, especialmente si es la empresa la que paga, ya que es la ocasión perfecta para disfrutar de una buena cena y pasar un rato agradable con los compañeros y, en bastantes ocasiones, amigos.

Una costumbre que desde el sector de la hostelería preguntado por SALAMANCA24HORAS señalan que se está recuperando estos últimos años, ya que durante los tiempos de la crisis muchas empresas decidieron suprimir como otra manera para ahorrar.

Al igual que ocurriera el año pasado, la gran mayoría de cenas de empresa se concentrarán en torno al 14 y 15 de diciembre. Un viernes y un sábado que acogerán casi todos estos eventos porque, por fechas, no se pueden realizar ni antes ni después, explican los hosteleros, ya que la semana anterior fue el puente de la Constitución y la siguiente muchos aprovecharán para viajar y comenzar sus vacaciones de navidad.

Javier Hernández, uno de los propietarios del Mesón Castellano, explica que cuando más empresas van a acoger serán viernes y sábado por la noche así como sábado al mediodía, si bien, como todos los años, “las empresas prefieren las cenas”, quedando las comidas para reuniones más pequeñas.

Algo que también ocurre en el Hotel Doña Brígida, como confirma Andrea Rodríguez, del departamento comercial. Ellos tienen este fin de semana “como el más fuerte”, aunque también celebrarán unas cuantas cenas (incluida la suya) la semana que viene, sobre todo el viernes.

En su caso, al igual que en el Hotel Tryp Montalvo, las cenas son más demandadas que las comidas. Silverio Vicente, director de este establecimiento, comenta que ya desde finales de noviembre se han ido celebrando algunos actos navideños, pero que el gran grueso tienen lugar viernes y sábado, y cree que desde mediados de noviembre “ha sido muy difícil encontrar espacio en algún lado para esos días”.

Las reservas comenzaron desde finales de octubre y principios de noviembre

Silverio Vicente cuenta que a ellos les comenzaron a reservar estas fechas a principios de noviembre o a finales de octubre, algo en lo que sus colegas de profesión coinciden, ya que la previsión es la mejor manera de encontrar sitio.

De hecho, el propietario del Mesón Castellano cree que si tuvieran más sitio para estos dos días, es muy probable que también lo hubiesen llenado, ya que a principios de diciembre todavía llamaba gente preguntando por la disponibilidad para el viernes y el sábado.

El presupuesto es algo en lo que también todos señalan un mismo precio: los 35 euros de media. Pese a que los establecimientos ofertan desde menús más baratos hasta algunos más caros, la gran mayoría de las empresas optan por uno de dicho coste y que suele gustar a la gran mayoría de comensales.

Además, la gran mayoría de cenas que albergan tanto el Tryp Montalvo como el Doña Brígida o el Mesón Castellano empiezan y continúan la fiesta allí mismo. El primero de los hoteles, según comenta el director, este viernes y sábado dispondrá de las cenas de dos grandes empresas, de cerca de 200 trabajadores cada una, que posteriormente se quedarán en una de sus salas con música y barra libre.

Algo similar ocurre en el Doña Brígida, donde habilitan una discoteca con DJ y barra libre que, eso sí, no va incluida en el precio de la cena. En el caso de que decidan contratarlo, el establecimiento sí que pone un bus de ida y vuelta para que no se tenga que conducir bajo los efectos del alcohol. Mientras, en el Mesón Castellano, no hay DJ sino música en directo gracias a una orquesta, que hace las delicias de todos los asistentes.

Porque, según la experiencia de las tres personas preguntadas, los grupos grandes prefieren las cenas que las comidas precisamente para luego extenderse sin miedo (excepto de los que trabajan al siguiente día por la mañana, matizan entre risas) y poder disfrutar de una gran velada que algunos deciden prolongar en otros sitios hasta altas horas de la madrugada. “Las grandes reuniones se celebran por la noche”, sentencian, no sin recordar que hay muchas comidas que se alargan hasta el momento en que tienen que irse para preparar el salón para el siguiente turno.

Además, como en la gran mayoría de las cenas y comidas de empresa, cuando estas están llegando a su fin suelen ocurrir anécdotas que los trabajadores difícilmente olvidan, ya sea por lo emotivo o por lo ridículo. Los tres empresarios preguntados coinciden en que “han visto de todo”, pero que la gran mayoría de lo sucedido no ha de contarse “porque no suelen ser cosas graciosas”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído