El Colegio de Enfermería da a conocer los últimos estudios sobre consumo moderado de cerveza


Los polifenoles de la cerveza podrían modificar la composición de la microbiota favoreciendo el crecimiento de bacterias beneficiosas para el organismo además de efectos protectores sobre los vasos sanguíneos y el corazón

 Cada ciudadano consume de media casi un barril de cerveza al año
Cada ciudadano consume de media casi un barril de cerveza al año

Alumnos y profesionales de la salud se han dado cita en la ‘Jornada de difusión de los resultados del V Simposio Internacional de la cerveza’, un encuentro divulgativo que recoge los últimos estudios sobre el consumo moderado de cerveza y sus posibles efectos en el organismo.

La jornada, celebrada en el Colegio Profesional de Enfermería este martes, 30 de octubre, ha contado con la presencia de Carmen Sánchez, presidenta del Colegio, y ha sido moderado por María José García Romo, vicepresidenta del Colegio.

Este evento tiene como objetivo compartir el conocimiento en torno a la cerveza desde un punto de vista científico, social y cultural, así como acercar a la comunidad científica de Castilla y León los últimos hallazgos científicos presentados en el V Simposio Internacional de la Cerveza, que se celebró en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en Madrid.

En dichos estudios se valora siempre un consumo moderado y dentro de una alimentación equilibrada y saludable, tal como se realiza en España, de acuerdo con los patrones de la Dieta Mediterránea (DM).

Enfermedades neurodegenerativas y microbiota, principales temas

Uno de los temas más novedosos presentados ha incidido en el potencial efecto positivo que los polifenoles presentes en la cerveza podrían tener en la microbiota intestinal. La Dra. Isabel Moreno Indias, científica del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga, ha explicado que “los polifenoles (antioxidantes naturales) contenidos en esta bebida fermentada podrían modificar la composición de la flora o microbiota intestinal favoreciendo el crecimiento de algunas bacterias beneficiosas e impidiendo la proliferación de otras perjudiciales”.

Los compuestos bioactivos contenidos en la cerveza, concretamente los polifenoles, podrían tener efectos protectores sobre los vasos sanguíneos y el corazón. Estas son otras de las conclusiones que han sido presentadas por la Dra. Gemma Vilahur, investigadora del Programa Cardiovascular ICC-Institut Recerca, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Barcelona, quien ha analizado los efectos de la ingesta moderada de cerveza en marcadores de daño cardíaco en modelos experimentales y función endotelial en humanos. Concretamente, ha señalado que “a nivel del corazón, estudios realizados sobre tejido cardíaco nos indican, en un modelo experimental de infarto de miocardio, que el consumo regular y moderado de cerveza tradicional podría favorecer el proceso de reparación tras sufrir un infarto, lo que deriva en un menor tamaño de la cicatriz y una mejora en el funcionamiento cardíaco global”.

Por su parte, la Profª. Dra. María José González Muñoz, Catedrática de Toxicología de la Universidad de Alcalá de Henares, ha presentado un estudio sobre el efecto del silicio en las enzimas antioxidantes y marcadores inflamatorios cerebrales y ha señalado que “la cerveza sin alcohol podría contrarrestar los efectos neurodegenerativos inducidos por el aluminio (relacionado con la aparición de estas enfermedades) según varios experimentos in vitro e in vivo. El efecto inhibidor del silicio y la capacidad antioxidante del lúpulo podrían estar implicados en este efecto positivo que ayudaría a contrarrestar los efectos oxidativos del aluminio y, por lo tanto, a ejercer un posible efecto protector frente al envejecimiento”.

El consumo moderado de cerveza en la salud

Según comenta el Dr. Ramón Estruch, del Departamento de Medicina Interna del Hospital Clínic de Barcelona, en la introducción del documento de Monografía del V Simposio Internacional de la Cerveza, diversos estudios 4 concluyen que la relación entre el consumo moderado de cerveza y el peso corporal o el aumento del perímetro abdominal podría ser un mito ya que el consumo moderado de cerveza, dentro de una dieta saludable como la Dieta Mediterránea, no provocaría un aumento ni el peso ni de la circunferencia abdominal.

Pero hay que tener en cuenta que los posibles efectos beneficiosos de esta bebida se observarían únicamente cuando el consumo es moderado y responsable, por parte de adultos sanos, en el marco de una alimentación sana y equilibrada.


Según instituciones internacionales, el consumo moderado de alcohol no debe superar los 30 g/día en los hombres (dos o tres cañas de cerveza tradicional o 600 ml) y los 20g/día para las mujeres (una o dos cañas o 400 ml), y si se ingiere es aconsejable hacerlo acompañada de alimentos sólidos. Sin embargo, si se está tomando medicamentos, si se va a conducir, y en el caso de las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, el consumo de alcohol debe ser cero. Asimismo, un consumo abusivo puede ser perjudicial para la salud.





Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído