¿Cómo evitar los conflictos navideños con tu cuñado, tu suegro o tu jefe durante las comidas o cenas en los próximos días?

En el 80% de los hogares de Castilla y León viven al menos tres personas, una cifra que se duplica en las celebraciones navideñas, lo que multiplica a su vez la probabilidad de confrontaciones entre los asistentes

12 Comentarios

Reuniones en Navidad
Reuniones en Navidad

La ingesta excesiva de comida y alcohol, los temas de conversación polémicos o el estrés ante los preparativos de los encuentros familiares pueden provocar conflictos en las cenas y comidas de esta Navidad, las primeras sin restricciones desde el inicio de la pandemia de COVID-19. El Colegio Oficial de Psicología de Castilla y León (COPCYL) recomienda comer y beber de forma moderada y mostrarse tolerante y flexible para disfrutar plenamente de las reuniones, consejos que recoge en sendos decálogos orientados por una parte a las citas con la familia y los amigos y, por otra, a los compromisos organizados por las empresas.

En el 80% de los hogares de Castilla y León viven al menos tres personas, una cifra que se multiplica por dos en las reuniones navideñas; desde el COPCYL advierten que, a mayor número de comensales, mayor probabilidad de confrontación. En el lado opuesto se encuentran quienes habitualmente no tienen con quien discutir: en una cuarta parte de los hogares de mayores de 65 años vive una sola persona en Castilla y León.

Y es que las grandes familias de 6 o 7 miembros prácticamente han desaparecido, en la Comunidad no alcanzan ni siquiera el 1%. “Cuanto mayor sea el número de personas en las reuniones navideñas, mayor será también la probabilidad de que aumente el número de discusiones, ya que las diferencias de opinión en temas polémicos son habituales”, explica la presidenta del COPCYL por Segovia, Consuelo Cuenca, quien añade: “Sin embargo, es importante tomar conciencia de la suerte de contar con los seres queridos en estas fechas, ya que muchas personas van a estar solas en Navidad”.

Encuentros familiares

Muchas personas volverán a reunirse esta Navidad debido a la falta de restricciones, reencuentros que pueden despertar viejos conflictos o nuevas tiranteces entre distintos miembros de las familias. “Que todos los asistentes decidan la mejor manera para celebrar las fiestas favorece un clima cálido y de acogimiento que sin duda ayudará a que las reuniones sean totalmente satisfactorias”, asegura Consuelo Cuenca. Los preparativos deben realizarse también de forma consensuada para evitar la aparición del estrés, como señala la psicóloga del COPCYL: “Gestionar las emociones ante los momentos estresantes es básico”.

Uno de los consejos que ofrecen los psicólogos de Castilla y León es hacer un trabajo previo de reflexión para apartar la queja o la tristeza generada por cosas simples. “La actitud con la que afrontemos los encuentros debe ser positiva”, asevera Consuelo Cuenca, que incide también en la importancia a la hora de hacer regalos: “Debemos pensar siempre en los demás, atendiendo a los gustos de la persona y la posibilidad de que quiera hacer algún cambio”.

El decálogo del COPCYL recoge también la relevancia de usar un vestuario siguiendo el estilo personal de cada uno y la propuesta de no utilizar los móviles en la mesa. “Su uso demuestra afecta a la atención que se presta a las personas que nos acompañan y es mucho más enriquecedor mantener una conversación con las personas presentes”, indica muy segura la presidenta del Colegio por Segovia.

Comer y beber de forma moderada, o incluso no beber alcohol, es una de las claves que pone de relevancia Consuelo Cuenca, ya que “potencia la sensación de disfrute y bienestar”. De igual manera, una norma básica en toda reunión familiar debe ser la tolerancia y la flexibilidad ante las diferencias de opinión: “Temas políticos, religiosos o deportivos pueden ser muy polémicos y despertar emociones encontradas en los distintos asistentes, por lo que es mejor evitarlos”.

Celebraciones de empresa

El COPCYL también ha elaborado un decálogo con consejos para las comidas y cenas de empresa que se celebran en torno a las fechas navideñas. “Estos encuentros forman parte de la cultura empresarial, por lo que es importante acudir a ellos con la idea clara de reforzar los valores de equipo y de marca”, explica Consuelo Cuenca. Aunque los psicólogos de Castilla y León aconsejan disfrutar del momento y socializar con compañeros y superiores, puntualizan que los comportamientos no deben derivar en relaciones personales inapropiadas, que normalmente son el resultado de una ingesta excesiva de alcohol.

En esta misma línea, el decálogo recoge la importancia de volver a casa en taxi o con algún compañero que no haya bebido. “Lo normal es que algunas personas no deseen alargar la fiesta más de lo necesario y los demás tienen que ser considerados y respetar esa decisión, algo que encaja con la solidaridad y fraternidad propia de un evento de empresa”, comenta la psicóloga del COPCYL en referencia a los valores personales que deben fomentar este tipo de cenas o comidas, y concluye: “Hay que evitar los desencuentros porque no es el momento ni el lugar para clarificar conflictos, sino para crear un ambiente relajado y distendido”.

RECOMENDACIONES

Reuniones Navideñas con familiares y amigos

  1. Agradecer y disfrutar de la compañía y de los momentos entrañables.
  2. Comer y beber de forma moderada, incluso no beber alcohol, potencia la sensación de disfrute y bienestar, además se debe evitar hablar de dietas, ya que es el momento para disfrutar.
  3. Reflexionar para desinstalarse de la queja y de la tristeza generada por aquellas cosas simples.
  4. Gestionar las emociones ante los momentos estresantes como los preparativos de las fiestas, invitaciones a personas no deseables, etcétera.
  5. Comprar los regalos con tiempo anticipado, con ticket regalo para un posible cambio y en función a los gustos de la persona.
  6. Aceptar que todo duelo supone un período de adaptación: respetar las emociones que puedan surgir en el doliente, como tristeza o enfado.
  7. Celebrar las fiestas navideñas de acuerdo a la propia decisión o decisiones consensuadas favorece un clima cálido y de acogimiento.
  8. Evitar los conflictos y subidas de tono: ser tolerantes y flexibles ante las diferencias de opinión de familiares o amistades. Ante esta situación, es preferible sentarse junto a la persona con la que más se congenia, planteando temas de conversación triviales y evitando conversaciones de política, religión y deportes.
  9. Lucir un vestuario acorde a la cena o comida navideña en función del estilo personal. Se trata de festejar y disfrutar.
  10. Proponer una celebración a la mesa sin móviles. Olvidar por un rato WhatsApp, Facebook, Twitter o Instagram. Es preferible y más enriquecedor mantener una conversación. Mantener la calma cuando el teléfono suene sin cesar ante la invasión de mensajes y vídeos de felicitaciones.

Celebración Navideña en empresas

  1. Entender que el evento navideño forma parte de la cultura empresarial, de los valores de equipo y de marca. El evento de Navidad para las empresas es un momento para hacer balance del año, motivar al personal, reunir a directivos y trabajadores.
  2. Disfrutar con dosis de alegría y alborozo el encuentro gastronómico.
  3. Socializar con superiores y compañeros, ya que fomenta la cercanía.
  4. Conversar, cantar y bailar evitando que surjan interpretaciones a modo de “affaire”. El romance surgido en la celebración de la empresa suele estar inducido por el alcohol, sin tener en cuenta las jerarquías. Las consecuencias pueden ser desastrosas.
  5. Evitar desencuentros entre compañeros durante la celebración mediante la prudencia y el sentido común, ya que no es el momento y lugar para clarificar conflictos. Ese momento tiene que ser relajado y distendido.
  6. No consumir alcohol, o hacerlo de forma moderada, esto no tiene por qué ser un freno para pasar una jornada divertida. La moderación debe ser el "termómetro" a utilizar para evitar llegar al descontrol. Es bueno recordar que hay "un día después".
  7. Solicitar un taxi o que un compañero que no haya bebido haga de conductor.
  8. Ser prudente y considerado con los compañeros que desean volver a casa cuando ha finalizado el evento. Insistir excesivamente en continuar la fiesta desvirtúa la imagen ante los compañeros.
  9. Rescatar la solidaridad y la fraternidad entre compañeros. En ocasiones, las obligaciones laborales enmascaran los valores personales.
  10. Aceptar el regalo del “amigo invisible”. En ocasiones, es difícil acertar al no conocer los gustos de la otra persona o por un bajo presupuesto. Es conveniente entender que el valor de las cosas no está en el precio, sino en el detalle. El compañero habrá elegido en función de cómo percibe a la otra persona.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído