La concentración de coronavirus en las aguas residuales se estabiliza en Castilla y León

En España, alcanza el nivel más bajo desde el final del verano de 2020

0 Comentarios

Un hombre recoge una muestra de agua | Foto: EP
Un hombre recoge una muestra de agua | Foto: EP

La concentración de SARS-CoV-2 en las aguas residuales se estabiliza en Castilla y León, tras el análisis de los resultados, durante la semana del 30 de mayo al 5 de junio, la número 46 del informe de resultados en estaciones depuradoras para su control microbiológico. A nivel nacional, se estabiliza o disminuye en el 75 por ciento de las edar incluidas en este proyecto, denominado VATar-COVID-19 y desarrollado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y el Ministerio de Sanidad junto con las comunidades autónomas.

En Castilla y León, las aguas se analizan en las estaciones depuradoras de Segovia, Soria y Valladolid. En las tres, los resultados son estables. En el conjunto de la media nacional, la concentración media del virus en aguas residuales está al nivel más bajo desde el final del verano pasado.

En concreto, la concentración del ARN del virus en las aguas residuales se estabiliza o disminuye en el 75 por ciento de las estaciones depuradoras controladas actualmente, con la excepción de pequeños incrementos debidos, en parte, a precipitaciones asociadas en los últimos días en 10 de las 38 edar que forman parte del proyecto y están distribuidas por todo el territorio nacional. De hecho, las tres de la Comunidad se mantuvieron estables a pesar de registrar lluvias en el día de muestreo o el anterior: 11,6 litros por metro cuadrado en Segovia, 2,8 litros en Soria y 1,4 en Valladolid.

Esta tendencia positiva coincide con los buenos resultados del proceso de vacunación y desescalada en España. Si bien los resultados obtenidos no permiten determinar el número de personas contagiadas, sí se observa una correlación entre el aumento/disminución de la concentración de SARS-CoV-2 y el aumento/disminución/estabilidad en el número de personas que dan positivo en COVID-19.

Desde su puesta en marcha en julio de 2020, VATar-COVID-19 permite muestrear y analizar semanalmente las aguas residuales en la entrada de las EDAR integrantes del proyecto. Hoy, se reafirma como una herramienta útil para las autoridades sanitarias en la gestión de la pandemia, tal y como explicó el Ministerio.

Herramienta replicable en Europa

La utilidad de esta herramienta como indicador de la evolución de la pandemia y su carácter pionero ha supuesto que la Comisión Europea publique la Recomendación (UE) 2021/472 de la Comisión, de 17 de marzo de 2021, sobre un enfoque común para establecer una vigilancia sistemática del SARS-CoV-2 y sus variantes en las aguas residuales de la UE.

El objetivo principal es ayudar a los estados miembros a establecer sistemas de vigilancia de las aguas residuales en toda la Unión Europea como herramienta complementaria de “recopilación de datos y gestión de la pandemia de COVID-19, centrándose en la aparición y la propagación de las variantes del SARS-CoV-2”.

Asimismo, anima a los estados miembros a establecer lo antes posible, y a más tardar el 1 de octubre de 2021, un sistema nacional de vigilancia de las aguas residuales destinado a la recogida de datos sobre el SARS-CoV-2 y sus variantes en las aguas residuales. También establece que el sistema de seguimiento debe incluir, como mínimo, las aguas residuales de las grandes ciudades de más de 150.000 habitantes.

“España ha ido un paso por delante, ya que este proyecto comenzó en julio de 2020”, comentó el Ministerio, quien añadió que dada la “importancia y los buenos resultados obtenidos”, está preparando una segunda fase del proyecto VATar-COVID-19 conforme al calendario de la Comisión Europea, en la que se amplíen el número de las depuradoras y se midan las variantes del virus siguiendo las recomendaciones comunitarias.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído