Consejos para un uso más seguro del ibuprofeno

Los efectos adversos son hipertensión arterial, broncoespasmo, pirosis gástrica, insuficiencia cardíaca, entre otros

EP

0 Comentarios

Ibuprofeno. EP
Ibuprofeno. EP

El ibuprofeno es uno de los fármacos que más empleamos. Se trata de un antiinflamatorio no esteroideo (AINE) y que usamos fundamentalmente si tenemos dolor. Si nos duele la cabeza, una muela, dolor menstrual, de garganta, un esguince o bien nos duele alguna articulación echamos mano de este fármaco. Ahora bien, su uso no es inocuo. Vamos a verlo.

Para ello entrevistamos en EP a Ramón Morillo, farmacéutico especialista en Farmacia Hospitalaria y coordinador del proyecto Mapa Estratégico de Atención Farmacéutica al Paciente Externo (MAPEX) quien recuerda que el ibuprofeno presenta una "acción analgésica, antipirética, antiinflamatoria y antiagregante plaquetaria reversible" y está indicado para el tratamiento del dolor agudo o crónico de cualquier causa (reumática, infecciosa, odontológica, artrósica, por ejemplo), aunque dice que también suele usarse para controlar la fiebre.

Este miembro de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) precisa, eso sí, que la dosis depende de la edad del individuo: para bebés y niños pequeños dependerá del peso, por lo que ajustaremos la dosis que suele administrarse en forma de jarabe; mientras que en adultos las dosis pueden ser más altas.

Preguntado sobre los riesgos que puede conllevar un consumo continuado del ibuprofeno, Ramón Morillo subraya que el ibuprofeno está contraindicado en caso de insuficiencia cardíaca, hepática o renal y patología gástrica.

"Deben prestar especial atención los pacientes asmáticos pues puede agudizar los síntomas. Para las mujeres embarazadas está considerado un medicamento de categoría B-C (durante el primer y segundo trimestre), y sería categoría D para el tercer trimestre (contraindicado)", añade el miembro de la SEFH.

Aquí recuerda que es de dispensación libre la dosis de 400 miligramos, y para la de 600 miligramos ya hace falta receta médica. A este respecto, el departamento de Salud del Gobierno de Navarra alerta también de que un uso continuado puede dañar el estómago y por eso lo recomienda tomar con alimentos. Es más, indica que para aliviar el dolor la dosis más adecuada es de 400 miligramos puntualmente o cada 8 horas hasta que desaparezca el dolor.

"La dosis de 600 miligramos solo debería usarse según indicación médica, puesto que dosis mayores de 400 miligramos por toma no aportan beneficios en el dolor leve y pueden provocar efectos adversos. No tomes más de 2.400 miligramos de ibuprofeno al día. Dosis de 2.400 miligramos o mayores aumentan el riesgo de infarto o de ictus", avisa la institución.
 

Efectos adversos

En cuanto a los efectos adversos, el experto y miembro de la SEFH sostiene que algunos de ellos serían: hipertensión arterial, broncoespasmo, pirosis gástrica, insuficiencia cardíaca, entre otros. "Interacciona con otros fármacos como anticoagulantes orales, antihipertensivos, otros AINE, metotrexato, litio, corticoides", agrega Morillo.
 

¿Cuándo usar paracetamol y cuando ibuprofeno?

Por otro lado, Morillo intenta aclarar una de las dudas más frecuentes que surgen en torno a la toma de ibuprofeno o de paracetamol. Resalta que en caso de fiebre o de malestar general con dolores generalizados de intensidad leve o dolor de otra causa (también leve) vamos a ceñirnos al uso de paracetamol, idealmente cada ocho horas, aunque podremos emplearlo puntualmente cada 6 si no conseguimos controlar los síntomas hasta la siguiente dosis.

Precisa también que en caso de fiebre no controlada con paracetamol, dolor generalizado de intensidad media de cualquier causa (dental, articular, garganta u oído, ginecológico, reumático...), o procesos crónicos con agudización de dolor el paciente se debe decantar por el ibuprofeno.

"También puede ser necesario un tratamiento combinado con paracetamol o ibuprofeno alternando cada cuatro horas en situaciones agudas de fiebre y dolor generalizado (caso típico del cuadro gripal). Se recomienda que, una vez controlados los síntomas, se pare el tratamiento con ibuprofeno y se mantenga solo el paracetamol", añade Morillo.

Obviamente, en caso de alergia o contraindicación del paracetamol o ibuprofeno se podría optar por combinar con metamizol y paracetamol (en caso de fiebre alta), o de metamizol e ibuprofeno (en caso de dolor tipo cólico renal, por ejemplo). "Un consejo relevante es el de no combinar dos AINE a la vez dado que el riesgo de lesión gástrica será alto (por ejemplo, la toma de naproxeno o dexketoprofeno)", agrega.

En última instancia, el miembro de la SEFH advierte del caso de sobreutilización del ibuprofeno, ya que pueden aparecer síntomas como vértigo, dolor abdominal, náuseas, vómitos, somnolencia, cefalea o hipotensión. "Por ello, al ser detectada se procederá a un tratamiento sintomático, dado que no dispone de antídoto específico", resalta.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído