El consumo de 'speed' multiplica por cinco el riesgo de desarrollar psicosis

La relación entre el consumo de anfetaminas y la psicosis se conoce desde hace décadas, no está claro cuál es exactamente la magnitud de este riesgo ni la eficacia de la rehabilitación para desintoxicar a los consumidores

EP

0 Comentarios

 Mano de hombre sosteniendo un paquete de plástico con polvo de cocaína u otras drogas.
Mano de hombre sosteniendo un paquete de plástico con polvo de cocaína u otras drogas.

El uso ilícito de anfetaminas, los estimulantes comúnmente conocidos como 'speed', está relacionado con un riesgo 5 veces mayor de padecer psicosis, según un estudio de 10 años publicado en línea en la revista 'Evidence-Based Mental Health'.

Este mayor riesgo se observó en todos los grupos de edad, pero fue especialmente notable entre las mujeres y los que habían sido detenidos varias veces por posesión de la droga, según los resultados. La prevalencia global estimada del consumo de anfetaminas es inferior al 1%, pero alrededor de 1 de cada 10 consumidores se convierte en adicto.

El impacto de esta droga en la señalización de los neurotransmisores en el cerebro suele provocar psicosis, cuyos síntomas imitan a los de la esquizofrenia, con paranoia, voces y alucinaciones. Estos episodios psicóticos suelen remitir al cabo de unos días, pero pueden persistir durante años en hasta un 15% de los consumidores.

Aunque la relación entre el consumo de anfetaminas y la psicosis se conoce desde hace décadas, no está claro cuál es exactamente la magnitud de este riesgo ni la eficacia de la rehabilitación para desintoxicar a los consumidores.

Para tratar de averiguarlo, los investigadores recurrieron a la información suministrada a la Base de Datos de Problemas de Drogas Ilícitas de Taiwán (TDID) y a la Base de Datos de Investigación del Seguro Nacional de Salud (NHIRD) entre 2007 y 2016.

La TIDID contiene datos anonimizados sobre la fecha de nacimiento, el sexo, los registros de detención y el aplazamiento del tratamiento de rehabilitación de los consumidores de drogas ilícitas, mientras que la NHIRD contiene datos anonimizados sobre cuestiones de salud mental y física de la población de Taiwán.

Los investigadores identificaron a 74.601 consumidores de anfetaminas ilícitas y a 298.404 personas emparejadas por edad y sexo como grupo de comparación a partir de estos registros. Su edad media era de 33 años y la mayoría (84%) eran hombres.

En comparación con los que no consumían, los consumidores de anfetaminas ilícitas tenían peor salud: depresión (2% frente a 0,4%); ansiedad (0,9% frente a 0,3%); cardiopatía isquémica (1,3% frente a 0,8%); enfermedades cardiovasculares (0,8% frente a 0,45%); e ictus (1,3% frente a 0,7%).

Al final del periodo de seguimiento de 10 años, los consumidores de anfetaminas tenían más de 5 veces más probabilidades de sufrir psicosis que los que no consumían, después de tener en cuenta la edad, el sexo y los problemas de salud coexistentes.

Las tasas de incidencia anual acumulada de psicosis entre el grupo de comparación y los consumidores de anfetaminas fueron de 77 y 468/100.000 personas, respectivamente.

El número de nuevos casos de psicosis fue similar en todos los tramos de edad, pero fue más común en los consumidores de anfetaminas entre los mayores de 45 años.

Aunque la probabilidad de psicosis aumentaba en paralelo con el número de enfermedades coexistentes, en general era mayor entre los consumidores de anfetaminas ilegales sin enfermedades coexistentes, lo que sugiere un impacto directo de la anfetamina en la inducción de síntomas psicóticos, dicen los investigadores.

El riesgo de psicosis aumentó al mismo tiempo que el número de detenciones, y disminuyó cuando los pacientes recibieron psicoterapia para su adicción (rehabilitación).

Los que habían sido arrestados 5 o más veces tenían más de 6 veces más probabilidades de sufrir psicosis, mientras que los usuarios que acudieron a rehabilitación durante el procesamiento diferido tenían un 26% menos de probabilidades de sufrir psicosis que los que no lo hicieron. Esto sugiere que la rehabilitación puede ayudar a evitar el riesgo de psicosis posterior, dicen los investigadores.

En línea con investigaciones anteriores, el consumo de anfetaminas ilícitas en este estudio se asoció con mayores niveles de ansiedad y síntomas depresivos, así como con complicaciones cardiovasculares.

"Dado que los síntomas psicóticos persistentes podrían representar un riesgo de deterioro cognitivo en los consumidores de anfetaminas, la identificación de aquellos con psicosis y la provisión de tratamiento temprano podrían prevenir el daño posterior de las funciones cognitivas", escriben los investigadores. Pero la rehabilitación es voluntaria y sólo se ofrece a uno de cada diez consumidores, señalan.

"Otra posibilidad es que las mujeres detenidas por consumo ilícito de anfetaminas estuvieran particularmente en desventaja en comparación con los hombres, con niveles más altos de trauma, falta de apoyo psicosocial y estigma", añaden.

Se trata de un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa pero señalan que el consumo ilícito de anfetaminas también podría precipitar y agravar los síntomas esquizofrénicos, por lo que es posible que la anfetamina induzca, más que cause, los síntomas psicóticos observados en los consumidores de anfetaminas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído