El Covid y los alquileres de locales en Salamanca: La pandemia genera una nueva escalada de negocios vacíos

Debido a la pandemia de Covid-19, los costes de los alquileres de muchos negocios —especialmente de comercio y de hostelería— se han convertido en un quebradero de cabeza difícil de asumir

Un local en venta y alquiler en el centro de Salamanca
Un local en venta y alquiler en el centro de Salamanca

En la primera fase del estado de alarma, cuando prácticamente todo estaba cerrado, muchos arrendadores llegaron a acuerdos con sus arrendatarios para condonar la deuda y hacerle frente cuando la situación mejorara en Salamanca. Con la desescalada, que coincidió con el verano, estas deudas fueron subsanadas en gran parte.

Sin embargo, la segunda ola trajo consigo nuevas restricciones, limitaciones a la movilidad y el cierre de la hostelería en Salamanca. Con este panorama, se hizo muy difícil poder mantener la rentabilidad de los negocios. Comenzaron así las solicitudes de aplazamientos de pagos y de rebajas de alquileres. Según indican fuentes inmobiliarias en Salamanca, la respuesta de los dueños de locales ha sido favorable, pero las negativas han provocado que muchos negocios hayan tenido que cambiar de sede, por lo que los locales vacíos están proliferando en las calles de Salamanca, ya que a estos traslados se suman los ceses de negocio debido a la crisis provocada por el Covid-19.

La renegociación de los contratos de alquiler es un hecho, y los que se están firmando ahora incluyen la denominada “cláusula Covid” o rebus sic stantibus. ¿En qué consiste esta cláusula? En facilitar al inquilino que pueda abandonar la propiedad que tiene alquilada y resolver el contrato sin que le suponga una penalización. Con ella, el propietario vuelve así a tener a su disposición en local para volverlo a poner en alquiler.

Tal y como viene reiterando el Tribunal Supremo, la aplicación de la cláusula rebus sic stantibus se realiza cuando, fuera de lo pactado y por causas ajenas a las partes, las circunstancias que dotaron de sentido a la base económica y finalidad del contrato han cambiado; y este cambio causa un desequilibro de las contraprestaciones, “con excesiva onerosidad” para una de las partes. Por ello, debe examinarse la base económica de cada contrato, analizando el supuesto de forma individualizada para intentar conseguir el resultado óptimo.

En este sentido y en los casos que llegan al juzgado, la web especializada Autónomos y Emprendedores indicaba hace unos días que los tribunales están fallando a favor de reducir los alquileres de los autónomos, porque la pandemia ha generado una situación excepcional, sobrevenida e imprevisible, que afecta directamente a la base económica del contrato de alquiler.

Bien es cierto, sigue la web, que todos estos primeros casos se han conseguido a través de Autos de medidas cautelares. No obstante, los expertos apuntan que las sentencias firmes seguirán la misma línea de actuación.

Ya hay más de 10.000 sentencias sobre el Covid-19

Según recoge Cinco Días, medio de referencia en temas económicos, la crisis sanitaria viene generando multitud de conflictos que han terminado judicializándose. Así, asuntos como los ERTE, los despidos por la pandemia, la propia gestión en las empresas en estos meses o las sanciones impuestas por infringir la normativa del estado de alarma están inundando los tribunales españoles. De hecho, son ya más de 10.000 las sentencias y autos de todos los ámbitos jurisdiccionales que incluyen el término Covid.

La información de Cinco Días indica que, en estos meses, el tema estrella en el campo de los asuntos civiles ha sido los problemas derivados del impago del alquiler de negocios. “Los inquilinos han tratado de acogerse a la cláusula rebus sic stantibus para hacer valer el cambio radical de las circunstancias. Algunas jueces la han utilizado para ajustar la renta a la bajada de ventas o prohibir el desahucio de los locales cerrados por la crisis”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído