Crece el autoconsumo energético: reduce a la mitad o directamente elimina tu factura de la luz

En 2021 se ha triplicado la demanda para instalar placas solares en Castilla y León, una alternativa que muchas familias se plantean para paliar las brutales subidas de precios

Placas fotovoltaicas en la residencia de Pereña
Placas fotovoltaicas en la residencia de Pereña

Reducir o casi eliminar la factura de la luz en casa en estos tiempos de subidas descomunales del precio del kilovatio y total incertidumbre en la población y, de paso, contribuir a proteger el medio ambiente reduciendo emisiones de CO2 es posible si optas por instalar sistemas de autoconsumo energético. Una opción que hace unos años era impensable pero que ahora se plantean muchas familias para hacer frente al constante baile de precios y subidas de la factura de la luz.  Además, la alarma generada por los supuestos futuros apagones energéticos hace que sea interesante la opción de ser totalmente autónomo y no depender de ninguna entidad para suministrar energía a tu vivienda. La instalación de placas solares suele ser la más demandada. Pero si te lo planteas como una opción que vaya más allá de suministrar la calefacción y el agua caliente sanitaria ¿hay que tener una vivienda unifamiliar o se pueden poner también en bloques comunitarios? ¿Cuánto reduces el gasto de una vivienda en la práctica? ¿Compensa la inversión que hay que realizar para instalar las placas?

De los datos aportados por la Junta de Castilla y León sobre autoconsumo se deduce que si es interesante plantearse esta opción. En lo que va de 2021, la Comunidad ha instalado 21 MW de potencia fotovoltaica de autoconsumo. Esta cifra, pequeña en comparación con las otras renovables, supone sin embargo triplicar la instalación de paneles solares para producción eléctrica en casa particulares respecto de 2020.

Los profesionales certifican este aumento del interés en los sistemas de autoconsumo. Para José Carlos Buldón, gerente de Gamo Energías, el autoconsumo es “viable técnica y económicamente”, una opción muy beneficiosa para los que tienen consumos elevados. “El ahorro es más evidente cuanto más consumo energético tienes”, es decir, la instalación de placas solares de autoconsumo está recomendado para primeras residencias o grandes empresas. De hecho, la industria cárnica es una de las que más ha apostado por estos sistemas en los últimos años con grandes beneficios.

El interés en la instalación de placas solares en viviendas es más reciente. “El precio de la luz ha subido mucho y ahora hay subvenciones muy interesantes de la Junta para instalar placas, tanto para empresas que cubren hasta el 40 por ciento de la inversión como para particulares con un porcentaje similar o incluso mayor”, asegura Buldón.

Viviendas con placas solares autoconsumo energético. FOTO GAMO ENERGÍAS
Viviendas con placas solares autoconsumo energético. FOTO GAMO ENERGÍAS

 

Un sistema de autoconsumo con placas solares puede ahorrarte entre el 40 y el 50 por ciento de la factura de la luz. Si lo que buscas es independencia total tienes que optar por instalar también baterías que acumulen la energía y esto requiere una inversión mayor y, por tanto, una amortización a más años. Este último sistema es “menos demandado”, según José Carlos Buldón, “lo más habitual es instalar sistemas mixtos que se conectan en pararelo con la red de suministro, de modo que cuando consumes energía en casa lo hace de forma prioritaria de la que generan las placas solares y si esta es insuficiente tira de la red eléctrica. La energía que sobra de las placas se vierte en la red y se le da un valor que se compensa en la factura, como un abono”.

Esto permite que siempre se produzca un ahorro. Teniendo en cuenta que la inversión se amortiza en 4 ó 5 años y que las placas tienen garantía de entre 25 y 30 años la rentabilidad está clara.  

Además de viviendas unifamiliares, los sistemas de autoconsumo también se pueden poner en comunidades de propietarios. Se pueden hacer instalaciones de autoconsumo para el gasto de la comunidad (alumbrado, ascensores, etc.) o también un autoconsumo colectivo para todos los vecinos con un acuerdo de reparto de la energía.

Babilafuente y Terradillos optan por crear Comunidades Energéticas con sus vecinos

Una comunidad energética es una entidad jurídica formada por socios que pueden ser tanto personas físicas como otras asociaciones, pequeñas y medianas empresas (pymes) o, incluso, administraciones públicas cuyo objetivo es ofrecer beneficios energéticos. En definitiva, una entidad que permite que sus socios ahorren energía ya que la consumen de sistemas compartidos de autoconsumo. Y esto es en lo que se han embarcado algunos ayuntamientos de la provincia, en concreto Terradillos y Babilafuente que han solicitado unas subvenciones a la convocatoria de proyectos singulares locales de energía limpia en municipios de reto demográfico (PROGRAMA DUS 5000) en el marco del Programa de Regeneración y Reto Demográfico del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, financiado por la Unión Europea con los fondos NextGeneration.para ponerlo en marcha.

En el caso de Babilafuente, el objetivo del Ayuntamiento es llevar a cabo un proyecto en dos fases. La primera es instalar 627 paneles fotovoltaicos en el pabellón, colegio y edificio de usos múltiples con un total de 282 kWp que producirán 385.299 kWh cada año, lo que permitiría reducir las emisiones de CO2 a 10,9 toneladas de CO2/año, un 3,8 % de las actuales, consiguiendo una reducción de más del 96 %. Esto les permitirá generar energía suficiente para en una segunda fase abrir el proyecto a la participación de los vecinos mediante una Comunidad Energética Local, según el teniente alcalde de la localidad, Francisco González. El presupuesto total del proyecto es de 422.372 euros, para su ejecución el Ayuntamiento de Babilafuente ha acordado solicitar una ayuda de 359.016 euros.

proyecto energía solar Babilafuente
Proyecto de instalación de placas de energía solar en Babilafuente

 

 

32 millones de euros en nuevas subvenciones para autoconsumo de la Junta

La Consejería de Economía y Hacienda de la Junta, a través del Ente Regional de la Energía de Castilla y León (EREN), ha convocado subvenciones por un importe de 38,2 millones de euros para fomentar la implantación de instalaciones de autoconsumo energético y de almacenamiento detrás del contador, así como para la renovación de sistemas de climatización con renovables. Estas líneas de ayuda permitirán instalar en Castilla y León hasta 45,1 megavatios de nueva potencia de generación renovable (autoconsumo eléctrico y energía térmica) y una capacidad de almacenamiento de 14,6 megavatios hora.

De los programas, tres están dirigidos a favorecer el autoconsumo y almacenamiento en el sector servicios (5,2 millones), a la industria y al sector agro-ganadero (11,9 millones), así como a incorporar almacenamiento en instalaciones existentes de autoconsumo en los distintos sectores económicos (2,6 millones). Asimismo, otros tres van dirigidos al sector edificación. Entre ellos, se reservan 12,6 millones de euros para autoconsumo y almacenamiento en el sector residencial, el sector público y el tercer sector; y otro más, con 5,7 millones, para climatización y agua caliente sanitaria obtenida con energías renovables en el sector residencial.

A través de estas ayudas se podrá subvencionar la inversión en equipos y materiales; la obra civil; los equipamientos electromecánicos, hidráulicos, de control y auxiliares; los sistemas de gestión y monitorización; y la redacción de proyectos, memorias técnicas y dirección facultativa, entre otras actuaciones. La cuantía de las ayudas variará en función del beneficiario y del tipo de instalación. En el caso de la energía solar fotovoltaica, las ayudas están limitadas a 5 MW por proyecto y cubrirán desde el 15 % para una gran empresa, hasta el 45 % para una pyme en un sistema pequeño, inferior a 10 kW. Los particulares podrán beneficiarse de ayudas de hasta un 50% del coste subvencionable. Por su parte, en el sector público y en el tercer sector las subvenciones pueden alcanzar el 70 % de los costes de referencia. Asimismo, para la concesión de las ayudas se valorará la retirada de cubiertas de amianto y la instalación de marquesinas para optimizar el uso del espacio, reconociéndose una ayuda adicional establecida en las bases reguladoras.

También se contemplan ayudas para la eólica, hasta 5 MW por proyecto. La subvención oscilará entre el 20 % para la instalación en grandes empresas y el 50 % en los sistemas más pequeños para pymes. Además, los particulares podrán beneficiarse de un 50 % y las administraciones públicas de hasta el 70 %. En las instalaciones de almacenamiento detrás del contador, que en general serán baterías, las ayudas para las empresas variarán entre el 45 % y el 65 % dependiendo del tamaño de la organización, mientras que los particulares, administraciones y entidades del tercer sector podrán beneficiarse de una ayuda en torno al 70 %.

En climatización con renovables, la subvención dependerá de la tecnología empleada, como la biomasa o la geotermia, y será de entre el 40 % y el 70 % del coste subvencionable, con un máximo por vivienda. Finalmente, también se reserva una partida para los núcleos urbanos con menos de 5.000 habitantes con el objeto de afrontar el reto demográfico, de tal manera que todos los conceptos anteriores se incrementarán en un 5 % adicional. El plazo de presentación se abrirá el próximo 17 de enero de 2022 y estará abierto hasta el 31 de diciembre de 2023.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído