Cuatro problemas en el sistema de frenado del vehículo que hay que conocer para una conducción más segura ante una climatología adversa

La sal para evitar la nieve y las heladas y la suciedad de las carreteras derivada de la climatología adversa son algunos de los enemigos del sistema de frenado de un vehículo en las estaciones frías 

1 Comentarios

 Como frenar cuando llueve
Como frenar cuando llueve

El temporal de frío ha llegado de golpe a nuestro país, provocando abundantes lluvias y copiosas nevadas, así como un brusco descenso de las temperaturas y heladas. Mantener tu vehículo en buen estado es imprescindible en cualquier estación del año, pero las condiciones climatológicas que se están dando estos últimos días pueden tener una gran repercusión en nuestro coche, llegando incluso a suponer un riesgo para la conducción.

En concreto, el sistema de frenado es una de las partes más importantes de un vehículo, ya que una avería en los frenos puede hacer que no se detenga a tiempo y aumenten las posibilidades de accidente. Un riesgo que crece cuando la adherencia al asfalto disminuye debido a la lluvia, la nieve o las heladas, y cuando la suciedad de las carreteras (y la sal que se emplea para mantenerlas transitables) se acumula bajo el automóvil afectando a todas las piezas del sistema de frenado.

Por eso Midas, la cadena especialista en el mantenimiento integral del automóvil, recomienda prestar especial atención a esta parte de tu vehículo durante las estaciones frías para identificar posibles daños en los frenos, y no únicamente el desgaste de las pastillas y los discos de freno.

Atento si tus pastillas de freno chirrían

La suciedad acumulada y la humedad son algunos de los motivos que pueden provocar que las pastillas de freno de tu coche emitan un chirrido desagradable al contactar y friccionar con los discos de freno. Presta especial atención cuando esto suceda, ya que puede disminuir la capacidad de frenado o aumentar en exceso la temperatura de frenado, incluso cristalizar las pastillas haciendo que pierda sus propiedades.

Vigila las pérdidas de líquido

Si las líneas de frenos de tu vehículo están corroídas podrían provocar filtraciones del líquido de frenos y, como consecuencia, un fallo en el sistema de frenado. Para poder solventar lo antes posible este problema, lo primero que hay que hacer es identificarlo revisando la parte inferior de tu coche. También puedes detectarlo si notas cualquier cambio en la sensación al pisar el pedal de freno, por ejemplo, si tienes que hacer un recorrido más largo cuando lo presionas o si ves que baja el nivel del líquido de frenos.

Evita atascos en el freno de emergencia

Como ya hemos mencionado anteriormente, la sal y la suciedad pueden convertirse en grandes enemigos de nuestros vehículos en época de lluvias, nevadas y heladas. Además de afectar al resto de partes del sistema de frenado, pueden llegar a acumularse y ocasionar una fractura en el freno de mano atascándolo por completo e impidiendo que el coche pueda detenerse. Una de las medidas de prevención para este problema y proteger el sistema de frenos es lavar el vehículo para eliminar los restos de sal y suciedad, poniendo especial foco en el chasis y el sistema de suspensión.

Revisa tu vehículo si al pisar el pedal de freno notas una sensación anormal

Puede suceder que al presionar el freno notes que el pedal está demasiado blando. Esto puede deberse a diversos motivos, pero uno de ellos puede estar directamente vinculado con el líquido de frenos, en concreto podría deberse al mal estado del líquido. En este caso, lo más recomendable es llevar el vehículo al taller para que sustituyan el líquido y rellenen el depósito por completo.


Ante todas estas posibles circunstancias, Midas recomiendas acudir al taller para solventar las posibles averías, así como realizar un mantenimiento constante del vehículo que nos garantice una conducción más segura. Pero, además de los problemas mecánicos, hay que tener en cuenta que con agua y hielo hay que aumentar la distancia de frenado necesaria para evitar colisiones y, por ello, es importante una conducción estable y evitar frenazos bruscos que puedan bloquear los neumáticos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído