La curva de contagios en Castilla y León empieza a aplanarse dos semanas después de limitar el ocio nocturno: “No pueden pagar justos por pecadores”

Desde la Consejería de Sanidad achacan la subida “espectacular” al ocio nocturno “reglado y no reglado” e Igea ha pedido un mayor control sobre los botellones

Francisco Igea y Verónica Casado | Foto: ICAL
Francisco Igea y Verónica Casado | Foto: ICAL

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, han comparecido en rueda de prensa para explicar las medidas restrictivas aplicadas desde este martes en la Comunidad y que buscan un “equilibrio” sensato para “no castigar a sectores y actividades” donde no parecen producirse contagios ni ser un foco de los mismos.

Verónica Casado incluso apuntaba que no consideraban lo más adecuado retornar al Nivel 2 del ‘Semáforo COVID’ porque eso implicaría restricciones de manera “indiscriminada” sobre negocios “que no tienen que ver con esta ola”, como también puede ser el turismo rural.

Así, la consejera de Sanidad ha explicado que ha habido una “situación perfecta” para que el coronavirus se expandiera entre los jóvenes, ya que ha coincidido el fin del curso escolar con un aumento del contacto social y con la relajación de medidas de protección, refiriéndose al fin de la mascarilla en el exterior.

No hacía referencia en un primer momento al fin de medidas restrictivas de la Junta referentes al ocio nocturno, si bien luego reconocía que dicha expansión del virus “ha tenido que ver con el ocio nocturno”, tanto regulado como irregular, motivo por el que se ha decidido cerrar el interior de discotecas y salas de fiesta y limitar su horario.

“Doce días después de la limitación del ocio nocturno ya se empieza a notar el aplanamiento de la curva”, especialmente entre los más jóvenes, añadió la consejera, quien resaltó que aunque haya personas vacunadas también hay un “escape inmunitario” puesto que las mismas no son efectivas al 100%.

De hecho, Igea pedía a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a los ayuntamientos para que, a través de sus policías municipales, controlasen los botellones y la prohibición “ya existente” de beber en la vía pública. “Que sean rigurosos con la tramitación de las denuncias en el caso de que haya infracciones”, añadió, con la idea de que “no paguen justos por pecadores”.

El vicepresidente volvía a hacer un llamamiento a toda la ciudadanía a la “responsabilidad individual”, porque aunque la incidencia está descendiendo “ligeramente” cree que durante esta semana y la próxima se va a suceder un incremento de las hospitalizaciones y de la presión sobre el sistema sanitario.

Vuelven a insistir en que un toque de queda sería lo más adecuado para limitar el contacto social

Verónica Casado también ha recordado que hace dos semanas solicitaron al Gobierno que les permitiese instaurar un toque de queda entre las 01:00 y las 06:00 horas porque era la medida más efectiva para limitar el contacto social, y ha recalcado que con el paso de los días más comunidades autónomas se han sumado a esa petición, algunas incluso aplicándolo.

Castilla y León no lo ha hecho porque no contó con la recomendación de los Servicios Jurídicos de la Junta así como con la aprobación del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. Sin embargo, la consejera insistió en que esa medida junto a la vacunación y a las mascarillas han resultado “las más efectivas” para prevenir los contagios.

Igualmente, Verónica Casado recalcó que actualmente hay transmisión comunitaria en la Comunidad y que la misma “no afecta solo a los jóvenes”, por lo que ha pedido la colaboración de todos los ciudadanos para limitar sus encuentros sociales lo máximo posible, y ha reiterado que si se ha tenido contacto con un positivo o se tienen síntomas “debemos quedarnos en casa”, ya que el aislamiento y la cuarentena han sido otras dos medidas “de primer nivel”.

Asimismo, la consejera espera que haya un efecto espejo en lo que a la incidencia se refiere y que la misma descienda a la misma velocidad con la que ha subido. De hecho, esta última semana ya se ha registrado una incidencia ligeramente inferior a la anterior semana, lo que puede hacer suponer que ya se ha alcanzado “la cresta de la ola”, aunque hay que esperar más días para confirmarlo, porque Castilla y León sigue “en riesgo muy alto”.

Sobre las variantes, la predominante en Castilla y León sigue siendo la Alfa (británica), aunque solo con el 44% de las muestras secuenciadas en la última semana, cuando hace unas semanas era más del doble. Ha ido perdiendo terreno en favor de la Delta (india) y Beta (sudafricana), que al tener una mayor contagiosidad explican también el aumento de la incidencia.  

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído