La depilación láser y el bronceado ¿enemigos irreconciliables?

Muy pocas se atreven con ella durante el verano porque no se puede tomar el sol ni antes ni después de someternos a una sesión de láser aunque, en realidad, no tienen por qué ser prácticas incompatibles

EP

0 Comentarios

Depilación láser. FOTO EP
Depilación láser. FOTO EP

Una vez pasado el puente de Carnaval comienza la cuenta atrás para el verano, tiempo de calor, pero también de color (a poder ser, moreno). En cuanto aparecen los primeros rayos del sol estamos deseando sacar nuestra piel a relucir para conseguir ese bronceado tan ansiado durante el resto del año pero, con la exposición a las radiaciones solares y a las altas temperaturas, llega el momento de cuidarla más que nunca

Además, a todas nos encanta lucir unas piernas, unas axilas o unas ingles - por poner tan solo algunos ejemplos - perfectamente depilados, donde no haya ni un pelo fuera de su sitio. Una buena opción para eliminar de manera temporal el vello que tantos quebraderos de cabeza nos trae es, sin duda, la depilación láser.

Sin embargo, muy pocas se atreven con ella durante el verano porque no se puede tomar el sol ni antes ni después de someternos a una sesión de láser aunque, en realidad, no tienen por qué ser prácticas incompatibles siempre que se sigan ciertas precauciones para cuidar y proteger nuestra piel. Por ello, si no quieres prescindir de una piel libre de pelos durante tus vacaciones, pero también de un moreno radiante y seguro, de la mano de Centros Ideal te damos los consejos imprescindibles para que depilación láser y bronceado no sean, necesariamente, enemigos irreconciliables.

Antes de la depilación: Es recomendable evitar tomar el sol, al menos, 10 días antes de la depilación, pues éste ataca a la melanina, y ésta se potencia cuando estamos en contacto con el sol y nuestra piel se oscurece, por lo que para mantener nuestra piel saludable debemos evitar su exposición al menos unos días previos al tratamiento de depilación láser de diodo.

Después de la depilación: Pasada la sesión, también se recomienda no exponerse al sol hasta al menos tres días después y que la piel esté normalizada, ya que la piel tras la depilación láser está más sensible y propensa a rojeces o irritaciones y posibles manchas, por lo que es aconsejable evitar esta exposición, en caso de que no pueda ser así, debemos aplicar protector solar con un factor de protección alto y repetir las aplicaciones a menudo.

Hidratación: Es imprescindible mantener la piel hidratada en todo momento, tanto antes, como después de la depilación, pues una piel hidratada siempre será mucho más suave, lisa y tersa, además de sana. Además, ayudaremos a mantener el bronceado y evitaremos posibles irritaciones y descamación o pelado de la piel.

Exfolia tu piel cinco días antes de la depilación para mantener uniforme la zona a depilar: Posterior al tratamiento, como de las sesiones al sol, es conveniente exfoliar tu piel para eliminar las células muertas y evitar la aparición de foliculitis, además de conseguir un aspecto mucho más homogéneo y sin imperfecciones.

Protección solar: Imprescindible para nuestras jornadas de sol, especialmente si es después de una sesión de depilación, es aplicar protección solar para proteger nuestra piel de los rayos ultravioletas. Además de en verano y las jornadas de sol, es conveniente que incluyamos esta práctica en nuestra rutina diaria, ya que el sol también afecta a nuestro rostro y debe estar protegido en todo momento.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído