Descubren que un biomarcador podría ayudar a diagnosticar la esquizofrenia a una edad temprana

La investigación también proporciona orientación para futuros análisis sobre la base molecular de este trastorno mental grave e incapacitante

EP

2 Comentarios

Esquizofrenia. | EP
Esquizofrenia. | EP

Científicos de Sanford Burnham Prebys de Estados Unidos han descubierto cómo los niveles de una proteína podrían usarse en el futuro como una ayuda de diagnóstico a base de sangre para las personas con esquizofrenia. La actividad de la proteína, que se encuentra tanto en el cerebro como en la sangre, afecta las conexiones neuronales en el cerebro humano y está singularmente desequilibrada en las personas diagnosticadas con la afección.

La investigación, publicada en la revista 'PNAS', también proporciona orientación para futuros análisis sobre la base molecular de este trastorno mental grave e incapacitante. "Este estudio examinó la actividad de CRMP2, una proteína que se encuentra en el cerebro (llamada 'proteína citoesquelética') que regula cómo las neuronas se conectan entre sí", han explicado los expertos.

Y es que, prosiguen, resulta que CRMP2 también se expresa en linfocitos en la sangre y, por lo tanto, se puede muestrear fácilmente en personas haciendo nada más que una simple venopunción. "Hubo una abundancia de niveles de CRMP2 en muestras de personas con esquizofrenia en comparación con personas sin el trastorno. También vimos anomalías estructurales en las dendritas de las neuronas que podrían potencialmente ser incapacitantes porque las dendritas juegan un papel importante en la recepción de impulsos de otras células nerviosas en el cerebro", han añadido.

Investigaciones anteriores han demostrado que la mayoría de las personas mantienen un equilibrio uniforme entre las dos formas de CRMP2: su forma activa no fosforilada y su forma inactiva fosforilada. La nueva investigación examinó primero tejido cerebral 'post mortem' y luego muestras de sangre de personas con esquizofrenia. El equipo de investigación comparó estos niveles con los de personas sin el trastorno.

Los resultados indicaron que la cantidad de CRMP2 activo era demasiado alta en personas con esquizofrenia y, al menos en los jóvenes con esquizofrenia, no estaba equilibrada por una cantidad adecuada de CRMP2 inactivo aumentado. Ese desequilibrio entre CRMP2 activo e inactivo podría explicar algunas disfunciones en las conexiones neuronales.

Medir una abundancia de CRMP2 activo, particularmente si su proporción con CRMP2 inactivo es demasiado baja, podría convertirse en un formato para un análisis de sangre rápido y mínimamente invasivo para respaldar el diagnóstico de esquizofrenia.

"La esquizofrenia puede ser difícil de diagnosticar en una etapa temprana o en pacientes jóvenes por varias razones. Emparejar un análisis de sangre con exámenes psiquiátricos y neuroconductuales podría ayudar a los médicos a distinguir la esquizofrenia de otras afecciones que tienen sintomatologías algo similares, como la fase maníaca del trastorno bipolar u otros trastornos del comportamiento, la personalidad o el pensamiento", han detallado los expertos.

Los investigadores ahora quieren profundizar en la biología molecular de la enfermedad para descubrir el "regulador" que mantiene los niveles de CRMP2 de la mayoría de las personas en un nivel estable. También quieren realizar un estudio clínico multicéntrico más amplio que compare la esquizofrenia con otros trastornos psiquiátricos. La investigación futura tendrá como objetivo incluir una gama más amplia de etnias y grupos de edad.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído