¿Qué día murió más gente por COVID-19 en Salamanca?: Las zonas de salud con más y menos fallecidos durante la pandemia

La Junta de Castilla y León, en su Portal de Datos Abiertos, facilita mucha información sobre el coronavirus. Algunos datos de la primera ola pueden ser erróneos ya que muchas residencias los facilitaban con bastante retraso 

 Cementerio de Salamanca
Cementerio de Salamanca

Salamanca, como el resto de Castilla y León, España y Europa, se encuentra azotada por la segunda ola de COVID-19. Ya son más de ocho meses escuchando hablar diariamente de una nueva enfermedad que ha cambiado nuestras vidas por completo, ya que todos estamos expuestos a ella, especialmente los mayores y las personas con patologías previas.

Estos grupos de personas fueron los que sufrieron con más virulencia la primera ola del virus. Entre los meses de marzo y mayo, con especial incidencia en abril, decenas de miles de salmantinos enfermaron -aunque no se pudiera diagnosticar a todos por falta de pruebas- y, por desgracia, cientos de ellos fallecieron.

En esta segunda ola, los casos son mucho más numerosos, como también lo son el número de pruebas, que está permitiendo monitorizar en mayor medida la enfermedad aunque la misma se haya vuelto a descontrolar, tal y como han admitido la mayoría de responsables políticos. Por el momento, y por suerte, los muertos no han alcanzado las cifras de aquellos meses fatídicos, aunque la tendencia que está cogiendo la curva no es nada halagüeña.

Pero, ¿qué día fue el que más salmantinos murieron por COVID-19? ¿Y en qué zonas básicas de salud tenían sus tarjetas sanitarias los fallecidos y, por tanto, han sido las más afectadas por la pandemia? Estas preguntas, aunque complejas, tienen fácil respuesta, ya que el Portal de Datos Abiertos de la Junta de Castilla y León ofrece datos al respecto.

Un Portal de Datos que, aunque complejo, ha sido alabado por muchos de los expertos nacionales, que lo consideran un ejemplo de transparencia. Y es que Castilla y León, a diferencia de otras comunidades, sí ofrece cifras pormenorizadas de cómo le está afectando la crisis sanitaria y económica no sólo en cuanto a número de contagios y fallecidos, sino también en lo relativo a ERTEs, a suministro de material o a los contratos realizados.

En lo que a fallecidos respecta, que es lo que nos atañe en esta ocasión, los datos ofrecidos pueden tener dos peros. El primero es que sólo se cuentan los fallecidos con la prueba del COVID-19 realizada. Aunque durante esta segunda ola, casi todos los fallecimientos por esta enfermedad sí se están pudiendo detectar a tiempo, ya que muchos fallecen con la prueba hecha, durante la primera ola parecía una quimera. El mejor ejemplo, más allá de las personas que murieron en sus domicilios sin atención médica, son los 207 residentes que fallecieron con síntomas compatibles con la COVID-19 pero a los que no se les pudo hacer un test para comprobar si tenían la enfermedad o no. Estos no están en las estadísticas incluidos por la Junta.

El segundo problema, precisamente, también está relacionado con las residencias, puesto que muchas comunicaban con bastante retraso el fallecimiento de sus usuarios a la Junta, lo que hace que un día se llegasen a amontonar más de dos decenas de fallecidos cuando habían estado muriendo en días anteriores.

Sea como fuere, estos datos nos permiten hacer una radiografía más o menos extensa de cómo la pandemia está afectando a la provincia de Salamanca y saber cuáles han sido las zonas más afectadas y los días más trágicos.

15 de abril, el día que más fallecimientos se registraron, con 77 muertes

El día que más fallecidos por COVID-19, con la enfermedad confirmada, se registraron en Salamanca fue el 15 de abril. Ese día, la Junta de Castilla y León cifra en 77 los muertos por el nuevo coronavirus, ya fueran en hospitales, residencias o en sus domicilios.

Pese a que como antes se explicó, los datos podrían estar desvirtuados, pero el tempo del coronavirus sí cuadra, ya que los peores datos en cuanto a contagios y hospitalizaciones se dieron a principios de abril, y el COVID-19 tarda en matar en torno a dos semanas (siempre dependiendo del paciente). Sí que aquella jornada se notificaron en el Hospital de Salamanca 20 fallecidos a los que hay que sumar dos en residencias y todos los que se produjeran en estos centros en esa jornada que se incluyeran en los partes de comunicación de días posteriores (sin ir más lejos, al día siguiente se comunicaron 10 muertes en residencias).

Otro día negro para Salamanca fue el 8 de abril, jornada en la que se comunicaron 44 fallecimientos por la enfermedad. Cantidad que, ni por asomo, se ha alcanzado en la segunda ola, ya que la jornada con más muertes ha sido este pasado 6 de noviembre, con 13 decesos. Siete de ellos se produjeron en el Hospital, y los otros pudieron darse tanto en domicilios como en residencias. Lo preocupante es la tendencia de esta segunda fase, ya que el número de fallecidos no deja de ir in crescendo.

Periurbana Norte, la zona de salud con más muertos; Pedrosillo El Ralo, la zona con mayor tasa de mortalidad

En lo que a zonas básicas de salud respecta, la más golpeada en valores absolutos ha sido Periurbana Norte, con 127 fallecidos por COVID-19. Unas cifras que se explican por la cantidad de gente que vive en los municipios asociados a esta zona de salud (Villares de la Reina, Villamayor o Cabrerizos son algunas de las localidades con más población) así como las numerosas residencias que hay en la zona.

Dos factores que también se aplican a Santa Marta, la segunda zona básica de salud más afectada de la provincia, con 100 fallecidos. En la capital, el centro de salud con más muertos ha sido el de Garrido Sur, con 67 decesos, seguidos de su homónimo norte, con 57.

Eso sí, si hablamos en valores relativos, la zona más afectada de toda Salamanca ha sido Pedrosillo El Ralo. Con 36 fallecidos, la tasa de fallecimientos por COVID-19 en relación a las tarjetas sanitarias es de 1,33%, el más alto de toda la provincia. Le sigue Villoria, que con 35 muertes (una menos), tiene una tasa de fallecidos de 0,86%. En la capital, el centro de salud con mayor porcentaje de fallecidos es Garrido Norte, con un 0,31%. Le siguen el de Capuchinos y el de La Alamedilla, con 0,28%, y Garrido Sur, con 0,26%.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído