Las dietas milagro

Uno de los muchos problemas es que carecen de fundamentos nutricionales lógicos. Prometen resultados espectaculares y rápidos, y en realidad, no pueden ser más nefastos
 

0 Comentarios

 Las dietas milagro
Las dietas milagro

En la búsqueda del peso perfecto la gente es capaz de todo. Hay un tipo de dietas que prometen rápidas pérdidas de peso casi sin esfuerzo y puedes encontrarlas en las páginas de internet, revistas, televisión… sin ningún tipo de supervisión. Son las denominadas dietas milagro. 

Uno de los muchos problemas de este tipo de dietas es que carecen de fundamentos nutricionales lógicos. Prometen resultados espectaculares y rápidos, y en realidad, no pueden ser más nefastos.   

Dieta Dukan, dieta de la zona, dieta de la alcachofa, dieta del grupo sanguíneo son algunas de las dietas milagro más famosas a nivel mundial.

Las dietas milagro se dividen en tres tipos:

- Hipocalóricas: debido a la baja ingesta de calorías, el organismo se ve forzado a un cambio drástico. Lo más fácil que te puede pasar es el famoso efecto rebote severo al concluir dicha dieta. 

- Disociativas: Se basan en que los alimentos no contribuyen al aumento de peso por si solos sino por la combinación con otros. Eliminan ciertos alimentos para disminuir el consumo energético. El balance calórico de estas dietas no tiene ningún sentido.

- Excluyentes: se basan en eliminar de la dieta un macronutriente (Proteína, hidratos de carbono o grasas) Producen graves alteraciones en el metabolismo por descompesación. También son conocidas como dietas cetogénicas. 

¿Por qué son tan peligrosas este tipo de dietas?

- Son dietas universales, es decir, no están adaptadas a cada uno de nosotros (edad, sexo, peso, altura, hábitos…) Lo que vale para unos no tiene que ser útil para otras personas. 

- Producen una rápida recuperación del peso más conocido como efecto rebote. Una vez terminada la dieta, la gente es más propensa a tener conductas alimenticias que antes tenía “prohibidas” y se provoca en su cuerpo unos desórdenes alimenticios tan grandes que hacen que cojas peso (sobretodo grasa) más fácilmente debido al descontrol de nutrientes. 

- Se limitan únicamente a la dieta sin planificar ejercicio alguno. Realizar una actividad física es uno de los pilares más importantes a la hora de realizar una dieta, mejorará considerablemente los resultados de la misma. 

- Elevan los niveles de cortisol generando un aumento considerable del estrés, lo cual llevará a nuestro cerebro a un deseo incontrolable de consumir alimentos azucarados.

- Aportan más, o menos energía, de la que realmente necesitamos. 

- Al perder peso rápidamente, se pierde principalmente masa muscular y calcio. La grasa se pierde más lentamente. Lo más recomendable es hacer un plan nutricional y establecer una bajada de peso progresiva. 

Habiendo leído todo esto, ¿estás dispuesto a poner en riesgo tu salud por eliminar rápidamente unos kilos de más? Recuerda que en el mundo de la nutrición los milagros no existen. Existen las buenas planificaciones, los esfuerzos por conseguir las cosas y los resultados llegarán, no lo dudéis. 

Si de verdad quieres quitarte unos kilos, haz ejercicio y combínalo con una buena alimentación asesorada por un profesional.

Raúl Garrido Barrientos es entrenador personal, nutricionista y experto en nutrición deportiva.

raulentrenador@gmail.com

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído