El dilema de la vivienda en Salamanca: más de 40 familias no pueden alquilar un piso en una ciudad con 8.500 casas vacías

Stop Desahucios denuncia que la SAREB tiene 52 inmuebles cerrados en la ciudad y reprende al Ayuntamiento por su "inacción"

Cartel con el que un sintecho solicita ayuda en una de las calles principales de Salamanca. Foto SALAMANCA24HORAS.
Cartel con el que un sintecho solicita ayuda en una de las calles principales de Salamanca. Foto SALAMANCA24HORAS.

La ciudad de Salamanca cuenta con más de 8.500 viviendas vacías, de acuerdo con los últimos datos que se conocen del Censo de Vivienda 2021. Una situación que se extiende hasta los casi 34.000 domicilios sin uso en toda la provincia -el 14% del total-, según el último informe que facilita el INE sobre esta cuestión y que se remonta al año 2011. Salamanca es la 13º provincia de Castilla y León con más segundas residencias, hasta el 25% de los inmuebles de este tipo son viviendas secundarias.

Sin duda alguna la cuestión de la vivienda es un tema capital en la ciudad de Salamanca, donde el gran volumen de población universitaria ha afectado radicalmente al mercado inmobiliario. Los pisos para estudiantes se han convertido, desde ya hace muchos años, en una inversión segura y un negocio redondo. El alquiler, ya elevado en la ciudad del Tormes por este particular contexto, continúa su escalada por la evolución que ha experimentado este sector durante la última década, periodo en el cual hubo de reinventarse tras la crisis inmobiliaria de 2008 y que obligó al consumidor a decantarse por el alquiler ante la imposibilidad de acceder a una hipoteca.

Y si el actual contexto económico, plagado de inseguridad laboral y sueldos estancados, ha dificultado el acceso a la vivienda -especialmente a la población joven-, hay algunos salmantinos que se han quedado descolgados, siendo incapaces de asumir los precios que impone el mercado. Ante esta situación, Stop Desahucios Salamanca denuncia la "inacción" por parte del Gobierno municipal y la incoherencia de mantener “viviendas vacías cuando hay personas que se encuentran en una situación de precariedad absoluta”.

SAREB tiene 52 casas vacías en la ciudad

Maribel González, voluntaria responsable del área de comunicación, señala que actualmente la SAREB, conocido popularmente como el ´Banco Malo’ y con un 45% de participación pública, “cuenta con 52 casas vacías en Salamanca”. La plataforma contrasta este dato con las más de 40 familias que atienden asiduamente y que no disponen de ingresos suficientes para acceder a un piso, ni siquiera los de protección oficial financiados por la Junta y gestionados por el Ayuntamiento.

De hecho, Stop Desahucios señala directamente a las Viviendas de Protección Oficial (VPO) como una alternativa habitacional a “la que no puede acceder un importante número de salamantinos que se encuentran en situación de precariedad”. En esta misma línea, González critica que el Consistorio no disponga de un proyecto dedicado a la vivienda social, entendida esta como aquellos pisos en los que poder acoger a aquellas personas “que no dispongan de los medios para pagarse tan siquiera un piso de VPO”.

Carlos García Carbayo, alcalde de Salamanca, y Alfonso Fernández Mañueco, presidente de Castilla y León, visitan una vivienda de protección oficial en Salamanca. Foto SALAMANCA24HORAS.
Carlos García Carbayo, alcalde de Salamanca, y Alfonso Fernández Mañueco, presidente de Castilla y León, visitan una vivienda de protección oficial en Salamanca. Foto SALAMANCA24HORAS.

“Estamos hablando de personas que han solicitado el ingreso mínimo vital y están a la espera de que les sea concedido, ¿cómo con ese volumen de ingresos van a poder pagar tan siquiera el alquiler de la VPO?”, se cuestiona González en relación con las alternativas que plantean las administraciones en Salamanca.

La ciudad cuenta con 70 pisos para alquiler social, los cuales se encuentran todos adjudicados, de acuerdo con los datos municipales que maneja el voluntariado. Una cifra que consideran insuficientes y reclaman un mayor esfuerzo por parte de las administraciones, especialmente el Ayuntamiento, toda vez que la SAREB cuenta con 52 domicilios cerrados.

“Desde el Ayuntamiento nos comunican que el resto de las viviendas que podrían dedicarse para este fin se encuentran en mal estado o están tomadas por los okupas”, lamenta Maribel González. Entre tanto, “el Ayuntamiento paga el 50% de la renta a una buena parte de las familias vulnerables cuando hay más de 8.500 pisos vacíos en la ciudad que podrían cubrir esas necesidades con un alquiler asumible para esas familias, ahorrándole un gasto importante a las arcas municipales”.

El miedo a los desahucios se reactiva ante el fin del “escudo social”

Con la llegada de la pandemia y la declaración del estado de alarma el Gobierno decretó una serie de medidas para paliar los efectos de la crisis que recibió el sobrenombre de “escudo social”. Entre las iniciativas que contempla dicha medida, se contempla la prohibición de cortar los suministros básicos -agua, electricidad y gas-; la posibilidad de pedir una moratoria o la condonación parcial del alquiler en caso de que el arrendador sea una gran empresa o tenedor de vivienda con más de diez inmuebles; y la prohibición de los desahucios por motivos económicos justificados.

Desde entonces, Salamanca se ha visto libre de lanzamientos a familias en situación de vulnerabilidad. El último conato de desahucio, según informan desde la plataforma salmantina, se produjo el pasado mes de julio, pero tras acreditar el informe de vulnerabilidad los juzgados pararon el desahucio.

Ahora, el “escudo social” ha sido prorrogado hasta el 31 de octubre. Si el Gobierno central estima oportuno no extender esta medida los desahucios regresarán a la ciudad del Tormes para aquellas familias que, estando en situación de precariedad, no puedan hacer frente al pago de la renta.

Voluntarios de la plataforma Stop Desahucios Salamanca.
Voluntarios de la plataforma Stop Desahucios Salamanca.

Las dificultades para compartir piso en Salamanca si no eres universitario

Los pisos universitarios en Salamanca se cuentan por cientos. Los estudiantes, tras un primer año en residencias y colegios mayores, suelen optar por compartir piso y gozar de una mayor libertad. Los anuncios de pisos de estudiantes son una constante y desde agosto el trajín inmobiliario se incrementa con el inicio del curso académico.

Esta gran demanda es uno de los principales motivos por el que el alquiler en Salamanca es el más caro de todas las provincias de Castilla y León. Arrendar un piso de 100 metros cuadrados en la capital cuesta unos 810 euros de media, solo superado por los 838 de Segovia, cuyos precios se han disparado por la cercanía con Madrid.

Desde Stop Desahucios Salamanca denuncian que esta situación no solo redunda en los precios, sino que “muchas personas encuentran muchas dificultades para acceder a pisos compartidos fuera del ámbito universitario”. “En muchos casos los arrendadores solo quieren a estudiantes y, en otros, encontrar un alquiler por habitaciones fuera de los pisos universitarios es toda una odisea”, refleja la responsable de comunicación de la plataforma.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído