Castilla y León pide el confinamiento: “Durante los próximos días va a haber 50 o 60 muertos diarios por COVID-19; vienen dos semanas críticas”

El vicepresidente de la Junta ha asegurado que estamos en una situación “de extrema gravedad, similar a la de marzo” y ha pedido la posiblidad de un confinamiento como el de marzo pero "breve"

127 Comentarios

Isabel Blanco, Francisco Igea y Verónica Casado. | FOTO: ICAL
Isabel Blanco, Francisco Igea y Verónica Casado. | FOTO: ICAL

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha comparecido en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno para hacer un balance de la epidemia del coronavirus y señalar que la Junta va a implementar medidas hasta el límite de lo legal, recomendando en todo caso que los ciudadanos de la Comunidad “salgan de casa sólo para trabajar” y que no mantengan reuniones “fuera de sus convivientes habituales”.

Esto se debe a que, actualmente, “estamos en una situación de extrema gravedad”, tanto para el sistema sanitario como para la población en general, que es “más similar a la de marzo que a la segunda ola”. De hecho, Igea aseguró que “durante los próximos días vamos a tener unos 50 o 60 muertos diarios por COVID-19, si no son muchos más”, y por ello pidió al Gobierno estatal que facilite y permita un "confinamiento breve", similar al de marzo pero de una menor duración.

De hecho, Igea añadía que las próximas medidas que tomará la Junta este viernes consistirán en "bajar la movilidad, bajar la actividad y bajar el contacto social". Así, el vicepresidente no descartaba incluir "limitaciones adicionales de movilidad", lo que presumiblemente se puede traducir en la aplicación de un confinamiento perimetral por provincias -y puede que por municipios-.

“No se trata de añadir más dramatismo, sino de explicar qué va a pasar durante las próximas semanas si se mantienen las tasas de letalidad y se mantiene el comportamiento del virus durante esta pandemia”, ha aseverado el vicepresidente, quien indicó que se van a necesitar todas las camas de cuidados intensivos posibles, si bien la situación hospitalaria actual no es la más recomendable puesto que “estamos por encima de nuestras capacidades”.

Y es que, pese al trabajo de Castilla y León y de España, que ha actuado y se ha comportado mejor que el resto de países del entorno, según indicó Igea (quien recalcó que la Comunidad hace más test por cada 100.000 habitantes que países como Francia, Bélgica o Estados Unidos), “en dos semanas hemos tenido el mismo período de crecimiento que en los cuatro meses anteriores”.

Así, el vicepresidente consideró que estamos “ante una pared de crecimiento de casos” con un comportamiento similar al de marzo, lo que puede llegar a suponer que la mortalidad sea incluso mayor que entonces. “Vamos a tener muchas pérdidas”, lamentó Igea, quien también valoró que el aprendizaje de los errores y la gestión de los casos más graves han permitido salvar muchas vidas durante la segunda ola en la Comunidad y en todo el país.

“El único culpable es el virus, pero tomamos medidas que sabemos que funcionan”

Igea prosiguió su discurso recordando que los establecimientos de hostelería, los gimnasios o los centros comerciales no tienen la culpa de que se expanda el virus. “El virus es el único culpable”, reiteró, si bien indicó que en estos espacios se junta gente no conviviente y, en muchas ocasiones, se retiran la mascarilla, facilitando el contagio ya que “el coronavirus se expande rápidamente en sitios cerrados por los aerosoles”.

Es por ello que han decidido cerrar estos lugares, tal y como hace toda Europa, tal y como mostró en una presentación, y explicó que estas decisiones se toman “porque son medidas que sabemos que funcionan”. Igualmente, mostró su compromiso con dichos sectores, reafirmando que la Junta tendrá un gasto por habitante superior a la media nacional en lo que a ayudas se refiere.

“Somos consciente de que este inmenso favor que le debemos a estos sectores tenemos que reparárselo como Comunidad y también como ciudadanos”, aseguró, añadiendo además que “es más fácil hacer predicciones a posteriori que hacerlas con anticipación”. Esto lo dijo con motivo de que, hasta el 31 de diciembre, la incidencia acumulada en Castilla y León estaba en descenso, algo que cambió radicalmente con la llegada de 2021.

Un mayor porcentaje de contagios entre gente joven

Respecto a los datos ofrecidos, Igea reflejó que desde la segunda ola “se ha producido una inversión” y si, durante los meses de abril y marzo los mayores eran quienes sufrían un mayor porcentaje de contagio, ahora son los jóvenes en edad universitaria o secundaria.

A ellos también les pidió responsabilidad y que eviten reuniones con no convivientes porque “en las próximas dos semanas, que van a ser críticas por el ritmo de crecimiento, vamos a tener un pico que no tiene que ver con el de la segunda ola, sino con el de marzo”.

El coronavirus ha demostrado que “subimos muy deprisa y bajamos muy despacio”, y lamentó que este gran crecimiento se haya dado tras unas navidades en las que apenas se levantó la mano, ya que sólo durante dos días se permitieron reuniones de 10 personas, sólo familiares, y se aumentó la hora del toque de queda.

Es decir que, como desde el principio, Castilla y León se ha situado entre las regiones más restrictivas. Y, aun así, no se ha podido contener la evolución, por lo que “ahora toca tomar las medidas que sean precisas para frenar la rapidez de contagio”.

Archivado en:

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído