Eduardo Consuegra, pediatra: "Aún no hay motivo para crear un ambiente de pánico entre los padres por esta nueva hepatitis infantil"

El jefe del Servicio de Pediatría del Hospital de Salamanca, Eduardo Consuegra, ha lanzado un mensaje de tranquilidad sobre los nuevos casos de hepatitis aguda en niños

Eduardo Consuegra, jefe de pediatría en el Hospital de Salamanca
Eduardo Consuegra, jefe de pediatría en el Hospital de Salamanca

El 5 de abril la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio la voz de alarma al notificar los primeros casos de hepatitis aguda infantil en Reino Unido. En todos, se habían descartado los virus de la hepatitis (A, B, C, E y D) y la edad de los pacientes no superaba los 10 años.

La hepatitis de origen desconocido se extiende ya por 12 países y afecta a un total de 169 niños, 13 de ellos en España. Además, este pasado fin de semana se cobró su primera víctima mortal en Reino Unido, país que acumula más casos, según el organismo.

La Organización Mundial de la Salud, a través de un comunicado, ha informado que actualmente los casos registrados hasta el momento tienen edades comprendidas entre 1 mes y 16 años. Del mismo modo, ha especificado que 17 niños han requerido trasplante hepático. Pero, ¿en qué consiste esta enfermedad? ¿Preocupa esta situación? Eduardo Consuegra, jefe del Servicio de Pediatría del Hospital de Salamanca, nos da las claves.

¿En qué consiste la enfermedad?

La hepatitis se basa en la hinchazón del hígado y la inflamación de sus tejidos debido a una infección. “Los síntomas más habituales son dolor abdominal, diarrea, vómitos y coloración amarillenta de la piel y las mucosas”, explica Consuegra. No obstante, el signo clínico más importante de esta patología es la alteración de las encimas hepáticas; en especial las tansaminasas y la bilirrubina.

En cuanto a qué diferencia este nuevo tipo de hepatitis de las demás, Consuegra aclara: “Las hepatitis que habitualmente padecen nuestros niños, se relacionan con agentes virales del tipo ARN. Los síntomas iniciales son similares en ambas formas de hepatitis, pero en las formas clásicas, la gran mayoría de los pacientes evoluciona hacia la recuperación en pocas semanas”.

¿Por qué ocurre?

Hasta ahora, el origen de esta hepatitis es un misterio. Los investigadores aún no han identificado a ningún virus de la hepatitis como causante de la enfermedad. No obstante, sí que han logrado detectar un tipo de adenovirus. “Inicialmente se pensó en un agente infeccioso que no se había identificado o en un posible origen tóxico. Se ha intentado relacionar la enfermedad con una serie de agentes, pero hasta el momento, no se ha podido encontrar un vínculo, por ejemplo, con la vacuna contra el COVID-19, alimentos, bebidas o hábitos personales. Se siguen investigando posibles causas toxicológicas, aunque se piensa que es más probable que esta hepatitis se deba a una causa infecciosa. Ya hay expertos que han relacionado al adenovirus, un virus muy común que causa enfermedad respiratoria, como factor desencadenante, aunque nada consistente se ha reportado hasta ahora”, asegura el jefe de Pediatría. 

¿Cómo se puede evitar el contagio?

Sobre las formas de evitar el contagio de la hepatitis infantil aguda, Consuegra ha asegurado que, mientras no se identifique el agente causal "no podremos definir con seguridad qué medidas específicas de protección asumir". Aun así, ha señalado que "ante la sospecha de que un virus sea el responsable se recomienda el lavado frecuente de las manos, cubrirse al toser y emplear pañuelos desechables". 

Por otro lado, según ha apuntado el pediatra, el Hospital de Salamanca se encuentra en estos días en alerta debido a esta nueva hepatitis: "Se nos avisó en cuanto fue dada la alerta epidemiológica en el Reino Unido, así que estamos atentos por si se sospechase de algún caso. Afortunadamente, de momento no hemos tenido ninguno. Esta situación preocupa, pero desde la prudencia y el sentido común". 

Del mismo modo, Consuegra ha apuntado que es importante no crear una excesiva alarma social: "Esta alerta epidemiológica ha circulado con rapidez entre los Pediatras de atención Primaria y Hospitalaria, que son quienes han de mantenerse atentos, pero la extensión de la noticia fuera del mundo médico, hace crecer el riesgo de crear un ambiente de pánico entre los padres, cuando aún no hay motivo para ello". Igualmente, ha lanzado un mensaje de tranquilidad: "Incluso aquellas formas más agresivas de hepatitis, evolucionan con síntomas de aparición progresiva, dando posibilidad al pediatra de hacer el diagnóstico y derivar el niño al hospital".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído