Los efectos más comunes de la vacuna entre los menores y las posibilidades de miocarditis

Un estudio analizar cuáles han sido los efectos adversos más comúnes entre los menores de 21 años. La miocarditis, una enfermedad rara pero grave, se presentó en un número mínimo pero sin secuelas

EP

5 Comentarios

Un niño recibe una inyección de la vacuna contra la COVID 19 de Pfizer en un centro de vacunación para niños de 5 a 11 años en Estados Unidos. Foto EP.
Un niño recibe una inyección de la vacuna contra la COVID 19 de Pfizer en un centro de vacunación para niños de 5 a 11 años en Estados Unidos. Foto EP.

La miocarditis es una enfermedad rara pero grave que provoca la inflamación del músculo cardíaco. Puede debilitar el corazón y afectar al sistema eléctrico del mismo, que mantiene el bombeo regular del corazón. La mayoría de las veces es el resultado de una infección y/o inflamación causada por un virus.

Gran parte de los jóvenes menores de 21 años que desarrollaron una inflamación del músculo cardíaco supuestamente relacionada con la vacuna COVID-19, conocida como miocarditis, tuvieron síntomas leves que mejoraron rápidamente, según una nueva investigación publicada 'Circulation', en la revista insignia de la Asociación Americana del Corazón.

"En junio de este año, el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos informó de una probable relación entre la vacuna COVID-19 de ARNm y la miocarditis, especialmente en personas menores de 39 años. Sin embargo, las investigaciones siguen constatando que los casos de miocarditis relacionados con la vacuna COVID-19 son poco frecuentes y, en su mayoría, leves", afirma Donald. M. Lloyd-Jones, presidente de la Asociación Americana del Corazón, que no participó en el estudio.

"De forma abrumadora, los datos siguen indicando que los beneficios de la vacunación contra la COVID-19 -con una eficacia del 91% en la prevención de las complicaciones de la infección grave por COVID-19, incluidas la hospitalización y la muerte- superan con creces los riesgos muy raros de los acontecimientos adversos, incluida la miocarditis", asegura.

"Las tasas más altas de miocarditis tras la vacunación con COVID-19 se han notificado entre adolescentes y adultos jóvenes varones. Investigaciones anteriores demuestran que este raro efecto secundario está asociado a algunas otras vacunas, sobre todo a la vacuna contra la viruela", explica la autora principal del nuevo estudio, Jane W. Newburger, presidenta asociada de Asuntos Académicos del Departamento de Cardiología del Hospital Infantil de Boston y profesora de Pediatría de la Commonwealth en la Facultad de Medicina de Harvard.

"Aunque los datos actuales sobre los síntomas, la gravedad de los casos y los resultados a corto plazo son limitados, nos propusimos examinar un gran grupo de casos sospechosos de esta cardiopatía en relación con la vacuna COVID-19 en adolescentes y adultos menores de 21 años en Norteamérica", relata.

Utilizando datos de 26 centros médicos pediátricos de Estados Unidos y Canadá, los investigadores revisaron las historias clínicas de los pacientes menores de 21 años que presentaban síntomas, resultados de laboratorio o hallazgos de imágenes que indicaban una miocarditis en el plazo de un mes después de recibir la vacuna COVID-19, antes del 4 de julio de 2021.

Los casos de sospecha de miocarditis asociada a la vacuna se clasificaron como "probables" o "confirmados" utilizando las definiciones de los CDC. Los investigadores identificaron y evaluaron a 139 adolescentes y adultos jóvenes de entre 12 y 20 años de edad.

La mayoría de los pacientes eran de raza blanca (66,2%), nueve de cada diez (90,6%) eran varones y la edad media era de 15,8 años. Casi todos los casos (97,8%) se produjeron después de una vacuna de ARNm, y el 91,4% ocurrió después de la segunda dosis de la vacuna. El inicio de los síntomas se produjo en una mediana de 2 días tras la administración de la vacuna.

El dolor torácico fue el síntoma más común (99,3%); la fiebre y la dificultad respiratoria se dieron en el 30,9% y el 27,3% de los pacientes, respectivamente. Aproximadamente uno de cada cinco pacientes (18,7%) fue ingresado en cuidados intensivos, pero no hubo muertes.

La mayoría de los pacientes fueron hospitalizados durante dos o tres días. Más de tres cuartas partes (77,3%) de los pacientes que recibieron una resonancia magnética cardíaca mostraron evidencias de inflamación o lesión del músculo cardíaco. Casi el 18,7% tenía al menos una leve disminución de la función del ventrículo izquierdo (apretón del corazón) en el momento de la presentación, pero la función cardíaca había vuelto a la normalidad en todos los que volvieron para el seguimiento.

"Estos datos sugieren que la mayoría de los casos de sospecha de miocarditis relacionada con la vacuna COVID-19 en personas menores de 21 años son leves y se resuelven rápidamente", explica el primer autor del estudio, el doctor Dongngan T. Truong, profesor asociado de pediatría en la división de cardiología de la Universidad de Utah y cardiólogo pediátrico del Hospital Infantil Primario Intermountain de Salt Lake City.

"Estamos muy contentos de ver ese tipo de recuperación --asegura--. Sin embargo, estamos a la espera de más estudios para comprender mejor los resultados a largo plazo de los pacientes que han sufrido una miocarditis relacionada con la vacuna COVID-19. También tenemos que estudiar los factores de riesgo y los mecanismos de esta rara complicación".

Los investigadores afirman que los estudios futuros deberían realizar un seguimiento de los pacientes que han sufrido miocarditis asociada a la vacuna durante un plazo más largo, ya que este estudio sólo examinó el curso inmediato de los pacientes y carece de datos de seguimiento. Además, hay que tener en cuenta varias limitaciones importantes.

El diseño del estudio no permitió a los científicos estimar el porcentaje de los que recibieron la vacuna y que desarrollaron esta rara complicación, ni permitió examinar la relación riesgo/beneficio. Además, los pacientes incluidos en este estudio fueron evaluados en centros médicos académicos y pueden haber estado más enfermos que otros casos encontrados en una comunidad.

"Es importante que los profesionales de la salud y el público tengan información sobre los signos y síntomas tempranos y el tiempo de recuperación de la miocarditis, en particular a medida que estas vacunas están más disponibles para los niños --apunta Truong--.

También está previsto realizar estudios para determinar los resultados a largo plazo en quienes han tenido miocarditis tras la vacunación con COVID-19". Los investigadores recomiendan que los profesionales de la salud consideren la posibilidad de padecer miocarditis en las personas que presenten dolor torácico después de recibir la vacuna COVID-19, especialmente en los niños y hombres jóvenes en la primera semana después de la segunda vacunación.

"Este estudio respalda lo que venimos observando: las personas identificadas y tratadas a tiempo y de forma adecuada por la miocarditis relacionada con la vacuna COVID-19 suelen presentar casos leves y tiempos de recuperación cortos --destaca Lloyd-Jones--. Estos hallazgos también apoyan la posición de la Asociación Americana del Corazón de que las vacunas contra la COVID-19 son seguras, altamente efectivas y fundamentales para salvar vidas, proteger a nuestras familias y comunidades contra la COVID-19 y acabar con la pandemia. Por favor, vacune a su hijo lo antes posible", recomienda.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído