​Los endocrinos lo dejan claro: las ‘dietas milagro’ no existen

Los hábitos saludables como una correcta alimentación, el dormir y comer a las horas recomendables y controlar las emociones son algunos de los consejos que dan para no engordar 

 El Ministerio reivindica los productos de la dieta mediterránea frente al informe sobre el consumo de carne
El Ministerio reivindica los productos de la dieta mediterránea frente al informe sobre el consumo de carne

Las conocidas como ‘dietas milagro’ no existen. Y no sólo eso, sino que pueden ser perjudiciales para la salud, como recuerdan desde el Servicio de Endocrinología del Hospital de Salamanca, que referencian a la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) y su documento de Posicionamiento frente a la Obesidad dedicado a ello.

La doctora Ana Isabel Sánchez Marcos cuenta que ese estudio va describiendo y desglosando “una a una a las que se refieren con dietas milagro”, desmintiendo todas ellas que, como apunta el jefe del Servicio, el doctor Juan José Corrales, “no son saludables”.

María Teresa Mories, otra de las doctoras del Servicio, ahonda aún más en esas dietas y refleja que tienen un montón de cuadros carenciales y efectos secundarios “sobre todo a nivel hepático y renal” y recuerda que, cuando se empieza un tratamiento para perder peso, se supone que también hay que adquirir hábitos saludables y adecuados para no “reganarlo”.

“Siguiendo unos hábitos no adecuados, mal vamos desde el principio”, insiste, porque perder peso se puede lograr incluso no comiendo (comenta con sorna), pero lo necesario es “no tener efectos secundarios, no tener cuadros carenciales y luego, después, mantener esa pérdida de peso a medio plazo”.

La única manera de hacer esto es con una dieta equilibrada, “hipocalórica, obviamente”, que sea equilibrada y que contenga todos los grupos de alimentos para así garantizar un adecuado aporte de todos los nutrientes. Y eso combinarlo con actividad física y buenos hábitos.

Además, la doctora Sánchez Marcos también considera preferible perder menos peso y no volverlo a ganar que “el efecto yoyó”, es decir, aumentando y disminuyendo peso constantemente. “A veces hay que ponerse unas metas más cortas pero que sean alcanzables y que sean mantenibles”, prosigue, recordando que si una persona obesa pierde el 10% de su peso, ya tendrá una serie de beneficios a nivel funcional y reducirá su riesgo cardiovascular.

Una correcta alimentación, dormir bien y controlar las emociones, algunos de los consejos para no engordar

Una de las claves para no sufrir un exceso de peso (porque, como apunta el doctor Corrales, es más fácil prevenir que tratar el sobrepeso) es llevar una alimentación correcta con una pirámide nutricional equilibrada que tenga como base los cereales, las legumbres y las frutas y verduras.

Y, como añade la doctora Sánchez Marcos, controlar las emociones, otro de los aspectos que incluyen en la base de una pirámide aún mayor. Porque “todas las emociones negativas que te llevan a comer sin hambre”, insiste, y da algunos consejos para evitar engordar, como comer en grupo y no solo, hacer ejercicio y tener una correcta higiene del sueño.

Ese es otro de los aspectos importantes. Lo recomendable es dormir entre 6 y 8 horas al día, aunque hay personas que necesitan más o que con menos tienen suficiente. Por ello, se puede afirmar que “no es sólo lo que como y lo que me muevo, sino el estilo de vida global que se tiene”, termina Ana Isabel Sánchez Marcos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído